Leyendas Marianas: Una necesidad creada

Leyendas Marianas: Una necesidad creada

por Katherine Agüero y Paola Canessa

Introducción

     La construcción de arquetipos en las diferentes culturas tiene una esencia que supone un plano más profundo, casi imperceptible en la conciencia de los seres humanos, es por eso que busca los medios para manifestarse y no quedarse subyugado en el inconsciente. Las leyendas son un ejemplo concreto de estas manifestaciones y, visto desde esta perspectiva, la teoría de Carl Jung sobre los arquetipos y el inconsciente colectivo (1970) permite analizar las similitudes que existen en diferentes relatos de hechos sobrenaturales. Debido a esto, nace la idea de analizar leyendas marianas, con el fin de encontrar arquetipos que surgen en relación con la religión católica que, a su vez, funcionan para promover el culto mariano.

Profundicemos nuestro inconsciente colectivo

    Para lograr una mejor comprensión acerca del proceso de formación de la cultura es absolutamente necesario tomar en cuenta que ésta comprende necesidades biológicas, psicológicas y de socialización, por lo tanto, no se puede ignorar que el ser humano no puede aislarse de estos elementos, ya que si lo hace entraría en un conflicto de identidad. El ser humano siente necesidad de identificarse con un grupo, de ahí que surjan distintas ideologías que promueven la pertenencia a grupos sociales, por ejemplo: la religión.

    Esto tiene una justificación y es que el hombre siempre ha albergado la esperanza de que exista un ente superior a él o que exista algo más allá de la muerte. Las ideas y pensamientos se van transmitiendo de generación en generación y así se van creando tradiciones de las que el ser humano se apropia y convierte en cultura.

    El aspecto cultural también debe ser tomado en cuenta en el presente trabajo ya que las tradiciones orales  que se tratarán forman parte de la cultura; más específicamente se  profundizará en las leyendas marianas, que no solo son parte de una literatura identitaria, sino que promueven una de las ideologías más fuertes de la actualidad, que no es otra que la religión católica.

Premisas

hipotesis

objetivos y metas ?

    Es por esta razón que el presente enfoque tiene como finalidad caracterizar los personajes de las apariciones de las leyendas marianas, de manera que se distingan claramente los arquetipos que se van construyendo en el inconsciente del ser humano; así mismo, pretende definir ese inconsciente en términos de colectividad, con el fin de explicar un posible motivo de la inserción del culto mariano en la sociedad.

    Metodológicamente se ajustará a la teoría de los arquetipos y el inconsciente colectivo de Carl Jung, para poder determinar que los arquetipos son construcciones no individualizadas, y que con el paso del tiempo van adquiriendo relevancia en las ideas y propuestas ideológicas que juegan un papel fundamental en las tradiciones de una determinada sociedad; además, esta teoría es la que mejor fundamenta el proceso de adquisición y promoción del culto mariano.

  Para desarrollar el planteamiento se tomarán en cuenta seis de las principales leyendas marianas, las cuales han fomentado un crecimiento acelerado de las creencias religioso-católicas de los costarricenses; tomando como punto de partida la patrona de Costa Rica: la Virgen de los Ángeles.

Virgen de los Ángeles: Patrona de Costa Rica

   Esta leyenda cuenta que por los años de 1635 en la Puebla de los Pardos, un barrio de Cartago, estaba compuesto por mestizos, quienes vivían  segregados de la ciudad de Cartago; en las inmediaciones de un breñal vivía una pobre y sencilla mujer, la cual se convierte en heroína al tener contacto con un hecho sobrenatural y milagroso. (fuente ?)

   Esta mujer se encuentra  una imagen que representaba la Virgen con el Niño en brazos, la mujer la recogió, la llevó a su casa y la guardó; al volver al breñal se encontró de nuevo la imagen, pero creyó que era otra y la llevó a su casa: su sorpresa fue grande cuando vió que la virgen “había escapado”, lo mismo sucedió cinco veces, en ese momento se dieron cuenta que la Reina de los Cielos quería allí su templo (Zeledón, 2007:100).

Virgen de Ujarrás

   Otra leyenda mariana es la de la Virgen de Ujarrás, ésta narra como un indio que estaba pescando divisó un bulto negro que venía hacia él, lo cargó sobre sus espaldas y lo colocaba en el suelo cuando necesitaba descansar; varias veces hizo lo mismo; sin embargo, cuando llegó a Ujarrás e hizo el mismo proceso no pudo levantar el bulto, poco a poco fueron llegando hombres que intentaron levantarlo pero no tuvieron éxito. En ese momento se dieron cuenta que estaban frente a un milagro (Zeledón, 2007:93).

   Con estas pequeñas narraciones podemos darnos cuenta de que existen similitudes en los relatos, poco a poco se van construyendo categorizaciones, no solo de los personajes que tienen un contacto directo con el ente sobrenatural, sino que también  del proceso de aceptación y demostración del hecho milagroso.

   Estas similitudes se van cimentando como arquetipos, según Carl Jung:  “aquí ya no son categorías de lo inconsciente sino que se han transformado en fórmulas  conscientes,  que son transmitidas por la tradición, en general bajo la fórmula de doctrina  secreta, la cual es una explicación típica de la transmisión de contenidos colectivos originariamente procedentes del inconsciente”. (Jung, 1970: 11)

    Como lo explica la cita, lo que está en el inconsciente va fluyendo hacia el consciente y eso facilita la transmisión de la cultura y sus diferentes manifestaciones, en este caso religiosas. El hecho de que exista similitud en los personajes de estas leyendas tiene un propósito significativo en la producción de ideologías, por ejemplo, en ambas se habla de indio o mestizo; la recurrencia en este tipo de descripciones a lo largo de la historia va formando los arquetipos, así el indio o mestizo es un arquetipo muy claro en las leyendas marianas.

   Según la tradición católica, el contacto directo con lo divino lo tienen solo aquellos que son puros y buenos o quienes, como los ejemplos anteriores, han sido relegados de la sociedad, por lo que puede deducirse que el arquetipo se conforma tanto de apariencias físicas como sico-sociales, la humildad en este caso es fundamental para que se lleve a cabo la hirofanía.

   También se convierte en arquetipo el fenómeno en sí, para que se dé la aceptación de la iglesia católica debe existir una prueba fehaciente de que se está ante un hecho milagroso; en el caso de la Virgen de los Ángeles es el que se desaparezca del lugar donde la guarda la mujer que la encuentra y repetición del mismo en cinco ocasiones. En el caso de la Virgen de Ujarrás la prueba es que el bulto en el que iba la imagen se hizo excesivamente pesado y no hubo forma de levantarlo de aquel sitio.

     Hay un relato en torno a esta virgen que se debe tomar en cuenta, ya que demuestra la importancia que tienen los arquetipos que giran en torno a la religión. Se dice que esta virgen no fue elegida para ser la patrona de Costa Rica porque tenía un defecto: era Blanca. Costa Rica necesitaba una figura materna de color oscuro, para que tuviera más semejanza con aquellos que viven excluidos de la sociedad.

Virgen de Fátima

   Los arquetipos se repiten en la leyenda  de la aparición de la Virgen de Fátima; en este caso la pureza está representada en tres niños, ellos son los que tienen contacto directo  con un ángel que los prepara para el gran encuentro con la Virgen.  Entonces, según Jung, los arquetipos aparecen en una forma que por lo general muestra de manera inconfundible el influjo de la elaboración consciente que juzga y valora. (Jung, 1970: 11)

   Pareciera ser que la religión no desconoce del todo el funcionamiento de la mente humana, la selección de un patrón implica que los arquetipos que se construyen forman verdaderas bases para la permanencia del dogma, que aunque es incuestionable, la repetición de los arquetipos le dan una cierta verosimilitud a la historia. esto permite que sea más sencillo su traspaso de generación a generación, de manera que se reafirmen las creencias.

     El culto mariano se expresó, más fuertemente, en el pontificado de Pío XII, se realzó la presencia de la virgen María en la vida y pensamiento cristiano. Reivindicar la función de María en el plan de la salvación correspondió un desarrollo del culto mariano, considerado como elemento característico de la espiritualidad cristiana y del itinerario que lleva hasta Cristo: “La verdadera devoción, la de la tradición de la Iglesia, tiende esencialmente a la unión con Jesús bajo la guía de María. A Jesús se va por medio de María. María es, por tanto, el camino hacia Jesucristo, que es camino, verdad y vida”.

    Dentro de los testamentos, Lucas y Juan no se limitan a describir la participación de María en la obra de Cristo, sino que trazan su personalidad religiosa, que hace de la Virgen, la anticipación perfecta de la Iglesia y la primera cristiana. Se encuentran alusiones como: pobreza (Lc 1,48), servicio (Lc 1,38.48; Jn 2,5), temor de Dios (Lc 1,29.50), conciencia de su propia fragilidad (Lc 1,52), sentido de justicia (Lc 1,53), solidaridad con el pueblo de Dios (Lc 1,52-55), alegría (Lc 1,28.47), apertura y disponibilidad al plan divino (Lc 1,38.51), confianza en la realización de las promesas de Dios fiel y misericordioso (Lc 2,19; 2,51).

    María, además de ser presentada como comprometida activamente con la salvación,  y como modelo de vida espiritual, se encuentra en los evangelios de Lucas y en Juan dos actitudes prácticas ; en primer lugar, las que expresan aquellas palabras de María: “(…) desde ahora me llamarán bienaventurada todas las generaciones” (Lc 1,48); esta cita se refiere “a la alegría religiosa que siente por su participación en la salvación del reino de Dios”. El Marianismo se debe al reconocimiento de su presencia como instrumento de las obras de Dios, quien decepcionado de los hechos de los hombres, llamó a María para ser Madre del Salvador. El pueblo, siguiendo el ejemplo de Isabel, inspirada por el Espíritu Santo, proclamará bienaventurada a María y la llamará bendita, reconociendo en ella a la persona en donde Dios revela su poder y generosidad al escogerla entre todas las mujeres para una tarea salvífica (cf Lc 1,42).

      La iglesia católica ha hecho un gran esfuerzo para hacer ver el marianismo inferior comparado con la posición del “Dios Padre”, incluso las Sagradas Escrituras muestran que su papel no es el central; sin embargo, es indiscutible que su papel es objeto de estudio y que encierra un compleja función que acoge lo maternal.

En la siguiente cita, la autora Patricia Fogelman, nos habla sobre el marianismo:

“Las adaptaciones, los ajustes, los cambios y la recreación de las tradiciones marianas reflejan las diversas situaciones locales y dejan percibir la historicidad del fenómeno de la expansión del catolicismo. En ese proceso, los aspectos vinculados a la femineidad del modelo mariano han jugado un papel preponderante en la construcción del imaginario colonial el cual afectó fuertemente a las mujeres que rindieron culto e hicieron uso de esas imágenes. También las percepciones de este papel se vislumbran en las perspectivas de los historiadores e historiadoras de la religión y de las prácticas culturales quienes se detuvieron a reflexionar sobre el culto a la Virgen.” (Fogelman, 2003:2) 

    A partir del marianismo, se concibe un arquetipo construido a partir del inconsciente colectivo. Se dice que es universal y no individual, porque, cómo explica Jung:

“(…)en contraste con la psique individual, tiene contenidos y modos de comportamiento que son, cum grano salis, los mismos en todas partes y en todos los individuos. En otras palabras, es idéntico a sí mismo en todos los hombres y constituye así un fundamento anímico de naturaleza suprapersonal existente en todo hombre.” (1970: 10)

   Según Jung, las expresiones de arquetipo, mito y leyenda, consisten en formas específicamente configuradas, que debido a una transmisión a través de tan largos lapsos, el concepto “arquetipo” solo puede aplicarse a representaciones colectivas, sus contenidos psíquicos no han sido sometidos aún a elaboración consciente.

    El término de “Gran madre”, ha estado presente en la historia de la religión y abarca las distintas configuraciones del tipo diosa madre. Este arquetipo consiste en una forma casi  invariable y típica, como lo ha sido también el de suegra-madrastra.
La mujer más venerada es la mujer madre, y es por esta razón que que se le ha dado gran culto a la madre de Dios hecho hombre, la Vírgen María (ejemplo de madre rejuvenecida).

         Arquetipo: Lo Materno

 Los rasgos más comunes del arquetipo de madre son lo  “materno”, la autoridad mágica de lo femenino, la sabiduría y la altura espiritual que está más allá del entendimiento; bondadoso, protector, sustentador, dispensador de crecimiento, fertilidad y alimento; los sitios de la transformación mágica, el renacimiento; el impulso o instinto o benéficos, (Jung, 1970: 74)

    Dentro de las leyendas marianas, este arquetipo de madre puede evidenciarse perfectamente.
La Leyenda de la aparición de la Vírgen de la Candelaria, nos cuenta como a una india se le apareció en un canasto en el río, una muñeca; al no saber qué hacer con ella, la entregó a los misioneros (tenía el presentimiento de que se trataba de una aparición milagrosa), quienes más adelante le construyeron una iglesia.

Con esta aparición, vemos el arquetipo de madre con autoridad mágica e indiscutible sabiduría; tanto fue así, que aún apareciendo frente a ignorantes de su imagen, supieron que se trataba de algo superior a ellos.  Como explica Jung (p. 82), la madre siempre aparece como una supra-personalidad, admirada sin buscarlos.

Imagen de la virgen de Guadalupe: Patrona de México.

 La leyenda de la virgen de Guadalupe, ejemplifica el arquetipo de la mujer-madre con deseos de protección: “La Virgen quería que el templo llevara el papel de un sitio que protegería los hombres que entraran y demostraría el amor y compasión que ella tenía para todos.”

    Aún cuando su plan no se cumple inmediatamente, la madre es auxiliadora y misericordiosa, no castiga ni al obispo ni a Juan Diego, al contrario, decide hacer un milagro para concluir con las dudas del obispo. Como sustentadora de la imagen mágica de lo femenino, muestra su imagen a partir de rosas que caen. La rosa ha sido vista desde muchos años como una gran muestra de feminidad y amor.

   Otro ejemplo del arquetipo con respecto a la misericordia y al auxilio, es la leyenda de la virgen de Macarena, quien, se dice, que asistía al hospital para atender a los heridos en batalla durante la guerra civil de 1937.

   De igual forma que las otras, su aparición fue mediante una imagen, que asombraba por su gran belleza e incluso esta hermosura originó disputas entre la Hermandad y el hospital; sin embargo, el arquetipo de madre de la virgen sale ileso de la disputa, la imagen quedó intacta y se le conoce hoy en Sevilla como la Virgen de Macarena.

La virgen de Macarena; Sevilla.

Conclusiones

    Para finalizar, puede decirse que según la teoría de Carl Jung, el inconsciente colectivo selecciona arquetipos que le son útiles para transmitir lo que se considere necesario en una sociedad; en el aspecto religioso, como quedó demostrado, también se recurre a arquetipos para fomentar y promocionar la fé.

    Incluso, mediante esta teoría se puede deducir que el inconsciente colectivo desempeñó un papel fundamental en la inserción del culto mariano, ya que por medio de este inconsciente es que surge la necesidad de crear la imagen de una madre protectora con la que no contaba el catolicismo.

   A través de la historia van surgiendo necesidades, las religión, como cualquier otra manifestación cultural, necesita ser revalorizada y utiliza mecanismos propagandistas, esto no quiere decir que sea negativo, todas las ideologías buscan distintas maneras de permanecer en la sociedad y el uso de los arquetipos es válido y además ha sido efectivo.

Bibliografía

Leyenda de la virgen de Guadalupe. Revisado en http://www.padulcofrade.com/monograficos/leyendas_y_tradiciones/virgen_guadalupe_mexico.htm el 26/06/2013.

Blog Mitos, Leyendas, Costumbres y Tradiciones Mexicanas. Revisado en http://adameleyendas.wordpress.com/tag/leyendas-de-santos-y-virgenes/ el 25/06/2013.

Fiores, S. de. María Dices. Revisado en http://mercaba.org/DicES/M/maria.htm el 25/06/2013.

Fogelman, Patricia (2003). El culto mariano y las representaciones de lo femenino. Recorrido historiográfico y nuevas perspectivas de análisis. Argentina: Instituto Ravignani.

Jung, Carl. (1970). Arquetipos e inconsciente colectivo. Paidós: Barcelona.

Leyenda de la virgen Macarena y el reloj del hospital de la sangre, Revisado en http://leyendasdesevilla.blogspot.com/2012/04/la-leyenda-de-la-virgen-macarena-y-el.html  el 26/06/2013

La leyenda de la virgen de Fátima. Revisado en http://webcatolicodejavier.org/VFapariciones.html

Zeledón, Elías. Leyendas costarricenses.Heredia, Costa Rica: Euna, 2007

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s