X La polifonía en la construcción de la moralidad en una selección del libro Cuentos Viejos

Por: Astrid Quirós y Mariela Solís

Introducción

La moralidad es un tema que ha abarcado gran cantidad de estudios y  obras literarias. Los Cuentos Viejos de María Legal son ejemplo de ello, por lo que el siguiente trabajo va a tratar el tema en esta obra literaria. Por tanto, se va a partir de varios puntos: el hecho de que los cuentos se basan en una idea de moralidad. Esta idea se manifiesta por medio de la polifonía del texto; es decir, es por medio de ella que se da la construcción de la moralidad.

En consecuencia en el presente trabajo, lo que se busca es plantear como el discurso de la moralidad se encuentra en 6 cuentos de Cuentos Viejos de María Legal de Noguera, con el fin de establecer el discurso moral se construye por medio de la polifonía de Bajtin. Para ello, se establecen tres ejes de acción: estudiar la teoría de la polifonía, con el fin de describirla  no es correcto , además se repite el verbo, analizar 6 cuentos de Cuentos Viejos, con el fin de investigar la construcción de la moralidad que se encuentran en ellos y evaluar la construcción de la moralidad a través de la polifonía.

Sobre la obra los Cuentos Viejos

Cuentos viejos fue un libro escrito por María Legal de Noguera en el año 1923. Este libro consta de  24 cuentos que abarcan diferentes temáticas. Para el presente trabajo se van a analizar seis cuentos:

  • El fallo de Tío Conejo
  • Aventuras de un príncipe
  • Cadejos del CadejalAED5C9F1
  • Los dos compadres
  • Historia del Compadre que se sacó los ojos
  • Los tres hijos del campesino

Una de las características que se encuentran en estos cuentos es el marcado tinte moral, el cual  es fácil de percibir mediante las acciones y el cómo terminan algunos personajes.  Una de las maneras de analizar este discurso moral, es por medio de la polifonía de Bajtin. Es ahí donde este trabajo tiene su razón de ser, pues lo que se busca es establecer como el discurso de la moralidad se encuentra construido a partir de esta teoría.

Justificación Cambiar el subtitulo

Como se podrá ver en el apartado siguiente, los estudios realizados sobre Cuentos Viejos son pocos, a pesar de la riqueza de temas que tienen para trabajar. Además, es sorprendente el hecho de que sean,  en su mayoría, los mismo cuentos que los Cuentos de Mi Tía Panchita y, aún así, no se les haya prestado la atención necesaria. Asimismo, hay que tomar en cuenta que es una obra muy importante en la historia de la literatura costarricense.

De ahí surge el interés por trabajar estos cuentos. Entre todos lo tópicos que se pueden encontrar, se escogió el discurso de la moralidad, pues es evidente que los cuentos buscan la enseñanza de lo que es o no moral. No obstante, este discurso no se va a tratar como tal, sino que se va a analizar la construcción de él por medio de la polifonía.

 

Bajtín: la teoría de la polifonía

El dialogismo, desde la perspectiva propuesta por Bajtín debe de ser entendida como:
“una narrativa que ofrece soluciones a las preocupaciones actuales sobre cómo comunicar y comprender la cultura, cómo dar forma a la experiencia humana”  (Parra, 2010, p. 21)

Por lo tanto, todo aquello llamado “dialógico” llega a ser la comprensión que informa una práctica para aprender del pasado, así como no repetirlo, según lo afirmado por Parra (2010).

A partir de esta perspectiva se afirma que nada es inconcluso, pues todo se dirige hacia un nuevo rumbo, este para Parra (2010) es una manera de encontrar la verdad y se contrapone al monologismo oficial, en donde la voz la posee la cultura oficial y se anula la posibilidad del habla del “otro” suprimiendo las voces y las ideas ajenas.

Por el contrario, el dialogismo se presenta como una manera, en la cual

“el sujeto conoce, se relaciona y se relaciona y se comunica con otro yo, considerado como sujeto. El discurso dialógico es bifocal, abierto, no acabado, inconcluso, no es manipulador ni autoritario”  (Parra, 2010, p. 20)

Cabe resaltar que este, se resiste a las culturas oficiales impuestas.

Por lo tanto, las relaciones dialógicas permiten comprender todo texto cultural como una red de valoraciones y significaciones, según Noval (2010). Por ello, “todas las palabras, todos los signos culturales e ideológicos están abiertos a significar; en fin, todas las significaciones de una sociedad están configuradas en varios discursos socioculturales” (Noval, 2010, p. 142)

De esta forma, los textos deben de ser entendidos no como una totalidad de conciencia que objetivamente abarque a los otros, explica Parra (2010), sino como una interacción de varias conciencias, en donde una no llegue a hacer el objeto de la otra, por lo tanto, el texto debe de ser “iluminado por la luz de las palabras ajenas dichas” (Bajtín, 1986, p. 69)

        A partir del dialogismo, Mijail Bajtín (1986) propone la teoría de la polifonía, en la cual propone la existencia de una pluralidad de voces enmarcadas dentro de un texto, estas son “independientes e inconfundibles” (Parra, 2010, p.21) y este propone que

La esencia de la polifonía consiste precisamente en que sus voces permanezcan independientes y como tales se combinen en una unidad de orden superior en comparación con la homofonía. Si se quiere hablar de la voluntad individual, en la polifonía tiene lugar precisamente la combinación de varias voluntades individuales, se efectúa una salida fundamental fuera de las fronteras de ésta. Se podría decir de este modo: la voluntad artística de la polifonía es voluntad por combinar muchas voluntades, es voluntad del conocimiento (Bajtín, 1986, p. 38).

Estas voces interactúan entre sí en los textos, haciendo así posible el dialogismo, el cual permite la comunicación de ideas entre el texto y en donde “se supone una pluralidad de voces equitativas en los límites de una sola obra, porque únicamente bajo esta condición resultan posibles los principios polifónicos de estructuración de la totalidad”  (Bajtín, 1986, p. 56).

Cabe resaltar que, Parra (2010) plantea que los textos llegan a ser particularmente polifónicos y dialógicos cuando refractan las orientaciones sociales del enunciado, la ideología intrínseca del lenguaje y la comunicación interna y externa del hablante, por tanto,

Cada acto de comunicación y todas las relaciones sociales son elaboraciones dialógicas en las que el tercero (oyente) es un participante activo y en la que la comprensión se convierte en respuesta. Así como en la literatura, en el plano de la cultura sucede lo mismo, se necesita de un referente, de la mirada de las culturas para enriquecerse. (Bajtín, 2010, p. 26)

Por lo tanto, las consideraciones expuestas por Bajtín (1986) permiten elaborar un análisis en donde se exponga dialogismo de los textos seleccionados a partir de la interacción de voces presentes en los cuentos de María Leal de Noguera.

La moralidad

En primer lugar, el bien y el mal han sido temas muy discutidos a lo largo de la existencia humana. Generalmente, muchos definen estos conceptos desde un punto de vista más religioso; por ejemplo, en la creencia cristiana, un ser humano bueno es el que sigue los mandamientos y guía su vida según la biblia. Por otro lado,  no hacer lo anterior y desobedecer esas leyes divinas, hace que el ser humano sea malo.

No obstante, muchos otros han ido más allá y han reflexionado sobre tema. Varios filósofos han llegado a la conclusión de que la noción del bien y el mal es innata al hombre y la mujer, no es necesaria una religión para que establezca esta diferencia. Los seres humanos, por su naturaleza, actúan según estos conocimientos generales. Es por esta razón que se ha creado una materia que abarque estos temas, esta materia se llama ética.

etica

Además de encargase de las cuestiones del bien y el mal, la ética se enfoca en otros asuntos muy ligados con los anteriores. La moral, las virtudes y los valores son algunos de ellos. Primero hay que definir los dos conceptos principales para entender los otros. En primer lugar, “Lo bueno considerado como valor moral equivale a la bondad; es la virtud de actuar moralmente, sea cual fuere la dirección  que pueda asumir” (Bueno, 1977, p.111)

En segundo lugar, la maldad es lo contrario a la bondad, por tanto, representa el contravalor ético de esta. Se dice que el ser humano malo es aquel que actúa sabiendo que su comportamiento es incorrecto es incorrecto, con el propósito de cometer un daño o violar un mandato; este defecto no tiene ninguna justificación ética, pero suele admitir alguna explicación psicológica o sociológica, al descubrirse las causas, que lo motivan.

En tercer lugar, se encuentra la conducta moral, la cual “es la que reconoce el deber que implican sus valores y la responsabilidad inherente a su realización. La conducta moral es la que acepta el deber con la responsabilidad que implica” (111). A partir de la definición anterior, se desprenden otros conceptos que amplían lo anterior. A continuación se definirá los más importantes para efectos del trabajo, basados en el libro Principios de Ética (1997) de Miguel Bueno:

·         Acto moral: “es ante todo  un acto consiente. Sin embargo, no todo acto consciente es un acto moral, sino exclusivamente los que satisfacen un requisito de fundamental importancia, que se denota en el concepto de valor…es un valor todo aquello que de un modo u otro afecta a los intereses del hombre” (p. 101). En los seis cuentos, los actos de los principales personajes basan sus actos en valores que los ayudan a salir adelante y, por tanto, reciben su recompensa por su accionar.

·         Lo moral y lo bueno: “el concepto general del valor es la finalidad  perseguidas en los actos consientes; se revise de validez por desempeñar una función positiva para el hombre. Esta propiedad suele indicarse con el concepto de lo bueno; los valores son buenos para la vida y precisamente por ello se les estima, adjudicándoles la propiedad de valer” (p.101). Muchas veces, se relaciona lo bueno con lo planteado por las religiones. Sin embargo, no debe tomarse de solamente de esa manera, pues se puede concebir como los actos que no invaden o perjudican la libertad de los demás o también, los actos que están enfocados a ayudar a las demás personas. 

·         Deber moral: “es el respeto a la dignidad humana, ejercida por la conciencia de tal dignidad y no por ninguna exigencia que se impugna forzadamente al individuo” (104). Esto quiere decir, que el ser humano debe respetar los códigos sociales del lugar donde vive; de esta forma, respetará el espacio de los otros. Como se decía anteriormente, lo bueno es respetar a otros, lo cual va de la mano con el deber moral. Ejemplo de ello se puede encontrar en los diferentes cuentos, donde los personajes respetan a las personas y tienen conciencia de esto.

·         Virtudes: la virtud cumple una función complementaria del valor: “entre ellas  y el valor priva un acoplamiento tal que a cada tipo de valor corresponde una virtud y su conjugación da por resultado la acción; ésta se origina en el carácter, que es correlato subjetivo del valor” (p. 151). Las virtudes son la base de la moralidad, pues ellas definen el comportamiento de las personas.

Las virtudes morales clasifican en tres géneros distintos, según el conocimiento, admisión y la ejecución del deber. Estos tres grupos son los siguientes:

ü  “Virtudes dianoéticas: son las que proporcionan el conocimiento del deber y permiten la objetividad de la conducta. Entre ellas se cuentan la racionalidad, la sapiencia, la justeza.

ü  Virtudes éticas: Se refieren especialmente a la actividad moral; son virtudes esenciales. En este capítulo figuran la bondad, la honestidad, la veracidad.

ü  Virtudes prácticas: Corresponden a la ejecución de la conducta, y sirven para vencer las contingencias y obstáculos de la vida. Son principalmente la habilidad, la constancia, la seguridad” (p.155).

Además de lo anterior, es necesario dejar claro que los seres humanos no siguen o no tienen todo lo expuesto, pues, como se dijo en un principio, estos aspectos son inherentes al hombre. Cada uno de nosotros actúa según esos principios naturales, no porque todos hayan leído un tratado sobre ética. En consecuencia, también es preciso decir que el ser humano tiene libertad en sus actos, cada uno elige entre los actos que crean pertinentes, basándose en esos valores y virtudes o dejándolos de lado.

Por esta razón, también se define los tipos de libertad que tiene el ser humana, basados en la moral. Según Jacques Leclercq en su libro Las grandes líneas de la filosofía moral (1956), hay dos tipos de libertades, la psicológica y la moral. La primera está más relacionada con el libre albedrío, es decir, existe la posibilidad de elegir. Mientras que la segunda “es el derecho a elegir”, a una persona se le permite realizar una acción sin que sea censurada o castigada por realizarla, pues la libertad moral se basa sólo en lo que es permitido o no por la sociedad.

En general, la moral y lo que se clasifica como bueno o malo, está definido desde el respeto por los demás seres humanos y a la naturaleza. Es decir, todo está en poder encontrar la felicidad personal sin incomodar a los demás. Cuando se logra, se es totalmente bueno y cumple con una conducta moral aceptable. No obstante, esto a veces se vuelve imposible por el medio en que las personas se desarrollan, pues pueden haber muchos factores adversos que obliguen actuar de manera indebida se quiera o no.

Análisis del corpus

El fallo de Tío Conejo

Resumen: Tío Buey y tío Tigre tienen un conflicto pues el segundo se quiere comer al primero a pesar de que lo ayudó. Por tanto, se dirigen al Juez de Paz, que es Tío Conejo, para que les resuelva el problema. Ante esta situación el juez dictamina que por ser Tío Tigre tan malagradecido, se quedará debajo de la rama hasta que alguien más lo ayude o hasta que Dios lo decida.

Análisis: Anteriormente, se estableció que para que  existiera la polifonía, debía existir el dialogismo. Este último, se puede encontrar en el cuento, pues se establecen tres puntos de vista distintos el bien, el mal y la justicia, representados por tío Buey, tío Tigre y Tío Conejo, respectivamente. El dialogismo se presenta porque cada uno plantea su versión de la historia y lo ve de una perspectiva diferente, según les convenga. Además, cada una de estas se mantiene independiente y defiende su posición.

descarga (1)Es a partir de aquí donde se empieza a visualizar la moral.  Para entender como la polifonía interviene en este, es necesario hablar sobre la discusión que tuvieron, pues es precisamente allí donde se puede apreciar la polifonía. En primer lugar, el tigre encuentra su fundamento en el dicho: “un bien con un mal se paga”, por lo que no le interesa que el buey lo haya salvado, igual se lo quiere comer. Sin embargo, el buey se presenta como la otra cara de la moneda, al decir que debe cumplir su promesa y agradecerle que lo salvó de una muerte segura.  Además, tío Tigre conoce el corazón bondadoso de Tío Buey y se aprovecha de ello:  “Más Tío Tigre conocía a fondo el corazón de Tío Buey, por lo cual le suplicó de nuevo con una voz que hacía llorar hasta lo guijarros del camino” (p.152).

Por último, aparece Tío Conejo, quien viene a reforzar lo planteado por Tío Buey y le da una lección a Tío Tigre para que aprenda a respetar lo que promete y a ser agradecido. Es decir, le da una lección de moral, pues él debe ser bondadoso y agradecido con quienes le ayudan y tener  deber moral con Tío Buey, pues tiene que respetarlo.

Como se dijo, las voces interactúan entre sí en los textos, haciendo así posible el dialogismo, el cual permite la comunicación de ideas entre el texto. En este caso, la ideas del agradecimiento y de justicia son esenciales para entender el texto. Asimismo, el fallo de Tío Conejo se interpreta a modo de lección con el dicho: “un bien con un mal se paga”, pues deja entrever las diversas interpretaciones que tiene, pues en el cuento solo se da una de ellas, lo cual evidencia que: “El sujeto conoce, se relaciona y se relaciona y se comunica con otro yo, considerado como sujeto. El discurso dialógico es bifocal, abierto, no acabado, inconcluso, no es manipulador ni autoritario”  (Parra, 2010, p. 20).

Los dos compadres  e Historia del Compadre que se sacó los ojos

Resumen 1: Dos compadres, uno rico y otro pobre, salían a cazar juntos. Sin embargo, el pobre siempre tenía que cargar las cosas y hacer todo, por lo que la mujer le dijo que se fuera a buscar fortuna para que dejara esa vida. Así lo hizo y  al anochecer encontró una casa donde se hallaban el Diablo y varios espíritus. Ahí escuchó que uno de los diablos iba a matar a todo un pueblo de sed. Como también escuchó la solución, fue al pueblo y lo salvó, como consecuencia, le dieron grandes riquezas. Cuando volvió a su hogar, el compadre malo se dio cuenta de lo sucedido e hizo lo mismo, con la mala suerte de que los espíritus lo encontraran y lo golpearan

 

Resumen 2: Dos compadres salen a cazar, pero uno muy mal corazón, se las ingenió para que el otro se sacara los ojos y luego lo dejó abandonado en el bosque. El hombre se subió a un árbol y escuchó como tres espíritus malos hablaban de la cura para los ciegos y de una ciudad donde dejaron a todos ciegos. Cuando todos se fueron, tomó las hojas y se curó a sí mismo y a toda la ciudad, por lo que le dieron grandes riquezas. Cuando regresa a su hogar, el compadre malo hace lo mismo para poder obtener riquezas, pero topa con la mala suerte de que los espíritus malos lo descubren y lo matan.

images (7)

 Análisis: Los cuentos anteriores tienen una trama parecida, los cual permite analizarlos en un solo apartado. Cada uno de ellos presenta características similares relacionados con la moralidad y la polifonía. En cuanto al primer aspecto, se pueden encontrar varios aspectos relacionados con la moral. En primer lugar, el bien y el mal, los cuales se personifican en cada uno de los compadres, en el primer cuento, el primer compadre es movido por la envidia de su esposa, además, por creerse más que el otro por sus riquezas. En el segundo cuento, se hace la siguiente aclaración: “Hay que advertir que uno de ellos era mal corazón, se creía muy superior al otro” (1952: 134).

En segundo lugar, los otros compadres representan la bondad, la racionalidad y las virtudes en general, pues actúan según una buena conducta moral, pues se dejan guiar por su valores para poder ayudar a los demás y ayudarse a sí mismo:

“En cambio, el otro era tan bueno que jamás se le oyó decir esta es mía” (p.136).

“¡Ay, siento que se me parte el corazón cuando te veo venir con esas cargas tan pesadas del monte y más aún de ver con lo que te pagan…! Oye, no quiero que vuelvas al monte con mi compadre; si me quieres no vayas. ¡Dios nos protegerá!” (p. 58).

Por esta razón, es que en estos cuentos se presentan los dos extremos ya antes mencionados. Cada uno de ellos tiene una posición fuerte en un momento del cuento. En un principio, el compadre malo es quien tiene más presencia y logra sus objetivos a costa del dolor del otro. No obstante, cuando el cuento va avanzando, el bueno obtiene su recompensa por ser como es y el malo recibe el castigo por sus acciones.

A partir de estas diferencias, se pueden interpretar que la base de ellas es la polifonía, pues “La esencia de la polifonía consiste precisamente en que sus voces permanezcan independientes y como tales se combinen en una unidad de orden superior en comparación con la homofonía”.  Esto es así, pues para que exista el texto de corte moral es necesario establecer que lo es y que no lo es, y la mejor manera de plantearlo es con opuestos de este tipo que solo la polifonía permite.

VOY AQUI

Aventuras de un príncipe

Resumen: en este cuento se narra la historia de un príncipe quien fue echado del palacio, pues en lugar de ser sacerdote se dedicó a la esgrima. Su única herencia fue una bolsita de dinero entregado por la reina y su espada. Emprendió su camino y en él, llegó a un pueblo en donde se desarrollaban unas festividades, en este gana una medalla de oro al alzar a un ternero maniatado de la cola, darle  dos vueltas en el aire y finalmente lanzarlo al otro lado de la tapia.

descargaDespués de esto se internó en un bosque, se encontró con dos hombres negros, los cuales eran los encargados de colocar un hilo alrededor de un terreno para quitar toda la maleza del lugar. El príncipe decidió invitarlos a su travesía, pues parecía que serían útiles, estos aceptaron al ver lo bueno y amable que era el joven.

Después de internarse en el espeso bosque hicieron un rancho, todos los días dos se iban a casar y el otro se quedaba cocinando. Una vez, uno de los negros se quedó cocinando un pavo montañés, oyó un grito horrible de un gigante que le pedía lo que cocinaba, pues si no lo hacía lo mataba. Este se lo dio. Cuando el resto de sus compañeros llegaron, apenas, les puso contar lo sucedido y el otro negro lo trató de cobarde, por lo tanto, al otro día se quedó el otro negro.

Al día siguiente, el otro negro se quedó asando la carne gorda de un venado, de la misma forma que el día anterior, llegó el gigante, amenazó al negro y se comió lo que estaba siendo cocinado, el hombre se desmayó. Aún cuando llegaron sus dos amigos, este se encontraba inconsciente, este les contó lo sucedido. Al siguiente día se quedó el príncipe, el cual al llegar el gigante, el príncipe lo hirió y lo dejó detrás del rancho. Cuando los negros llegaron, primero comieron y después el príncipe los llevó donde había quedado el gigante, pero este había desaparecido.

El príncipe decidió ir a buscar el gigante para terminarlo de matar. Estos siguieron los rastros de sangre hasta llegar a un enorme pozo, por donde había entrado el herido. El príncipe cayó dentro de él y llegó a un jardín, el cual tenía al fondo un castillo con incrustaciones de diamantes, rubíes y esmeraldas con flores que brillaban. El príncipe se encaminó al castillo y en eso una lora le habló para advertirle del peligro, este le dijo que si no se callaba la mataba, y así fue. Después se encontró una viejita, a la cual le exigió las llaves, esta amenazada por su espada las entregó. Llegó donde tres hermosas jóvenes, las cuales le dijeron lo peligroso que era aquel gigante, sin embargo, el decidió seguir, pero quedó enamorado de la última, la menor de ellas.

Después de esto, abrió la última puerta y mató al gigante. El príncipe llevó consigo a las princesas y sus pertenencias. Al salir la última princesa, esta le entregó a su salvador un anillo y él le dio una espada, por si los negros lo traicionaban, y así fue, no lo ayudaron a salir y entonces el príncipe se devolvió al palacio. Una vez en él, la viejita le dio una llave que lo llevaba a un cuarto con tres carneros, y le indicó que se montara en el blanco, para que así se pudiera ir, pero le advirtió que no debía irse en los otros. Al llegar a la habitación, el príncipe pensó que aquel carnero no lo llevaría a ninguna parte, entonces se montó en el amarillo, el cual, en lugar de sacarlo, lo llevó más adentro y lo dejó al pie de un árbol de nance. El animal le dijo al príncipe que debía quedarse allí un año, a esa misma hora, pues si no se encuentra ahí quedaría encantado para siempre.

Al ver el príncipe que debía de estar mucho tiempo ahí, siguió uno de los caminos, en donde se encontró un hermoso palacio, el cual era del gigante hermano de aquel que había matado. Ahí se encontró otras tres niñas, las cuales le advirtieron de su peligro, este siguió adelante y mató al gigante. El príncipe liberó a las doncellas  que eran hijas del rey Oro, el cual vivía en el centro de la tierra. Estas le rogaron que se fuera con ellas, pero este les respondió que ya tenía un compromiso. Este las acompañó al reino y tras grandes fiestas, el rey le concedió la mano de una de sus hijas, pero este la rechazó y le contó sus penas, después de esto, se devolvió a su árbol.

Cumplido el año llegó el carnero blanco y lo sacó de ese lugar. En el camino preguntó por los negros, pero nadie le dio razón, hasta encontrar a un indio, el cual le comentó que estaban en un pueblo y tenían dos esposas muy bellas. Además, le dijo que estos andaban con una espada muy bella retando a todos los pobladores para ver quien la podía desvainar, pero nadie lo conseguía. El príncipe le ofreció una bolsita de dinero y la ropa al indio a cambio de la suya y del borriquito, este no dudó en dárselo.

El príncipe disfrazado llegó al pueblo vendiendo carbón, pero nadie lo descubrió. Le dijo a los negros que él deseaba hacer la prueba de la espada. Este lo ignoraron y este con la excusa de tener sed decidió pudo llegar donde su princesa, a la cual le habían rasurado la cabeza de castigo, esta reconoció al príncipe y este le dijo que la sacaría de allí y depositó el anillo al fondo del vaso. De regreso a la plaza, el indio volvió a retar a los negros, estos aceptaron y el príncipe logró desvainar la espada. Los negros lo descubrieron, quisieron huir, pero estos fueron muertos por el príncipe.

Luego, las otras princesas le contaron que se les exigió casarse con ellos, la menor se negó y por tanto la dejaron de cocinera. El príncipe se casó con la niña menor y como eran riquísimos fueron a recorrer el mundo. Después, cuando los padres eran ancianos, fueron a visitarlos, el rey le perdonó a su hijo y el padre de las princesas lo colmó de bendiciones por haber salvado a sus hijas.

Análisis: en este cuento, se plantean debates entre el bien y el mal y la moral. En una primera instancia, el príncipe es castigado por el rey al desobedecer su deseo de ser sacerdote, aquí el castigo no llega a ser tan transgresor, pues para el príncipe fue una vía para encontrar su libertad. La desobediencia del príncipe es nuevamente castigada al no hacerle caso a la viejita del primer palacio y tomar el cordero que no debía, a raíz de esto, el príncipe queda desterrado por un año. La recompensa, al ser obediente, es poder salir de este lugar. En este caso, se rompe la libertad psicológica, relacionada con el libre albedrío, pues el príncipe debe de obedecer antes de poder escoger.

Sin embargo, quienes reciben un castigo por hacer el mal son los gigantes, pues ambos hacían daño a diferentes personas. La maldad planteada por Bueno (1977) es reproducida por estos personajes, mientras que no demuestran virtudes éticas, por lo tanto, reciben su castigo, el cual es la muerte. Quienes a su vez reciben el mismo castigo son los negros. Estos llevan a cabo un proceso de libertad moral, el cual le permite elegir; sin embargo, eligen un beneficio propio y no colectivo, el cual los lleva, de la misma manera que los gigantes, a desacreditar sus virtudes éticas, siendo castigados por la muerte.

La justicia en este caso, se consigue mediante el dialogismo, pues es una voz marginada, la de un indio quien vendía carbón, el que le cuenta lo acontecido al príncipe:

“Nada más, mi señor, que unos negros que ganan mucha plata con una espada muy bonita que nadie puede desenvainar; hacen unas apuestas y todos pierden. Los malvados negros tienen unas esposas muy lindas; pero la que parece un ángel es la cocinera” (Noguera, 2004, p. 134)

En este caso, el indio, además de ser una voz marginada que logra ser escuchada por medio del dialogismo, es premiado por el príncipe con una bolsita de dinero y su traje por haber empleado sus virtudes dianoéticas.

Un casi similar sucede con la viejita del castillo del gigante y las seis princesas de los dos castillos, pues al ayudar al príncipe, quien es el representante de bien y no ocultar a los gigantes, a pesar del peligro, consiguen un beneficio, por llevar a cabo las virtudes, también presentadas en el indio y su libertad moral. Cabe resaltar, que desde una perspectiva Bajtiana, estas también son voces marginadas, a través del dialogismo, llegan a ser polifónicas.

En conclusión, en este cuento la moral juega un papel muy importante, pues aquellos quienes cumplen virtudes dianoéticas y libertad moral y mediante ellas ayudan a otra persona, son premiadas al final de sus actos; sin embargo, aquellos que incumplen esto y reproducen la maldad en sus vivencias son castigados moralmente con la muerte. Cabe resaltar que, para llegar a la justicia se deben escuchar las voces marginadas del cuento, las cuales se encuentran enmarcadas en el dialogismo y la polifonía.

cadejo

Resumen: esta narración cuenta la historia de una viejita que vivía sola en su choza pero tenía “la mala costumbre” de irse por las noches a la vecindad. Cuando llegaba a su casa se acostaba en la cama sin sacudirla y sin encomendarse a Dios. Una noche entró a su casa sin encender la luz y cuando se iba a acostar la asustó el Cadejos de cadejal y le dijo que si se acostaba se la comía.

 La viejita asustada fue a buscar a alguien que la ayudara, entonces acudió a tío Tigre, tío Coyote, míster León. Sin embargo, a estos el Cadejos también los amenazó y los asustó, por lo tanto, el león le recomendó buscar el Juez de Paz, que era tío Conejo. Cuando fue en busca de este último, tío Conejo le dijo que fuera en busca de tío Zompopo.

 Una vez que todos estuvieron en el lugar tío Conejo le dijo a tío Zompopo que el entraba de primero con todos los suyos y le deben de poner pinzas en la nariz al Cadejos y los demás se le adhieren de donde pueda, mientras que el Juez de Paz espe ra en la puerta con la espada. Así lo hicieron y salió corriendo. Cuando cayó desfallecido llegó tío Conejo y lo mató con la espada.

 Tío Conejo le advirtió a la viejita que no debía volver a salir de noche, porque si no iría a la cárcel. Cada quien se fue para su casa y la viejita quedó temblorosa de miedo y con frío en su casa.

 Análisis: En este cuento se enmarcan varias voces, la primera es la de la viejita, la segunda la de tío Tigre, la tercera corresponde a tío Coyote, la cuarta a míster León y la quinta a la de tío Conejo (quien representa el Juez de Paz). Las voces representan una cadena, para llegar a eliminar un castigo, pues esta rompe con una conducta moral, según lo establecido por Bueno (1977), en donde reconoce los valores y responsabilidades con las cuales se debe actuar.

         Para llegar a la solución del problema, la viejita debe de recurrir a las diferentes voces, lo cual lleva a la realización de la polifonía, pues esta permite que las voces interactúen en busca de una solución, por lo tanto, se escuchan las diferentes culturas existentes en ese espacio.

        El mal está representado por el Cadejos del cadejal, el cual al no redimirse recibe el peor castigo, la muerte. La solución es dada por la voz que representa la justicia, esta representa la objetividad de la conducta, en otras palabras, una virtud dianoética, pues no solo castiga al animal que no dejaba dormir a la viejita, sino que le hace una advertencia a esta, la cual debe de actuar como la norma lo rige, no debe andar de noche, pues las secuelas pueden empeorar e ir a dar a la cárcel.

         En este cuento, nuevamente, la justicia es llevada a cabo por medio de las voces representadas en el texto, por lo tanto, tiene una similitud al anterior, en donde estas también actúan como entes poseedoras de ecuanimidad y verdad para quienes poseen problemas. Sin embargo, la moral siempre está presente, pues el cuento finaliza con la moraleja, en donde la señora debe de dejar su “mala costumbre”.

Los tres hijos del campesino

Resumen: en este cuento se presenta la situación de una familia muy pobre que tenía tres hijos. Esta estaba pasando una crisis económica, por lo tanto enviaron a sus tres hijos a buscar trabajo. Salió el mayor y consigo unos cuchillos, de camino se encontró con un viejito el cual decían que era Nuestro Señor. Este le ofreció un trabajo, el cual era llevarle una carta a su madre, pero para llegar donde ella debía de cruzar un río hondo de sangre, otro de leche y uno de agua, después se encontraría con dos toros y dos piedras peleando y debía ignorarlos y después de todo esto llegaría a la casa de su mamá. Todo esto debía de hacerlo sobre una burrita.

Tanto este como el segundo hermano al llegar al río de sangre no se animaron a cruzarlo y botaron la carta en él. Cuando llegaron donde el viejito le dijeron que sí la había entregado. El viejito les preguntó si querían un “Dios les pague” o el dinero, estos escogieron el segundo.

        Cuando llegó el tercero este obedeció e hizo todo el camino. Entregó la carta y devuelta tuvo unas visiones en donde había un ganado flaco en un prado verde y uno gordo en un potrero seco. Finalmente, vio como sus padres y sus hermanos se retorcían en llamaradas. El viejito le preguntó sobre la paga y el niño le dijo que mejor le explicara lo que vio. El señor le dijo que el ganado flaco en prado verde eran aquellas personas ticas pero con corazón flaco de virtudes, el otro eran personas que a pesar de ser pobres y diligentes son personas que luchan sin envidias ni enconos. Las llamas que consumían a su familia son los pobres rencorosos que no les interesa de dónde viene el dinero, no le preguntan a sus hijos de donde proviene, sin importar que sea honrado o no y sus hermanos eran aquellos que mienten a sus padres y patronos.

        El niño le pidió que lo ayudara a salvar a su familia, este le dio un frasco de agua purísima tomada de la fuente del arrepentimiento para que les rociara en el pecho y un cinco para que lo guardara en el fondo de un cofre y cuando no tuviera dinero, esperara a que sonara lo sacara y se lo pusiera en el corazón. Al final, la familia se arrepintió y el niño con su dinero ayudó a sus semejantes.

los-tres-perezosos

Análisis: en este cuento se da un debate entre hacer lo correcto y lo incorrecto, se da un problema moral de obediencia/desobediencia, y no a cualquier persona, sino a una deidad, por lo tanto, el castigo era el peor, pues este estaba en llegar al infierno y quemarse en las llamas de este.

Los dos hermanos mayores rompen con virtudes prácticas, las cuales no llevan a cabo una conducta adecuada y en lugar de demostrar constancia, se rinden ante el primer obstáculo. Aunado a esto, los hermanos son expuestos a la moral sicológica, la cual los lleva al libre albedrío, a la hora de recibir su paga.

El hermano menor en cambio, posee todas las virtudes planteadas desde la moral, este recibe varios beneficios, uno de ellos es conocer el futuro de su familia, otro es conocer la verdad, en cuanto a los corazones de las personas; y finalmente, recibe el don de poder redimir a su familia y aunado a esto, salir de la pobreza.

        Este, de forma muy agradecido, ayuda a los demás, por lo tanto, este sigue cumpliendo con las normas de moralidad. Al existir las voces de los hermanos mayores en la historia, en contraposición a la voz de los hermanos, hace posible el debate planteado entre el bien y el mal, además, las posibles consecuencias de cada uno de sus actos.

        Cabe resaltar que, los seres humanos están sujetos al libre albedrío y los hermanos, escogieron no seguir el camino indicado por Dios, estos al no hacerlo podrían ser castigados, pero son perdonados por la virtud ganada por su hermano. En este sentido se cuestiona si la moral sicológica realmente se desarrolla, pues se supone que la humanidad puede escoger su camino; no obstante, este se encuentra mediado por la voluntad de una deidad.

        Finalmente, es una de las voces del cuento quien implanta lo que se gana con la obediencia, por lo tanto, la polifonía vuelve a ser la solución de un posible problema, pues si él niño no hubiera conocido las visiones y sus interpretaciones, tanto su familia podría ser castigada. Cabe resaltar, que el anciano, al darle la moraleja al personaje, le quiere dar a entender que con la riqueza que recibirá deberá ayudar a sus semejantes.

Conclusiones

Los cuentos viejos de María Legal de Noguera se han caracterizado por su trascendencia en la literatura costarricense. Sin embargo, no han recibido la atención necesaria y prácticamente se mantienen olvidados  a pesar de su semejanza con los Cuentos de mi Tía Panchita, de Carmen Lyra. Es por esta razón, que el trabajo anterior se concentró en analizar el tema moralidad, tan presente en los textos.

Se da en los cuentos, además, un cuestionamiento entre la libertad psicológica, relacionada con el libre albedrío y con la libertad moral, la cual es el derecho a elegir. En estos casos, “las malas decisiones” son castigadas, pues no se hace lo correcto. Los cuentos al tener un corte moral, utilizan este método para poder adjudicarle al ser humano reglas de vivencia, para que solo se realice el bien, pues el mal o el libre albedrío muchas veces trae consigo situaciones complicadas; en cambio, si el ser humano elige bien, su futuro será provechoso.

Aunado a esto, las tres virtudes morales desarrolladas por Bueno (1977) entran en conflicto dentro de los cuentos, esto permite que se dé una enseñanza moral, en donde quienes cumplen cada una de ellas sea premiado de alguna forma. En algunas ocasiones los sujetos quiebran las normas, pero su arrepentimiento o los castigos recibidos hacen que sean perdonados sus errores.

En consecuencia, el dialogismo se convierte en un ente esencial para el análisis de los cuentos, pues en ellos, se enmarcan voces marginadas, las cuales son escuchadas, esto permite que tanto la cultura oficial como estas voces puedan interactuar entre sí, para lograr en muchas ocasiones la solución del conflicto, en donde en la mayoría de los cuentos con estas voces silenciadas las que llevan a la solución del conflicto.

Por tanto, a través del dialogismo se puede evidenciar como esas virtudes, así como el bien y el mal se comportan. En el análisis de los cuentos, es claro como a través de la polifonía se dan las lecciones morales y cada quien recibe su castigo o recompensa con base en sus acciones y en las virtudes que lo caracterizan.

Bibliografía

Bajtín, M. (1986) Problemas de la poética de Dostoievski. México: Fondo de Cultura económica.

· Bueno, M.(1977) Principios de ética. México: Editorial Patria, S.A.

Leclercq, J.(1956) Las grandes líneas de la filosofía moral. Madrid: Editorial Gredos

Noval, C. (2010) La polifonía y la intertextualidad en producciones textuales infantiles” Recuperado de dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3673483.pdf‎

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s