xLa casa de las torrejas, El duende de la laguna y Los dos huerfanitos: Hansel y Grettel en Centroamérica

 Por: Ana Lorena Solís Vargas

Eimy Nájera Solano

Estimadas estudiantes:

Cada análisis demanda una deducción , por to tanto deben realizarlas para su comparación , noten que  ajuste algunos textos de citas para que lo tomen de modelo para economía lingüística , seguidamente tienen que mejorar las conclusiones  porque están raquíticas,

saludos cordiales  

1. Consideraciones previas Introducción ?cuentos viejos

Los Cuentos de Mi Tía Panchita son una recopilación de, valga la redundancia, cuentos que forman parte de la tradición oral costarricense, realizada por Carmen Lyra. Estos no son exclusivos del Valle Central, ya que podemos apreciar cuentos con temáticas, tipos y motivemas similares en la recopilación realizada por María Leal de Noguera en Guanacaste, compilados en su libro Cuentos Viejos.

En esta obra de Carmen Lyra podemos encontrar tramas que son consideradas de carácter internacional. Versiones de un cuento se pueden encontrar en varios países, adaptadas al medio en el que se insertan mediante modificaciones en la trama, o los personajes involucrados. Es de esta forma que un hada se convierte en la Virgen, o una bruja en el Diablo.

En el presente trabajo se pretende hacer una comparación entre el cuento La casita de las torrejas que se encuentra en el libro de Carmen Lyra, y dos leyendas hondureñas, más específicamente la primera de los indígenas lencas y la segunda de los sumu-tawahkas, llamadas, respectivamente, El duende de la laguna y Los dos huerfanitos.

Estos relatos se encuentran recopilados en el libro Niñas y niños del maíz, y que fue publicado por la UNESCO, con el objetivo de facilitar el entendimiento entre los países que forman Centroamericana por medio de la figura común del maíz. En este libro se encuentran compilados cuentos, poesías leyendas y tradiciones, que provienen del patrimonio literario de los pueblos Maya, Pipil, Misquito, Garífuna, Lenca, y Sumo o Bribri, entre otros.

Este trabajo se considera de importancia ya que, mediante este, se podría analizar como un cuento “universal” ha penetrado en dos culturas y contextos aledaños, pero diferentes. Esto puede ser de utilidad para estudiosos que deseen estudiar la penetración y adaptación de cuentos en la tradición oral de diferentes culturas, o personas que busquen puntos en común que unan las tradiciones orales de los pueblos centroamericanos.

No es la primera vez que se aplica el sistema de clasificación de tipos y motivos a Los cuentos de mi Tía Panchita. Este sistema fue propuesto por Aärne y Thompson en la obra (en formato de índice internacional) Types of the Folktale. A Classification and Bibliography .

Odilie Cantillano ha estudiado justamente el tema de los “cuentos-tipo” en esta obra de Carmen Lyra, tanto en su disertación para optar por un Doctorado en Filosofía con especialización en Español, titulada Carmen Lira y ‘Los Cuentos De Mi Tía Panchita’: Aspectos Folklóricos, Literarios y Lingüísticos y publicada en 1972, como en un artículo, publicado en la revista de Letras de la Universidad Nacional de Costa Rica, que se titula ; y en un libro, también de su autoría, titulado El pozo encantado: Los Cuentos de mi Tía Panchita de Carmen Lyra.

En estos tres textos, Cantillano habla inicialmente sobre lo que se llama un “cuento de hadas”, el significado de la palabra alemana “Märchen” ( eso significa cuento en alemán , favor confirmar la redacción )  y por qué “cuento de hadas” no es una traducción aceptable para el nombre de este tipo de cuentos folclóricos. La autora cita a Thompson cuando, en su obra The Folktale, este dice que “Märchen” es un relato que posee una serie de motivos y secuencias, que no se encuentra en un lugar definido y está poblado de lo maravilloso (Thompson, 1946 citado en Cantillano, 2001).

Cantillano cita a Thompson debido a que muchos de los cuentos que trata en su estudio no poseen dentro de sus personajes a una figura sobrenatural que les preste ayuda al protagonista, y mucho menos un hada, literalmente; pero sí se apegan a la definición que provee este autor, ya que, efectivamente, se encuentran poblados de lo maravilloso, e incluso en cinco de ellos nos encontramos con héroes y heroínas que se casan con princesas y príncipes; siendo la única excepción el cuento El tonto de las adivinanzas.

Seguidamente la autora procede a realizar un análisis, cuento por cuento, de cómo los relatos recopilados por Carmen Lyra se acoplan a los tipos propuestos por Aärne y Thompson, y continúa determinando en qué difiere la versión que provee Lyra de estos, realizando un estudio de cada unos de los puntos principales de la trama.

Otro trabajo que utiliza el índice de Aärne y Thompson para estudiar a esta obra de Carmen Lyra es el realizado por Marta Madrigal Abarca en su tesis de licenciatura titulada El folclor y la tradición oral en los Cuentos de mi tía Panchita de Carmen Lyra, publicada en 1995.

tia PanchitaEn esta obra, Madrigal dice que se define como cuento-tipo a aquel cuento que no necesita de otros textos o antecedentes para su significación. Y que, por otra parte, el motivo es la causa o razón de la creación del cuento. El motivo, o motivema, es considerado la unidad independiente más pequeña con sentido propio, cuentísticamente hablando. (Madrigal, 1995)

Después de esto la autora habla de como el formato de clasificación de motivos en el catálogo de Aärne y Thompson consiste de un número matriz que demarca al “tipo”, y que, para indicar las variantes y sus subvariantes, se usan números romanos o letras del abecedario en mayúsculas, hasta que se llega a especificar el número del motivo. (Madrigal, 1995)

La autora agrupa los motivos en los Cuentos de mi Tía Panchita en ejes temáticos, siendo estos los personajes, la ayuda mágica, las transformaciones y los objetos mágicos, las mentiras y los engaños, y finalmente las peticiones y los espacios. No los agrupa por tipos, ya que según la categorización dada por el Index, habrían dos o más mezclados dentro de un mismo texto. (Madrigal, 1995)

A cada uno de los motivos que detecta le agrega un número matriz y sus variantes, acompañado por la cita textual del texto que se estudia, y en caso de que no se detecte el motivo, aparece solo la cita. (Madrigal, 1995)

Debido a que el Index está escrito en inglés, la autora procura detectar la variante más acertada de acuerdo con la traducción al español.

También Santiago Quirós utiliza el método histórico geográfico finés para clasificar distintos relatos, dos de sus artículos se centran en la clasificación por motivemas que hacen Aarne y Thompson. En el primero, titulado Cinco variantes guanacastecas del tipo 510 de Aarne y Thompson (“La cenicienta” y “Piel de asno”) (Quirós, 1986), se estudian distintos cuentos rescatados de informantes guanacastecos, dichos cuentos son versiones de los relatos mencionados en el título del artículo.

Entre los nombres que se dan a los cuentos están “La María Cenicienta”, “María Cenicienta”, “María cara’ e yegua” y “Primero a Dios; después a la sal y después a usted”. Los relatos mencionados presentan los motivemas del Tipo 510 de Thompson, algunos de ellos son los siguientes: La heroína perseguida, la ayuda mágica, el encuentro con el príncipe, prueba de identidad y matrimonio con el príncipe.

El segundo artículo se titula Doña Fortuna y don dinero. Un cuento popular, tradicional N° 945 A según la clasificación Aarne – Thompson (Quirós, 1999). En al artículo, Santiago Quirós establece los motivemas presentes en el cuento Doña Fortuna y don Dinero: Recuperación de objetos perdidos, la apuesta, el dinero dado a una persona es perdido o robado, personificación de la Fortuna, disputa sobre quién es más poderoso y un objeto perdido retorna a su poseedor. Estos motivemas permiten al autor clasificar el cuento con el número 945 A y ubicarlo dentro de la lista de “Cuentos del destino”.

Tomando todo esto en consideración, si partimos de la premisa de que existen los cuentos-tipo internacionales, la propuesta de Aärne y Thompson debería de proporcionarnos las herramientas para detectarlos, y posteriormente, realizar una comparación de como se presentan estos cuentos-tipo en tres culturas diferentes.

Falta el por tanto

Utilizando estas premisas como base, se plantea la siguiente hipótesis: La propuesta de Aärne y Thompson sobre los tipos y motivos de cuentos universales permite establecer paralelismos entre los cuentos que se encuentran dentro de la tradición oral de diferentes culturas.

Por lo tanto el objetivo general del trabajo es contrastar los tipos encontrados en los textos La casita de las torrejas, El duende de la laguna y Los dos huerfanitos, para encontrar los paralelismos entre estos tres textos. De igual modo se plantean, como objetivos específicos, sintetizar los puntos clave de la trama de los relatos, determinar los tipos encontrados en estos textos, y encontrar las semejanzas y diferencias que se encuentran entre estos.

El enfoque metodológico se fundamenta en la propuesta de Aärne, y ampliada y comentada por Thompson, se encuentra contenida en el libro Types of the Folktale. A Classification and Bibliography.

En este Index, los tipos son agrupados en categorías macro, las cuales son: Cuentos de animales, cuentos ordinarios, chistes y anécdotas, cuentos formulares y cuentos sin clasificar; y los motivos son agrupados en: mitológicos, de animales, tabú, magia, muertos, maravillas, ogros, pruebas, el sabio y el tonto, engaños, giro de la suerte, ordenando el futuro, suerte y futuro, recompensas y castigos, crueldad antinatural y rasgos del carácter.

La clasificación consiste en un número matriz que demarca al “tipo”, precedido por las siglas AaTh (por Aärne y Thompson), y seguido por las variantes y sus subvariantes, demarcadas letras del abecedario en mayúsculas seguidas por por números romanos, para especificar el número del motivo presente en el texto.

1.1 Hansel y Grettel

Cantillano habla en su artículo de los elementos presentes en el cuento-tipo con el que se compara el relato recopilado por Lyra, La casita de las torrejas. Dice allí que estos son:

En la primera parte los niños son abandonados por padres pobres en el bosque; pero los niños encuentran el camino de vuelta a su casa mediante pedazos de tela o piedrecillas que dejaron caer por el camino. La tercera vez que los van a dejar perdidos dejan un camino de migajas de pan o de granos, que son comidos por las aves; por lo que los niños caminan perdidos hasta que encuentran una casa de jengibre que pertenece a una bruja. (Cantillano, 2001) es cita textual ?

En la segunda parte del relato los niños son aprisionados por la bruja y engordados; pero cuando la bruja pretende probar que tan gordos están, el niño saca un pedazo de hueso o de madera; el tercer punto la autora afirma que no rige para la comparación entre los dos textos (es decir, La casita de las torrejas y Hansel y Grettel), este tercer punto trata sobre el escape de los niños de la casa del ogro, según el Indez; para que finalmente la bruja sea lanzada dentro de su propio horno. (Cantillano, 2001)

Los motivos presentes en este cuento, según el catálogo de Aärne y Thompson (1964) son muchos, y a continuación se hace una selección de ellos:

a) AaTh: 327 S321 “Los padres pobres abandonan a sus hijos”.
b) AaTh: 327 S301 “Niños abandonados”.
c) AaTh: 327 S143 “Abandonados en el bosque”.
d) AaTh: 327 R135“Los niños abandonados logran volver gracias a pistas”.
e) AaTh: 327 R135.1 “Las pistas son comidas por las aves”.
f) AaTh: 327 R1045 “Pasan la noche en el árbol”.
g) AaTh: 327 N776 “La luz de la casa vista desde el árbol en la noche, guía a la aventura”.
h) AaTh: 327 F771.1.10 “La casa de pan de jengibre”.
i) AaTh: 327 G412.1 “La casa de pan de jengibre del ogro tienta a los niños”.
j) AaTh: 327 G10 “Canibalismo”.
k) AaTh: 327 G22 “El caníbal engorda a la víctima” y el G22.1 “El caníbal corta el dedo del cautivo para comprobar la gordura”
l) AaTh: 327 G526 “El ogro es engañado cuando el héroe finge ignorancia. El héroe pide que le muestre como entrar al horno. El ogro se lo muestra y el mismo permite ser quemado”.
m) AaTh: 327 G512.3.2 “El ogro es quemado en su propio horno”

hansel y gretel

2. Los cuentos

2.1 La casita de las torrejas

Este cuento ya ha sido trabajado con anterioridad tanto por Cantillano y Madrigal, por lo que se realizará solamente un resumen de sus respectivos análisis.

Seguidamente la autora hace un resumen de los elementos que se encuentran en La casita de las torrejas (Cantillano, 2001: 57-58):

a) Un niño y una niña, que han quedado huérfanos, deciden irse a “rodar tierras” cuando no les queda en casa “ni para encender el fuego”.
b) Cansados y atemorizados, se suben a un árbol para pasar la noche y desde su atalaya perciben a lo lejos una lucecita.
c) En la mañana se dirigen hacia esa dirección y encuentran una casa de donde sale un apetitoso olor a miel.
d) El olor proviene de una cazuela con torrejas puesta en una ventana.
e) Los niños hambrientos no pueden evitar la tentación; cogen una, luego otra hasta que se vuelca la cazuela.
f) Cada vez que los niños se acercaban a los dulces, una voz gritaba: “¡Piscurum, gato, no me robés mis torrejas!”.
g) La voz pertenecía a una vieja bruja que los atrapa y encierra en una “jaba” para engordarlos y comérselos.
h) Cada vez que la vieja, medio ciega, les pide que muestren el dedo, sacan un rabito de ratón.
i) Cuando por fin descubre el engaño, los manda a traer agua para “ponerlos a sancochar”.
j) Un viejito (Dios) escondido detrás de un árbol (la bruja los vigila desde la puerta) los consuela y les aconseja lo que deben hacer.
k) La vieja pone una gran olla a hervir y una tabla enjabonada que llega a su borde. Les pide que “echen en ella una bailadita”. Siguiendo el consejo del viejito, le piden que les muestre ella cómo hacerlo.
l) Al hacerlo, los niños inclinan la tabla y la bruja cae en la olla y muere.
m) La entierran y luego registran la casa encontrando “barriles hasta el copete de monedas de oro”. Y como dice la narradora, “Por supuesto que todo les tocó a ellos”

Madrigal la casita de las torrejaspor su parte realiza la clasificación y determina que el tipo principal del cuento es el AaTh: 327 “Los niños con el ogro”, o en este caso, la bruja, y más específicamente el AaTh: 327A “Hansel y Grettel”; y además también se encuentra presente el AaTh: 450 “pequeño hermano, pequeña hermana”. (Madrigal, 1995)

En cuanto a los motivos, encuentra (Madrigal, 1995: 113-117):

a) El AaTh: 450 S301 “Niños abandonados”;
b) El AaTh: 450 S143 “Abandonados en el bosque”;
c) El AaTh: 450 P253 “Hermano y hermana”;
d) AaTh: 327 F1045 “Pasan la noche en el árbol”;
e) AaTh: 327 N776 “La luz de la casa vista desde el árbol en la noche, guía a la aventura”;
f) AaTh: 327 F771.1.10 “casa hecha de pan de jengibre”;
g) AaTh: 327 G412.1 “La casa de pan de jengibre del ogro tienta a los niños”;
h) AaTh: 503 332 “La visita a la casa de la bruja”
i) AaTh: 327 G422 “El ogro toma prisionera a la víctima”;
j) El AaTh: 480 H935 “La bruja asigna tareas”;
k) El AaTh: 327 G10 “Canibalismo”;
l) AaTh: 327 G22 “El caníbal engorda a la víctima” y el G22.1 “El caníbal corta el dedo del cautivo para comprobar la gordura”;
m) AaTh: 327 G526 “El ogro es engañado cuando el héroe finge ignorancia. El héroe pide que le muestre como entrar al horno. El ogro se lo muestra y el mismo permite ser quemado”.
n) El AaTh: 327 G512.3.2 “El ogro es quemado en su propio horno” (Madrigal, 1995: 113-117).

Esta versión del AaTh: 327A difiere del original en que el abandono por parte de los padres de los niños no se da, o al menos no intencionalmente, ya que los niños quedan huérfanos. Menos aún hay un ogro como tal, sino que este es sustituido por la figura de una bruja. Tampoco hay mención de que los niños vuelvan a su hogar luego de que hayan matado a la bruja. También la figura del viejito, quien en realidad es Dios, está ausente de la versión original, en la que los niños matan al ogro gracias a su propia astucia.

2.2 El duende de la laguna

El duende de la laguna

Esta leyenda forma parte de la tradición oral de los indígenas lencas, en Honduras. Los puntos fundamentales de la trama, que se puede dividir en dos partes, de este relato son los siguientes:

Primera parte:

a) Un niño y una niña se bañaban en una laguna.

b) El padre empieza a azotar al niño porque este afirma que puede observar un duende; sin embargo el padre no puede verlo y por eso se enfurece.

c) El duende le dice al padre que, si la razón por la que le está pegando al niño es por culpa suya, que mejor lo azote a él. El duende recibe los azotes por el niño, quien no siente nada.

d) El duende se convierte en humano y le muestra al padre las marcas de los latigazos, que el le había dado a su hijo, en su espalda.

Segunda parte:

a) La madre de los niños muere y el padre se casa de nuevo. Su madrastra quiere deshacerse de los niños (en el relato llamados cipotes).

b) El padre trata de perder a sus hijos llevándolos al monte.

c) En el primer intento de perderlos, el niño marcó el camino rompiendo ramitas por donde pasaba. La segunda vez la niña lleva ceniza en su vestido, marcando de esta forma el camino. La tercera vez el padre vigiló bien a sus niños, y estos no tuvieron la oportunidad de marcar el camino que los llevaría de vuelta a su casa.

d) Al poco tiempo de estar perdidos los niños oyen el canto de un gallo y un jolote (chompipe), que los lleva a la laguna.

e) En la laguna observan una casa, de la que sale el duende, quien los recoge. Los niños se quedan a vivir con el duende en la laguna.

Esta leyenda posee elementos del tipo AaTh: 327A “Hansel y Grettel”; y además también se encuentran presentes el AaTh: 450 “pequeño hermano, pequeña hermana”, aunque no se tiene claro cuál es cual en este relato; y AaTh: 330 que trata sobre la ayuda mágica

Los motivos que se pueden encontrar en el relato son, según el catálogo de Aärne & Thompson (1964):

a) El AaTh: 450 S301 “Niños abandonados”
“El padre entonces trató de perderlos” (Los niñas y niños del maíz, 1995: 75)
b) El AaTh: 450 S143 “Abandonados en el bosque”
“La primera vez los llevó al monte” (Los niñas y niños del maíz, 1995: 75)
c) El AaTh: 450 P253 “Hermano y hermana”
“Dos cipotes -un niño y una niña- se bañaban y jugaban en una laguna que se llama Naranjo…” (Los niñas y niños del maíz, 1995: 75)
d) El AaTh: 327 R135“Los niños abandonados logran volver gracias a pistas”.
“… el niño dejó señas cortando ramitas por donde iban pasando. Así encontraron los dos el camino de regreso a la casa […] La segunda vez, la niña llevó ceniza en su vestido y fue dejando señales por donde pasaban.” (Los niñas y niños del maíz, 1995: 75)
e) AaTh: 510 S31 “La madrastra cruel”.
f) “Después la madre de los niños murió y el padre se volvió a casar. Pero la mujer con quien se casó deseaba deshacerse de los cipotes”. (Los niñas y niños del maíz, 1995: 75)
g) Una versión del AaTh: 327 N776 “La luz de la casa vista desde el árbol en la noche, guía a la aventura” en dónde la luz es sustituida por el canto de unos pájaros.
h) “Al poco tiempo de quedarse solos en el monte, los niños oyeron cantar un gallo y un jolote”. (Los niñas y niños del maíz, 1995: 75)
i) AaTh: 330 K 1811 “Los dioses (duende) disfrazados visitan a los mortales”
j) “Luego el duende se transformó en un hombre, se le apareció al padre y le mostró la espalda…” (Los niñas y niños del maíz, 1995: 75)
k) AaTh: 510 N810 “Ayudantes sobrenaturales” y N815 “Hada como ayudante”.
l) “El duende recibía los azotes del padre, y el niño no sentía nada”. (Los niñas y niños del maíz, 1995: 75)

En esta leyenda no aparece un personaje que resulta fundamental para el cuento-tipo Hansel y Grettel, y esta figura faltante es la bruja. Esta es sustituida por el duende, que a pesar de que es común que este tipo de personajes tengan connotaciones malignas, realiza la función del “hada” o “dios” que les presta ayuda y favorece a los niños. Además de esto se sabe, categóricamente, que los niños no regresan a casa de su padre, sino que se quedan viviendo con el duende.

Toda la primera parte del relato difiere del cuento-tipo original, al igual que su final; en realidad, solamente la parte que contiene a la madrastra cruel, y los intentos de perder a los niños en el libro, se apega a los motivos y elementos que son característicos de este cuento.

2.3 Los dos huerfanitos

Los dos huerfanitos

Esta leyenda forma parte de la tradición oral de los indígenas sumu-tawahkas, en Honduras. Los puntos fundamentales de la trama, que al igual que la leyenda anterior se puede dividir en dos partes, de este relato son los siguientes:

Primera parte:

a) Un niño y una niña, que han quedado huérfanos, se encuentran desamparados y no tienen qué comer.
b) El niño iba a buscar siempre comida en el bosque. Allí se encuentra un campo donde siempre hay frutas.
c) El niño roba las frutas, pero el dueño del campo se percata de que estas están siendo hurtadas y monta guardia durante el día. El niño empieza a ir al campo en la noche, lo que hace que el dueño monte guardia todo el día y la noche.
d) El niño es atrapado por el dueño del campo, quien resulta ser el diablo.
e) El niño va a ser comido por el diablo, pero este le cuenta que tiene una hermanita. El diablo le pide que vaya por ella, y ambos quedan como esclavos del diablo.
f) Un pájaro carpintero le dice a los niños que el diablo planea matarlos y les aconseja sobre lo que deben hacer.
g) El niño regresa a la casa del diablo y se pone de acuerdo con ella de cómo actuarían frente al diablo
h) El diablo le dice a los niños que bailen encima da la madera que tapa la poza. Siguiendo el consejo del pájaro carpintero, le piden que les muestre ella cómo hacerlo.
i) Cuando el diablo accede a hacerlo, los niños inclinan la tabla y la bruja cae en la olla y muere.
Segunda parte:
a) Los niños queman el cuerpo del diablo y ponen las cenizas en un jícaro.
b) El venado y el sapo tienen una competencia para determinar quién llevaría el jícaro al otro lado del mar, como lo había indicado el pájaro carpintero.
c) El sapo gana, y el niño le entrega el jícaro, advirtiéndole que no debe abrirlo por nada del mundo.
d) Después de nadar mucho tiempo el sapo llegó a una isla, en dónde siente gran curiosidad por lo que había dentro del jícaro, ya que este hacia mucho ruido.
e) El sapo abre el jícaro, liberando una especie de avispas, mosquitos, zancudos y “miles de insectos” que picaron al sapo hasta dejarlo hinchado.
f) El relato finaliza explicando que uno aún puede ver los “piquetazos” en el cuerpo del sapo, y que, de haber ganado el venado, no habrían tantos insectos en las montañas.
Esta leyenda posee elementos del tipo AaTh: 327A “Hansel y Grettel”; y además también se puede encontrar la presencia de AaTh: 450 “Pequeño hermano, pequeña hermana”. En cuanto a los motivos, se pueden apreciar los siguientes, según el catálogo de Aärne & Thompson (1964):
a) El AaTh: 450 S301 “Niños abandonados”; aunque no intencionalmente.
“Vivían muy lejos del pueblo. Cuando murieron sus padres quedaron desamparados y solos”. (Los niñas y niños del maíz, 1995: 76)
b) El AaTh: 450 P253 “Hermano y hermana”
“El niño dijo que tenía una hermanita y el diablo le pidió que fuera a traerla”. (Los niñas y niños del maíz, 1995: 76)
c) AaTh: 327 G422 “El ogro (diablo en este caso) toma prisionera a la víctima”
“Desde ese día, los dos quedaron esclavos del diablo…” (Los niñas y niños del maíz, 1995: 76)
d) AaTh: 503 332 “La visita a la casa del diablo”
“El niño regresó a la casa [del diablo] con su carga de leña” (Los niñas y niños del maíz, 1995: 77)
e) El AaTh: 480 H935 “La bruja asigna tareas”
“… el niño rajaba leña y la niña echaba tortillas.” (Los niñas y niños del maíz, 1995: 76)
f) El AaTh: 327 G10 “Canibalismo”
“Cuando ya iba a ser comido, el niño le contó su historia” (Los niñas y niños del maíz, 1995: 76)
g) AaTh: 510 N810 “Ayudantes sobrenaturales” en la forma de animales con entendimiento y capacidad del habla.
“Un día llegó un pájaro carpintero y le dijo al niño que el diablo planeaba matarlos, y les dio el siguiente consejo…” (Los niñas y niños del maíz, 1995: 76) “Como había que llevarlo al otro lado del mar, encontraron dos voluntarios que se ofrecieron a hacerlo: el venado y el sapo.” (Los niñas y niños del maíz, 1995: 77)
h) AaTh: 327 G526 “El ogro (diablo) es engañado cuando el héroe finge ignorancia. El héroe pide que le muestre como entrar al horno. El ogro se lo muestra y el mismo permite ser quemado”.
“Esa misma tarde, el diablo les dijo que bailaran. Los niños contestaron que no sabían y que era necesario que él les enseñara. Cuando comenzó a bailar sobre la madera que tapaba la poza, los niños corrieron, la levantaron y lo dejaron ir al agua caliente.” (Los niñas y niños del maíz, 1995: 77)
i) El AaTh: 327 G512.3.2 “El ogro es quemado en su propio horno” (Madrigal, 1995: 113-117)
“Cuando comenzó a bailar sobre la madera que tapaba la poza, los niños corrieron, la levantaron y lo dejaron ir al agua caliente. Así murió el diablo.” (Los niñas y niños del maíz, 1995: 77)
j) AaTh: 331 D2177.1 “El demonio (diablo) encerrado en la botella (jícaro)”.
“Luego quemaron el cuerpo, recogieron las cenizas y la pusieron en un jícaro, bien tapado.” (Los niñas y niños del maíz, 1995: 77)
k) AaTh: 402 B493.2 “Sapo servicial”.
“Después de una dura competencia entre los dos, el sapo resultó vencedor.” (Los niñas y niños del maíz, 1995: 77)
l) AaTh: 331 R181 “El demonio (diablo) encerrado en la botella es puesto en libertad”.
“El jícaro hacía mucho ruido y esto despertó su curiosidad. Olvidándose del consejo del niño, abrió la tapa.” (Los niñas y niños del maíz, 1995: 77)

En esta leyenda no se encuentran las figuras de los padres que abandonan a sus hijos en el bosque; es más, los niños no llegan a perderse del todo. El niño sabe exactamente en donde se encuentra el campo y la casa del diablo, lo cual queda demostrado cuando puede ir y volver varias veces a este, e incluso llega a conducir a su hermana hasta el lugar. Además de esto reciben ayuda para tramar la muerte del diablo; no llegan al método por cuenta propia. Tampoco se menciona si los niños volvieron a su casa o no.

Adicionalmente, toda la segunda parte de la leyenda puede considerarse un mito etiológico que explica por qué los sapos tienen verrugas y por qué el monte está lleno de insectos.

3. La comparación

Los tres textos, tanto La casita de las torrejas, El duende de la laguna, y Los dos huerfanitos, tienen en común el elemento AaTh: 450 “Pequeño hermano, pequeña hermana”. Invariablemente nos encontramos con dos protagonistas, un niño y una niña, aunque en ocasiones no es evidente cual es el hermano mayor entre ambos, como en el caso de El duende de la laguna. El otro tipo en común que poseen es el AaTh: 330 que trata sobre la ayuda mágica.

En los tres relatos, en ninguno de los casos queda claro si los niños regresan a su casas, aunque sí se nos dice que los niños en El duende de la laguna nunca regresan a su hogar, ya que se quedan viviendo con el duende en la laguna.

La casita de las torrejas y Los dos huerfanitos tienen en común los motivos AaTh: 450 S301 “Niños abandonados” aunque no intencionalmente, ya que quedan huérfanos; el tipo AaTh: 450 P253 “Hermano y hermana”; AaTh: 327 G422 “El ogro toma prisionera a la víctima” el ogro es representado en el cuento de Lyra por la bruja, y en la leyenda sumu-tawahka por el diablo; AaTh: 503 332 “La visita a la casa del diablo” que es literal en el relato sumu-tawahka y representado por una bruja en el de Lyra; El AaTh: 480 H935 “La bruja asigna tareas”; AaTh: 327 G10 “Canibalismo”; AaTh: 510 N810 “Ayudantes sobrenaturales” aunque en el cuento de Lyra el ayudante es Dios, y en la leyenda sumu-tawahka un pájaro carpintero y un sapo; AaTh: 327 G526 “El ogro es engañado cuando el héroe finge ignorancia. El héroe pide que le muestre como entrar al horno. El ogro se lo muestra y el mismo permite ser quemado”; y finalmente el AaTh: 327 G512.3.2 “El ogro es quemado en su propio horno” (Madrigal, 1995: 113-117).

Estos dos relatos difieren entre sí en el motivo AaTh: 450 S143 “Abandonados en el bosque”, ya que los niños en Los dos huerfanitos nunca se pierden, a diferencia de los hermanos en La casita de las torrejas, sin embargo este cuento de Lyra si comparte este elemento con la leyenda de El duende de la laguna.

Los dos huerfanitos poseen unos motivos que no se encuentran en ninguno de los otros dos textos, estos son AaTh: 331 D2177.1 “El demonio (diablo) encerrado en la botella (jícaro)”; AaTh: 402 B493.2 “Sapo servicial”; y AaTh: 331 R181 “El demonio (diablo) encerrado en la botella es puesto en libertad”.

La leyenda El duende de la laguna no comparte con ninguno de los otros dos relatos el motivo AaTh: 330 K 1811 “Los dioses (duende) disfrazados visitan a los mortales”, representado por la figura del duende, o AaTh: 510 S31 “La madrastra cruel” y el motivo de la demarcación del camino para regresar a casa, es decir el El AaTh: 327 R135“Los niños abandonados logran volver gracias a pistas”, que sí forman parte del cuento-tipo original AaTh: 327A “Hansel y Grettel”. Tampoco comparte con los otros dos el final feliz en el que los niños se quedan a vivir con el duende.

4. Conclusiones

Después de realizar el análisis de los elementos, motivos y tipos presenten en los tres textos, se ha podido determinar que La casita de las torrejas y Los dos huerfanitos tienen más elementos en común entre sí que los que posee El duende de la laguna con cualquiera de los dos.

Esta última leyenda tiene más elementos en común con el cuento-tipo original AaTh: 327A “Hansel y Grettel” que con cualquiera de los otros dos relatos, ya que tiene solamente dos elementos en común con estos, el AaTh: 450 “Pequeño hermano, pequeña hermana”, y el AaTh: 330 que trata sobre la ayuda mágica.

Sin embargo hay elementos que comparten únicamente en una relación uno a uno. La casa de las torrejas y El duende de la laguna comparten entre sí el elemento de los niños perdidos en el bosque; y el primero comparte con Los dos huerfanitos todos los elementos relacionados con el aprisionamiento por un ser maligno.

Los tres relatos también poseen elementos de la trama que son únicos a ellos: La casa de las torrejas con las riquezas encontradas por los niños; El duende de la laguna con el personaje del duende que ayuda y recoge en su hogar a los niños; y finalmente Los dos huerfanitos con el mito etiológico que se encuentra en la segunda parte del texto.

5. Bibliografía

Aärne, Anti & Thompson, Stith (1964). The types of the folktale: a classification and bibliography. Academia Scientiarum Fennica.

Cantillano, Odilie (2001). Aspectos Folklóricos en Cuentos de mi Tía Panchita. Letras (33), 33-97. Recuperado de:

www.revistas.una.ac.cr/index.php/letras/article/download/3656/3513

Cantillano, Odilie (1972). Carmen Lira y ‘Los Cuentos De Mi Tía Panchita’: Aspectos Folklóricos, Literarios y Lingüísticos (Tesis de Doctorado). Universidad de Arizona. Recuperado de: http://arizona.openrepository.com/arizona/handle/10150/290304

Cantillano, Odilie (2006). El pozo encantado: Los Cuentos de mi Tía Panchita de Carmen Lyra. San José: EUNED.

Lyra, Carmen (pseud.) (2012). Los cuentos de mi Tía Panchita. Disponible en: http://issuu.com/imprentanacional/docs/cuentos_de_mi_tia_panchita

Madrigal Abarca, Marta. El folclor y la tradición oral en los Cuentos de mi tía Panchita de Carmen Lyra (Tesis de licenciatura). Universidad de Costa Rica.

Quirós, Santiago (1986) Cinco variantes guanacastecas del tipo 510 de Aarne y Thompson (“La cenicienta” y “Piel de asno”). Revista de Filología y Lingüística de la Universidad de Costa Rica (Vol 12, N°2), 155-171. Universidad de Costa Rica.

Quirós, Santiago (1999) Doña Fortuna y don Dinero. Un cuento popular, tradicional N°945 según la clasificación de Aarne y Thompson. Káñina, Revista de Artes y Letras de la Universidad de Costa Rica (Vol 23, N°2), 47-51. Universidad de Costa Rica.

UNESCO (1995). Niñas y niños del maíz. San José: UNESCO

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s