LEYENDAS DE SUSTOS Y APARECIDOS

Leyenda: La enfermera de San Miguel

Informante: Eliécer Vega Camacho

Edad: 48 años

Procedencia: Cartago, Costa Rica.

Ubicación: San Antonio, Desamparados, San José, Costa Rica.

Fecha de Recolección: 13/06/2013

Recolectora: Azaria Vega González

Texto: Esta es una leyenda que me sucedía cuando yo venía de marcar. Resulta que decían que en San Miguel de Desamparados, del cruce para arriba, salía una enfermera, una muchacha de blanco que a los hombres que  venían caminando de noche les salía. Y entonces lo que decían es que cuando salía, lo que hacía es que violaba a los hombres; y todos mis amigos me decían: “mae, ¿a usted nunca le ha salido?, ¿por qué no aprovecha para que le salga?

Leyenda: El hombre que ayudó

Informante: Eliécer Vega Camacho

Edad: 48 años

Procedencia: Cartago, Costa Rica.

Ubicación: San Antonio, Desamparados, San José, Costa Rica.

Fecha de recolección: 13/06/2013

Recolectora: Azaria Vega González

Texto: Me contaba mi abuelo, Víctor, que una vez que él venía de Cervantes de Cartago hacia Capellades, era una calle empedrada y una cuesta muy pronunciada; y traía la yunta de bueyes con la carreta, y era tan pesada la carga que traía que los bueyes no podían subir y no podían subir. Cuando, de repente, apareció un hombre alto, fuerte, negro y le dijo: “Don Víctor, ¿le ayudo?”, y él le dice: “Sí, muchacho, está bien”. Y, de repente, cogió la carreta, la alzó casi y empezó a empujar los bueyes con todo y carreta. Cuando llegaron arriba, él se volvió para decirle que muchas gracias y ya no estaba la persona ahí.

Leyenda: La Luz de Muerto.

Informante: Dyhalá González Agüero

Edad: 51 años

Procedencia: Desamparados, San José, Costa Rica.

Ubicación: San Antonio, Desamparados, San José, Costa Rica.

Fecha de recolección: 10/0672013

Recolectora: Azaria Vega González

Texto: Bueno, le voy a contar la historia de La Luz de Muerto. Mi cuñado vivía en Acosta, allá en Tarbaca; más o menos de la carretera vivía como a 5 kilómetros adentro, en una calle donde no había electricidad y había muy pocas casas; y él vivía ahí con mi hermana y los hijos.

Cuando él llegaba del trabajo eran más o menos como a las seis de la tarde; siempre tenía que meterse por esa calle y era muy oscuro, demasiado, no se veía nada. Una vez venía él caminando y dice que él vio una luz que se le acercaba, que venía como a 600 metros; y él pensaba que era una persona que venía alumbrando con un bombillo o con un foco, pero lo extraño es que dice él que conforme iba caminando la luz se movía en diferentes direcciones. Entonces decía “que extraño porque ahí hay árboles, hay zacate, que raro que esa luz se mueva para un lado y se mueva para el otro.”; y también le extrañaba que la luz tenía como un color verde-amarillo. Él siguió caminando y caminando; y la luz se venía acercando cada vez más; lo extraño es que, de un momento a otro, él dejó de ver la luz. Él pensó que la persona ya había llegado al lugar para donde iba, pero por ese lado no había casas. Cuando él venía cerca del lugar por donde la luz se había escondido, la luz le volvió a salir y le bailaba alrededor de él. Él siempre había escuchado que decían que salía La Luz de Muerto; era una luz que eran almas en pena que andaban vagando, pero nunca la había visto, hasta esa vez que se la encontró. Entonces él lo que hizo fue salir corriendo para la casa, le faltaba poco para llegar a su casa. Él cuenta que vio varias veces esa luz, en ese lugar; cuando llegó ya la electricidad ahí, que fue varios años después, la luz dejó de salir.

Leyenda: La monja del Colegio Nuestra Señora

Informante: Ariana Vega González

Edad: 13 años

Procedencia: San Rafael, Desamparados, San José, Costa Rica.

Ubicación: San Antonio, Desamparados, San José, Costa Rica.

Fecha de recolección: 10/06/2013

Recolectora: Azaria Vega González

Leyenda: La monja del Colegio Nuestra Señora

Texto: Bueno, yo soy del Colegio Nuestra Señora, ahí han contado varias historias como de terror. De que, bueno hay dos baños; en el baño de abajo, donde están las muchachas, ha aparecido como el fantasa de una supuesta monja que, bueno en el Colegio viven hermanas, entonces la hermana –no recuerdo bien el nombre- se había muerto ahí, entonces como que el espíritu de la hermana anda rondando por el Colegio, en el baño de abajo. Y, cuando no hay nadie en el colegio de noche, en el gimnasio, anda caminando en las escaleras, en las gradas, de la sección donde van los quintos, ubicadas; que ahí normalmente camina.

A una profesora le apareció en el auditorio; y a un exprofesor de percusión de la banda lo asustaron, igual, la supuesta monja, en la sala de profesores. También han contado una historia de una muchacha embarazada, en el último servicio del baño de abajo, abortó un bebé y ahí asustan, en el último baño, porque la luz no llega a ese baño, entonces por eso las personas no se meten; porque dicen que como el espíritu del bebé de la muchacha sigue ahí, entonces las personas no acostumbran a meterse a ese baño.

AUDIOS LEYENDAS

https://dl-web.dropbox.com/get/Compilación%20Folclore%20Costarricense/Leyenda2.%20Ariana%20Vega.m4a?w=AABW7iNiAWX1Y8KLwSDgGh0zDbNICClBBMUSQ-02rMJnOQ

https://dl-web.dropbox.com/get/Compilación%20Folclore%20Costarricense/Leyenda3.%20Dyhalá%20González.m4a?w=AADHm3mp2SSnSr1CpLdKcVi4JgNGdmSsaSTDrL0JT2L4Kg

https://dl-web.dropbox.com/get/Compilación%20Folclore%20Costarricense/Leyenda5.%20Eliécer.m4a?w=AACUqxlZw0etp1E1SlxTxva54–cn5TCch4DumwAjSvbww

https://dl-web.dropbox.com/get/Compilación%20Folclore%20Costarricense/Leyenda6.%20Eliécer.m4a?w=AADQubkk038LVFO7LgNfClFX1SKraw8cvAEb4PZvHSgrBg

https://dl-web.dropbox.com/get/Compilación%20Folclore%20Costarricense/Leyenda7.%20Rosario.m4a?w=AAB-foDa-pfJLHb-GBdD_x5cby68NhhjdGqnTLwm4cn4SQ

La tulivieja

Cerca de mi casa hay un gallinero y un día oigo unos ruidos: “tuli-tuli, tuli-tuli, tuli-tuli…”, entonces salí a ver y me voy encontrando cholita con una viejilla chiquitilla, que tenía los pies redondos y en el aire, tenía en la mano una de mis gallinitas y la muy sinvergüenza se estaba chupando por el culo a mis gallinas, las dejaba vacías, vacías. Entonces, donde yo la vi empecé a reprender al demonio y le dije vete de mi casa demonio, entonces la muy condenada se comió un poco de ceniza y se fue. Pero viera mi chola que mujer más fea y tiene el tamaño de un chiquito de dos años. Y siempre sale en los fogones y se pone a comer cenizas.

Recolector: Verónica Villanueva B.

Informante: María Inés Ulloa Chaves, aproximadamente de 75 años, ama de casa y procedente de la zona sur.

Lugar y fecha: Aserrí, 1 de junio de 2013.

***

Recolector: Maureen Méndez Montero

Informante: Ana Lucrecia Brizuela Agüero (47 años)

El Recreo, Turrialba (domingo 28 de abril de 2013)

Leyendas de sustos y aparecidos:

 Los duendes

Ahhh bueno, es que cuando nosotros estábamos chiquillas nos decían que nos alejáramos de la casa porque habían… este duendes y los duendes se llevaban los chiquitos y los perdían y un día mis hermanos y yo nos fuimos a jugar a un… a un palo de guayabas que ya estaba volcado, entonces nosotros brincábamos en las ramas, y nos mecíamos, y nos reíamos y jugábamos y el palo estaba de… en… como en un llanito, pero luego había como una pendiente y luego de esa pendiente había un llano donde había un cacaotal y nosotros estábamos ahí jugando, cuando escuchamos este risas, allá en el bajo, de chiquitos y nosotros inmediatamente, pensamos que eran los duendes y todos salimos corriendo. No, no los vimos, no los vimos, pero sí los oímos. O sea, sí porque era un lugar que era solo, que no había más chiquitos que nosotros, que éramos los que estábamos ahí, porque eso era una sola finca y mi papá la cuidaba, entonces nosotros sabíamos que estábamos solos ahí.

Un espectro

Ahhh, sí, ese era, ese de cuando aquí en la calle no había mercurios que era muy oscuro y mamá salía a esperar a mi papá que regresaba a las doce de la noche porque… del trabajo de la fábrica… de la fábrica de yuca y esa noche mi mamá llegó a despertarme a mí al cuarto y yo logré sentir ese miedo que mi mamá llevaba y cuando, diay ella me dijo que la acompañara a dormir al cuarto de ella, mientras mi papá llegaba y cuando subimos la grada, yo le dije: ¿Mami, pero qué pasó? Y me dice, diay mijita que me acaban de asustar y dijo que ella vio un hombre largo que venía carretera hacia abajo y donde le… lo vio de arriba a abajo y le llegó a la carretera, no vio… no vio los pies, iba en el aire.

 ……………………………………………………………………………….

La llorona.

Cuenta la leyenda que la llorona se les aparecía en un puente a los muchachos cuando venían de donde la novia. Cuando pasaban por ahí; la podían ver, llore y llore.

Informante: Edad: Aprox. 60. Oficio: Ing. Sistemas. Ubicación: San José, Costa Rica. Procedencia: San José, Costa Rica.

Recolectora: Claudia Peirano Cisterna.

Audio: Llorona.

El Cadejos…

Cuenta la leyenda que era un señor muy borracho, entonces el hijo cansado de que su padre siempre llegara borracho, decidió pegarle un susto. Agarró un cuero negro y unas cadenas y aprovechó una de las tantas noches en las que el padre llegaba borracho, se escondió cerca del donde llegaba y cuando el padre estuvo ahí, le salió con el cuero y las cadenas asustándolo. Entonces el padre le dijo: – “Hijo de Dios, por asustarme y en escarmiento, así te quedaras, Cadejos te quedarás y a todos los borrachos del lugar ayudaras”.

Informante: Edad: Aprox. 35. Oficio: Consultora empresarial. Ubicación: San José, Costa Rica. Procedencia: San José, Costa Rica.

Recolectora: Claudia Peirano Cisterna.

Audio: Cadejos.

Informante: Christian Araya

Edad: 12

Profesión: Estudiante de escuela

Procedencia : Heredia

Ubicación: San Isidro de Heredia

Recolector: Ana Solís Vargas

Fecha de recolección: 19 05 2013.

La Tulevieja

Este… eh… la Tulevieja es una leyenda acerca de una señora que usaba un sombrero que se llamaba Tule, que no se lo quitaba ni para dormir, y un día le voló el sombrero hasta el río, y una cabeza de agua la mató. Y como los niños la molestaban diciéndole la Tulevieja, ahora camina por los mares pegándole a los chiquillos desobedientes.

La Tulevieja

Las almas en pena

Eh… la, la leyenda son las almas en pena, que cuando… este… morían no descansaban en paz. Por esa misma razón… eh… se encontraban en cafetales en forma de llamaradas.

Las almas en pena

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

La tulevieja

“Bueno yo les voy a contar una historia que me contó mi mamá sobre su abuela… ella vivía en el campo en un lugar de Alajuela y dice que una noche ella estaba en la casa y escuchó que las gallinas estaban como alborotadas en el patio… entonces ella se asomó y dice qué raro, porque qué está pasando si no había… ni estaba haciendo viento ni estaba pasando nada… entonces ella abrió la puerta del patio, cuando vio de repente una creatura en frente de ella con una piel de gallina y realmente horrorosa, una criatura pequeña y fue tan impresionante para ella… porque esa creatura tenía como cuita de gallina en su boca… entonces en el momento que ella vio todo eso… se descompuso… al día siguiente que ella despertó, pues le contaron que… que lo que ella había visto era la tulevieja.”

Audio: La tulevieja

Informante:  Sonia Navarro Soto

Edad:  48

Procedencia : San José

Ubicación:San José

Recolectora: Melissa Sandí Navarro

Fecha de recolección 20 06 2013
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

La Llorona

Bueno… la leyenda que sí sé la historia según me han contado, verdad, es la de la Llorona, que era una joven que quedó embarazada y en esa época la gente no… no veía con buenos ojos que una mujer soltera tuviera un hijo… entonces ella llegó y en su desesperación después de tener el bebé, tiró el hijo a un río… y el hijo se ahogó por supuesto verdad… y ella se volvió loca buscando su hijo después llena de remordimiento y… inclusive después de la muerte ella lo sigue llorando y lo sigue buscando, entonces uno pueda verla en las calles oscuras, cerca de ríos llorando y pidiendo por su hijo y… nunca lo va encontrar verdad.

Audio: La Llorona

Informante:  Orlando Hernández Cordero

Edad: 42

Procedencia :  San José

Ubicación: San José

Recolectora: Melissa Sandí Navarro

Fecha de recolección 7 06 2013

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Leyenda Brujas

“okey… en mis tiempos de juventud… tenía tal vez unos 20 años cuando andaba de mal portado en la calle… con una señora casada, vivía en barrio San José de Alajuela… no vale decir quién es el nombre de la señora… y resulta que me dan las 12 de la noche… En esos tiempos en mi pueblo allá en la Guácima se caminaba por lo potreros, uno caminaba por los trillos… a mí me decían si usted pasa por la finca de doña Naceria le salen las brujas… yo le dije no… brujas no existen… resulta que vengo a las doce de la noche de estar con la señora y vengo por ahí caminando porque me dejó el bus… cuando voy llegando había una sanja de riego para donde regaban ahí los cultivos de culantro, de tomate y eso se me convierte en un río, se me convierte en un río y el zacate Jaragua que era pequeñito se me convierte en un zacate gigante… empiezo a darle vuelta a una macolla de zacate y a darle vueltas y a darle vueltas y yo sentía esas risas detrás mío… y esos rasguños en la espalda y eso que me manoteaban en la cabeza… la línea del ferrocarril que va hacia el pacífico está como a 200m… yo busco salir hacia la línea… entonces yo conozco muy bien eso y no la encuentro… no la veo y no la veo… y empiezo a darle vueltas y vueltas… allá como a las 4 de la mañana ya cansado de estar dando vueltas ahí… siento esas risas, siento esos rasguños en la espalda… entonces digo ah no …estás son las benditas brujas… sí existen… mi abuelo decía cuando usted le salgan las brujas o saque una cutacha o póngase la camisa al revés… no traigo cutacha entonces me quito la camisa me la pongo al revés, donde yo me quito la camisa al revés y me la pongo me doy cuenta que estoy en una macoyita de zacate pequeñita y oigo una bruja pero donde sale en carrera muerta de risa donde me ve todo rasguñado estaba el zacate bueno las uñas donde me las pasó por todo lado… el río que yo oía era la quebradita esa que usaban pa regar y era algo turbulento y ya no se veía, entonces sí ese es de la brujas.

Audio: Leyenda Brujas

Informante: Minor Araya Zúñiga

Edad: 44

Procedencia: La Guácima de Alajuela

Ubicación: La Guácima de Alajuela

Recolectora: Melissa Sandí Navarro

Fecha de recolección 7 06 2013

 ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Leyenda Brujas

Yo tengo un amigo Mario que trabaja ahora en … planta ventanas.. éramos dos chiquillos… tenía un perro… se llamaba dólar negro fiel el perro donde yo estaba  estaba él… una vez me dice Mario vamos a montiar con rifle aquí por el potrero donde Joel Cordoba para adentro… pasamos a donde Dimas Salas y ahí nos fuimos pa arriba potrero adentro como a las 7 de la noche… cuando vamos llegando a la propiedad de don Dimas se nos desprende el perro que era tan fiel que siempre estaba a la par mía… sale huyendo… el ganado sale brincando… gritando … maullando de don Dimas y hay un palo de higuerón grandísimo … inmenso… y lo agarra el palo… y lo agarra y como que alguien lo agarra del cohoyo de una rama y lo sacude… en eso se desprende como una luz pequeñita y se va por el medio de la piñuela… y pasa por la cerca del finado Candelario Rojas… en eso Mario diay se me queda viendo y yo me le quedo viendo y le digo vistes eso… y me dice sí .. sí lo vi… y digo no esto son las brujas otra vez… me dice no… me dice Mario me dice, esto debe ser que alguien dejó plata enterrada aquí en este palo de higuerón y nos está diciendo… yo me le vuelvo y le digo … oiga las risas de las brujas… y él me dice no, no, no, no me dice… eso es de la calle… le digo … cuál calle aquí estamos muy largo… seguimos caminando y cuando vamos llegando a la cerca donde el finado Candelario Rojas nos pegan ese alarido y esas risas y se vuelve a desprender la luz y se venía hacia donde nosotros estábamos.. vuelvo y le digo a Mario… Mario quédese con su plata pero aquí yo salgo en carrera los dos llegamos pálidos pálidos quedamos sin aliento de la casa del Finado Candelario Rojas… muchachos qué les pasó… le digo … nos asustaron… nos salió una luz… y una bruja nos sacudió el palo de higuerón grande aquel… mentirosos que son ustedes… sí…vamos pa que vea don Candelario… vamos pa que vea… y se viene don Candelario… don Candelario que se arrima al palo y que se lo sacuden a él también… ese hombre se pegó una carrera que llegó pálido a la casa y dice muchachos nunca volvemos a escuchar de ustedes… qué cierto que era…

Audio: Leyenda Brujas

Informante: Minor Araya Zúñiga

Edad: 44

Procedencia: La Guácima de Alajuela

Ubicación: La Guácima de Alajuela

Recolectora: Melissa Sandí Navarro

Fecha de recolección 7 06 2013

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

____________________________________________________________

Leyendas

1.       La Cegua

Bueno, la Cegua cuenta la historia, en los tiempos de antes, los maridos se iban para las calles a tomar guaro y cuando venían de regreso los esperaba una mujer muy muy muy hermosa en la oscuridad y les pedía “ride” –bueno yo no sé como decían en ese tiempo “ride”- les pedía “ride” y ellos la montaban en caballo y cuando tenían rato de andar ahí se convertía en yegua la mujer y entonces ellos salían huyendo asustados y la dejaban botada y se supooone que ya no volvían a agarrar la calle.

Audio

Informante: Giselle

Edad: 25 años

Lugar de origen: Pérez Zeledón

Ubicación actual: Limón

Ocupación: ama de casa y estudiante

Recolector: Geraldy

Fecha de recolección: 19/ 06/2013

2.       El cadejo

El cadejos es una leyenda que se trata de un perro gigante y como mitológico que se le aparece a la gente cuando se va de parranda y la versión que yo me sé es que el perro se le, digamos, el dueño del perro se  murió porque venía de parranda y lo mataron unos asaltantes, entonces el perro mitológico que tiene como unas cadenas colgando siempre está protegiendo a la gente como no pudo proteger a su amo. Entonces, cada vez que uno va por la calle y se encuentra un perro que de alguna forma lo está alejando de los peligros, se supone que es el cadejos que lo está ayudando a uno.

Audio El Cadejo

3.       La carreta sin bueyes

Bueno la versión que me sé de La carreta sin bueyes es que hace mucho tiempo había un hombre muy fanfarrón que decía que nadie podía ganarle a la carreta que él tenía ni a los bueyes que la jalaban, que simple y sencillamente ninguna carreta podía correr más rápido que esa, este dijo una blasfemia algo así como que  ni el mismo Dios podía ser más rápido que la carreta de él, entonces por eso el hombre llegó y le dijo a la gente que él retaba a cualquiera a que se atreviera a superar la velocidad de su carreta, pero como la gente, digamos había dicho esa blasfemia, tras de eso la gente se inquietó tanto hasta los mismos bueyes se inquietaron tanto con esas cosas que él estaba diciendo que no le quisieron obedecer sin importar que tanto el hombre trató, los bueyes no quisieron moverse, entonces la carreta sin los bueyes se fue disparada y se llevó al tipo hasta que el tipo se murió, entonces la carreta anda recogiendo los condenados al Infierno como el que dijo esa blasfemia, pero los bueyes se salvaron de la condena y por eso es que la carreta va sin bueyes y en la actualidad se supone que en los lugares muy despoblados es posible ver a la carreta que no tiene bueyes y sin embargo se está moviendo.

Audio Carreta sin bueyes

4.       La llorona

La llorona es una leyenda que trata acerca de una mujer que quedó embarazada, pero por presiones sociales ella no podía conservar ese hijo porque sería vista por la sociedad como una, bueno de ese tiempo, como una mujer que no era de la buena vida porque había tenido un hijo sin estar casada, entonces la señora, bueno la muchacha llega y deja el bebé a la orilla del río y lo abandona y se va  y no se sabe qué es lo pasa con ese bebé, pero desde entonces se supone que en los ríos se puede escuchar cuando el río suena a una mujer que está llorando por el hijo que dejó perdido y este existen varias versiones, hay unos que dicen que la llorona, más bien, pierde a los chiquitos, mientras que otros dicen que es un espíritu que  está penando por esa acción que se dijo.

Audio

5.       Leyenda urbana

Ah bueno, hay un video juego que está basado en una leyenda urbana, no sé si es europea o es gringa o de dónde, pero el videojuego se llama “Slender Man” y se trata, bueno en el juego uno está dentro de un bosque donde todo está completamente oscuro y todo está aparentemente solo, pero en el juego a uno siempre le da la sensación de que alguien lo está viendo, eee lo que uno trata de hacer es recolectar unos papeles en medio del juego, en esos papeles se ven como dibujos de chiquitos que están como advirtiendo que hay algo que lo está viendo a uno, entonces el objetivo del juego es agarrar los papeles, eee y siempre hay una advertencia que tiene el juego y es que uno no puede ver para atrás, entonces obviamente como uno es un jugador vuelve a ver para atrás y este al principio no se ve nada, pero conforme va pasando el tiempo va aumentando la tensión, la música la van haciendo como más dramática y llega el momento en el que uno vuelve a ver y detrás de uno hay algo que parece un hombre que es “Slender Man”, pero no es exactamente un hombre porque es un ser de unos tres metros de alto y bastante encorvado y con manos demasiado largas para ser humano y tiene la cabeza así como si fuese una especie de máscara blanca, bueno la cosa es que indiferentemente de lo que uno haga en el juego el “Slender Man” siempre va a terminar atrapándolo a uno, uno lo único que tiene que hacer es tratar de conseguir los papeles, pero sin importar lo que usted haga al final del juego el “Slender Man” siempre lo va a atrapar, lo que se supone de la leyenda es que en los bosques así despoblados, no sé si es de Europa o  de Estados Unidos, se aparece ese ser que simplemente si uno se pierde en el bosque, eee lo hace desaparecer y de eso se trata la leyenda de “Slender Man”, según lo que sé por el video juego.

 Audio

Informante: Paulo

Edad: 27 años

Lugar de origen: Desamparados

Ubicación actual: Tres Ríos

Ocupación: bibliotecario

Recolector: Geraldy

Fecha de recolección: 18/ 06/2013

____________________________________________________________

EL DIABLO

Era una noche como a media, como a las doce de la noche, yo venía con mi esposo, mi ex esposo, veníamos a esa hora ya de de, veníamos de un…tío de él que se había muerto y estaban velándolo, veníamos de la vela verdad, y había que pasar por una calle, la calle era sola y había una piedra grande como una laja, así grandota y veníamos tranquilos los dos, tranquilos y esto es verifico verdad. Veníamos tranquilos y en eso, aaah desde la piedra esa como por donde esta esa laja grande que había, se nos tiró un animal así grandote, grande era, como un perro pero grande negro y no nos dejaba pasar y  se nos hacía así nos atajaba la calle verdad, nosotros nos hacíamos para acá y para allá y también. Entonces mi esposo que andaba con ese entonces que allá en el campo usaba andar con unos machetes así, sacó el machete y sacó el machete y empezó a pegarle y pegarle  y no, no le pegaba y no le pegaba y no hacía caso y no lo tocaba, no lo tocaba y no hacía caso. Entonces yo empecé a llamar al Espíritu Santo, -“Señor Espíritu Santo ayúdanos, apártanos de este animal, que nos deje seguir”- y entonces yo empecé a orar y orar y orar y estando orando ya se quitó, se desapareció, yo no sé si se fue para la piedra o para donde agarró, pero se desapareció y ya, y ya en eso ya seguimos, viera que a mí me dio miedo, pero no fue así tanto  y ya seguimos para la casa tranquilos, ya . Y después él no creía en nadie, y él como creía en brujas porque era muy raro y entonces él dijo disque que era el diablo, que nos había, que había salido de esa piedra y entonces este yo creo que seguro si era el diablo….él si creía….ah no yo no, jamás, jamás. Pues yo sé que existe, yo sí creo, pero que lo ataqué así a uno no, y fue como yo empecé a rezar entonces se fue.

Informante: Marta Quesada. Edad 77 años, procedente de Palmichal de Acosta, vecina de Paso Ancho, maestra pensionada

Fecha de la recolección: 27 de abril, 2013

Recolectora: Eugenia Guzmán B.

LOS DUENDES

Yo también muy pequeña, pero tenía como unos siete u ocho años, muy chiquitilla verdad. Y es que allá era, como era puro campo, que no había cañería, no había luz ni había nada, entonces nosotros íbamos a una quebrada, que llamaban “quebradas” allá al fondo de la propiedad de nosotros había una quebrada, había un naciente y pasaba agua verdad y estaba como esfondado, ahí tenían ellos una poza, mamá ahí lavaba la ropa y toda esa cosa y nos mandaban a nosotros a lavar y nos mandaban a lavar trastos, como no había agua ni nada en la casa, y entonces un día iba yo en el altilillo cuando vi a un montón de chiquillos, así vestidos como rojo, como largo, vestido así de colores y yo volví a ver del altillo a otro altillo, como al frente y el agua quedaba en el fondo,  y entonces  este yo me quede viéndolos ahí  y me quede viéndolos y y y me volvían a ver así y yo solo les veía la carilla por los vestidos largos, entonces me devolví corriendo para donde mamá a la casa y le dije yo: -mamá que ahí estaban unos duendes le decía yo, y que me daban miedo, y que no iba, que no me metía al agua porque me daba miedo.

Y entonces mamá se vino conmigo y ya no estaban, ya no había nada. Pero eso era muy pequeñilla, no sé si era miedo mío o que.

Informante: Marta Quesada. Edad 77 años, procedente de Palmichal de Acosta, vecina de Paso Ancho, maestra pensionada.

Fecha de la recolección: 27 de abril. 2013

Recolectora: Eugenia Guzmán B.

LAS BRUJAS

El que contaba historias también de brujas era mi papá. Esto nos contaba mi papá en el tiempo de él, ya en el tiempo mío solo ese que decían que era el diablo pero brujas a mí nunca me asustaron (habla acerca del perro que se le apareció y el Cadejos):

Que venía de, no sé de donde venía él con los bueyes, porque cuando él estaba soltero, porque donde mi abuelito tenían de todo, tenían bueyes, tenía caballos, tenían de todo, en la casa de los papás de mi papá. Entonces él como trabajaba en la casa trabajaba con los bueyes jalando caña, jalando café, jalando de todo, entonces un día dice que venía también muy tarde en la noche, que venía de…con los bueyes y la carreta y había que entrar por un portón que estaba más afuera, donde está la casa de Zainda ahí vivían mis abuelitos y ahí era donde mi papá tenía que entrar. Entonces dice papá que él abrió el portón, abrió el portón bien, entonces dice que jalo los bueyes y los bueyes se le devolvían al portón y no querían entrar y el jalaba los bueyes y se le devolvían otra vez  y en esas dice que no lo dejaban entrar, tuvo el que ponerse también a rezar para que ya dejaran entrar los bueyes, pero dice que era un ventolero, hacía un ventolero y los bueyes se le paraban y se le echaban para atrás y se le devolvían, otro día que lo (hacía hacer el intento y otra vez se le devolvían) y él decía que eran las brujas…Al otro día los bueyes amanecían con la cola en trenza o con hojas enrrolladas o así, pero mi papá. Mi mamá no, mi mamá nunca contaba nada, nada de brujas contaba mi mamá.

Informante: Marta Quesada. Edad 77 años, procedente de Palmichal de Acosta, vecina de Paso Ancho, maestra pensionada.

Fecha de la recolección: 27 de abril, 2013

Recolectora: Eugenia Guzmán B.

EL CADEJOS

Bueno esto aconteció en 1980 aproximadamente. Sucedió que me habían invitado a un lugar que se llama Pozo de Agua de Nicoya y fui porque me gustaba una muchacha, una nicoyana. En la noche después de una…de un día de vacilón, de cervezas; me invitaron a un baile a un lugar que se llama Caballito de Nicoya, pero para llegar a Caballito de Nicoya, tenía que pasar otro pueblo anterior que se llama Puerto Humo, que es colindante con el río Tempisque de la zona. Para llegar hasta Caballito había que caminar 5km aproximadamente, pero la gente de la zona como es tan, tiene tanta camaradería, entonces a uno lo llevaban a caballo o en un pick up o un chapulín que llevaba una carreta, uno se guindaba y lo llevaban.

Sucedió que me fui con unos amigos, en un pick up y con mi susodicha novia o por lo menos quien pretendia, llegamos a Caballito y el baile estaba en lo más y mejor; las marimbas lloraban de los golpes que le daban los guanacastecos, y yo me dedique a degustar vino coyol y cerveza. Lo cierto del caso para no hacer muy larga la historia…me embriague. El tiempo pasó y cuando me di cuenta eran casi las once y media de la noche y el baile estaba por terminar porque había que devolverse, cuando me di cuenta mí pretendida ya se había ido y mi futuro cuñado estaba ebrio y se había escapado con una muchacha.

Entonces me correspondió irme solo, devolverme desde Caballito hasta Pozo de Agua de Nicoya, empecé a caminar y dentro mi borrachera se ve como un animal grande, negro, más parecía un ternero que un perro se me acercaba; y como siempre me han gustado los animales entonces yo lo tocaba y le agarraba el cuello, y el animal se restregaba en mis piernas. Así caminamos los casi 5km. Unos metros antes…perdón…más bien como 2km antes, recuerdo que yo ya estaba muy agotado y me quise sentar a la orilla de la vereda. Y el animal no me dejaba, con el hocico me agarraba la ropa y me levantaba, hacía un ruido muy extraño cuando caminaba, era como si estuvieran quebrando huevos ()

Bueno, lo cierto es que logré llegar a la casa, y no recuerdo que hora era, pero era mucho más de la una de la madrugada. Mi sorpresa fue que llegue a la casa, trate de (entrar) en silencio para que la gente no se despertara, yo ya tenía un cuartito asignado. Entre y de un pronto a otro empezaron todos a levantarse y decía: “¡que es esa hediondez, que huele tan feo!”,  yo decía “no sé”; -“¡es usted el que huele feo”!…y cuando vi mi ropa estaba todo embarrialado y sucio, entonces yo les dije lo que me había acontecido y me dijeron “ese es un animal malo, un espíritu malo, algunos por acá le llaman el Cadejos”.

Lo cierto del caso es que yo les dije, pues si era malo, conmigo se había portado muy bien y que me había acompañado hasta la casa, pero era tal la hediondez que tenía yo en mi cuerpo, que me obligaron a bañarme y desde ese día no se me olvido la forma de ese animal, lo recuerdo bien, pero el olor nunca lo percibí, solo la gente que estaba en la casa, y según se dice era propio del animal.

Informante: Julio Guzmán Serrano. Edad 53 años, procedente de San Pedro Montes de Oca, vecino de Heredia, estudiante de derecho.

Fecha de la recolección: 24 de mayo, 2013

Recolectora: Eugenia Guzmán B.

LA MONA

Sucede y acontece que esto fue no hace mucho, sería ya por el 2002-2004, más creo que por el 2002 y sucedió en una comunidad que se llama Puerto Thil, un lugar que está cerca de Nandayure, se llama así en reconocimiento al padre Thiel por que llegó a colonizar la zona.

Estaba en la casa de un querido amigo a que llamamos El Buey, y estaba obviamente en una muy buena ingesta de alcohol, cerveza y comida. Al ser las once de la noche, mi querido amigo Buey se embriago y ya no se levantaba de la cama y teníamos un compromiso para ir de cacería, pues resulta que en la zona hay bastantes animales silvestres, principalmente garrobos, güirrizas, cusucos y estos últimos eran los que queríamos agarrar; pero como mi amigo Buey estaba ebrio, solo quedaba su sobrino el que mal llamaban Chito; entonces yo le dije: “Chito, vamos a cusuquiar”, pero no teníamos armas, solo unos puñales y unos machetes.

Entonces, nos fuimos y de un pronto a otro apareció una de las víctimas que era un cusuco blanco y lo correteamos y correteamos hasta que llegamos a la cueva donde estaba el animal; empezamos a meter los cuchillos y logramos agarrarlo del rabo y recuerdo que lo herimos de muerte. Y en ese momento, en unos árboles que llaman aspabel, cubiertos de enrredaderas, empezó a escucharse unas carcajadas tremendas de una mujer, eran unas risas profundas y hasta daban cierto temor, pero, dado al efecto etílico que yo tenía jamás me imagine que era un personaje que en la zona conocen como La Mona. Entonces yo le dije a Chito: “¿Chito qué suena?” y Chito me dijo: “¡Es la Mona, es la Mona!” y yo le dije: “No, aquí ningún Mona, aquí el Congo soy yo” y agarré piedras y empecé a tirarle y entre más le tiraba, más reía la Mona, supuestamente. Pero en determinado momento, fue semejante lágrima la que tome, que aparentemente la logré asustar y el animal gritaba tremendamente y corría por todo lado y yo corría detrás de la supuesta Mona, mientras que mi amigo Chito estaba llorando, hecho un puñito y decía: “No la persiga, no la persiga porque nos va a matar, nos va a matar”.

Y el asunto fue que trate de perseguirla nunca la encontré, nunca la vi y al día siguiente conté la historia y me dijeron que efectivamente la Mona en esos días se había dedicado a asustar  toda la gente de la comarca de Puerto Thil y de un lugar que se llama San Pablo, pero conmigo no lo logró.

Informante: Julio Guzmán Serrano. Edad 53 años, procedente de San Pedro Montes de Oca, vecino de Heredia, estudiante de derecho.

Fecha de la recolección: 24 de mayo, 2013

Recolectora: Eugenia Guzmán B.

________________________

Tipo: Leyendas. Informante: Brayan Palacios. Edad: 33. Oficio: oficinista. Procedencia: Heredia. Ubicación: San Isidro de Heredia. Recolectora: María José Artavia Ocampo.

De las leyendas que es algo por rescatar, siempre hay una que me ha llamado la atención, antes cuando había muchos cafetales. Hablo de los duendes, son pequeñas personitas, niños pequeños con barba larga, inclusive, dicen que tiene sus pies al revés, totalmente, andan descalzos y son muy traviesos, inclusive, dicen que cuando se meten en una casa hacían la vida imposible a esa persona. Digamos, llenaban la cacerola de comida con cochinadas con boñiga, si le gustaba alguna muchacha eran terribles porque eran enamorados perdidos, verdad, si la muchacha deseaba algo, alguna comida o lo que fuera y el duende lo tenía ahí a la orden, o la pobre muchacha no podía salir a tender la ropa porque ya el bendito duende, el condenado, ya estaba afuera atisbándola era terrible deshacerse de los duendes. Lo que recomendaba la gente era que siempre les colocaran una guitarra encima de una mesa porque ellos al tocarlas se recordaban la gloria, porque supuestamente era ángeles que no quedaron ni en el cielo ni en el infierno eso es lo que contaba la leyenda popular.

Cuenta mi abuela una vez que hace muchos años cuando ella era pequeña y estaba con sus tíos y abuelos y estaban jugando, entonces mi tío Sias que en paz descanse, tenía como cuatro años y el comenzó a señalar hacia el cafetal y empezó a decir, yo quiero ir con esos niños, yo quiero ir con esos chiquitos, y mi abuela tenía como siete años y ella decía, pero cuáles niños cuáles chiquitos y mi abuela volvía a ver y ella no veía nada y mi tío insistía hay unos niños ahí, yo voy a ir a jugar con esos niños, al final bueno, nunca desapareció pero después cuenta mi tío abuelo que en paz descanse, que perfectamente, había unos hombrecitos que lo atraían con confites y cuentan que digamos, los duendes solamente se le aparecen a los niños, que solamente ellos los pueden ver, los atraen con confites hasta perderlos, entonces, los pierden los comienzan a pellizcar a molestar entonces el niño empieza a llorar y al final, pues lo dejan ahí votado y a los días aparece el niño todo rasguñado     todo pellizcadillo y cuentan que esto ha sucedido en varios lugares aquí en San Isidro, en Barva de Heredia pues hay famosas historias, un niño que duró casi tres días perdido y los lugareños duraron bastante horas buscándolo y el niño apareció dos días en medio de un río sobre una piedra y le preguntaron al niño pero cómo usted llegó ahí y me dice no no, unos niños me trajeron unos niños pequeños con orejas puntiagudas y gorritos floreados y me atrajeron  con juguetes y me empezaron a molestar y pellizcar y a agarrar a la fuerza. Bueno, ya ahora no es tan común ver esos típicos seres ya que bueno tal vez nuestra modernidad, nuestra sociedad, internet, las computadoras, las comunicaciones, pues, tal vez hasta esos seres se aburrieron de ver que ya las gentes no los toma en cuenta entonces decidieron darsen tal vez un retiro.

Cuántos de ustedes no conocen la historia del cadejos muchos saben que el cadejos, se dice que es un perro grande enorme con muchas cadenas que se la aparece a ebrios que andan hasta horas de la noche o a los hijos malportados que andan haciendo sus desaciegos en las calles, pero bueno, qué es el cadejos. La gente dice ¡Ah, es un perro! Sí pero cuál es el origen. Hay muchos orígenes, cuentan hace muchos años a principios del siglo XX en la época de los gamoles de las tierras de las grandes fincas, dicen que había un señor don Pedro, que tenía 3 hijos dos hijos eran muy trabajadores y labraban la tierra y eran muy valientes y obtenían sus ganancias pero tenía un tercer hijo, el menor que era terriblemente vago, o pargo, como decimos en nuestros días, entonces este hombre no soportaba ver que a su hijo no le gustaba trabajar lo que le gustaba era ir a vagabundear al pueblo con sus amigos porque bueno antes se acostumbraba ir al pueblo a nada más a tomar guaro pero bueno no había cines ni moles entonces eso era como la diversión de los chicos. Entonces, un día el padre entrose el enojo y le dijo  se va conmigo a sembrar frijoles condenado, configado, como decían los abuelos, y resulta que llegó a la pradera donde estaban sembrando y el configado muchacho en vez de ponerse a sembrar los frijoles se recostó tranquilamente debajo de un árbol entonces, su padre furioso hasta no decir basta se acercó y le dijo te condeno por se un perro vagabundo y así andarás por la vida eternamente como un perro jalando las cadenas del pecado de la vagabundería de los vicios entonces inmediatamente en ese momento sus manos se convirtieron en pezuñas y empezó a crecerle pelo en todo su cuerpo y se convirtió en esta aberración de animal. El cadejo en sí no hace ningún  daño a las personas, solamente las acompaña con su jadeo insistentemente. De hecho cuenta mi mamá que cuando yo tenía unos ocho años a mi papá cuando llegaba ebrio a la casa pues lo acompañaba un perro superenorme, dice que era un perro inmenso que nunca antes había visto en la vida. Mi mamá me cuenta que mi papá cuando tomaba y llegaba a las dos de la mañana ella siempre se paraba en el balcón de arriba y cuenta que a mi papá siempre lo acompañaba un perro como de casi un metro y ese perro siempre lo venía a dejar a la casa. Entonces un día cuenta mi madre que tomó el rosario y donde vio el perro empezó a rezar y ese perro se fue como alma que lleva el diablo como dice uno, y nunca más en la vida ese perro volvió a acercarse a la casa. Quizás el pobre cadejos ya dejó de salir por las benditas cadenas porque ahora como está la delincuencia ya hasta el cadejos no se atreve ni a salir, verdad.

La historia de la Llorona. Muchos saben que la llorona era muy linda, campesina hermosa y se llama María por ser muy linda, con una figura de cuerpo esbelto y fue seducida por hombre de la ciudad. Ella quedó embarazada, en ese entonces que quedara embarazada y no fuera casada era una deshonra para la familia, como un pecado mortal. Para no pasar vergüenza tuvo un bebé y lo  arrojó al río. Ella se arrepiente y se lanza al río para irlo a buscar, llorando dice mi hijo… mi hijo y corría desesperada y se dice q aun en el río se escucha sus lloros y gritos pero solo en las noches y se dice que este desaparece. Mi tío Pedro Chacón dice que en Tierra Blanca un día escuchó y vio una extraña figura en la montaña y sonaba al lloro de una mujer. Y él asegura que era la llorona.

Una leyenda urbana. Cuenta a finales de los años 90, los taxistas cuando debían ir a Tierra Blanca ellos se negaban a hacerlo cuentan que cuando hacían un servicio y regresaban solos veían por el retrovisor a una mujer vestida de blanco pero cuando veía por de nuevo por el retrovisor ya no estaba. Ellos no podían tomar el radio comunicador porque les daba un miedo y una cosa, dicen que ella era un alma en pena que la dejaron botada en la boda y luego se ahorcó  inclusive a los taxistas no se ha vuelto a saber de esta extraña aparición.

La Segua, una de mis favoritas. Cuanto no hemos escuchado de esta. Es una mujer hermosa y se encuentra en los lugares más solitarios. Dicen que las personas a caballo se la encontraban y cuando un hombre apuesto la veían se le acercaban y que la pretendían para  otra cosa lejos de ayudar a la pobre muchacha. Ellos le preguntaban niña que pasa ella decía voy a casa de mi abuela y necesito llegar, ellos le respondían: no se preocupe hermosura yo la llevo pero este hombre iba con otra intención. En el momento en que ella iba montada con su jinete, él se vuelve para robarle un beso pero lo que ve es la calavera de un caballo con dientes horribles, aliento y olor espantoso y manos peludas como el mismo diablo. Se dice que  estos quedaban atónitos o sin manos, como idos y no servían para nada como vegetales. En parte es una gran lección porque a veces hay hombres que se aprovechan de las mujeres. La Segua es como esa quien venga a aquellas mujeres que las ultrajaron por hombres malintencionados q no ven a la mujer para amar sino para aprovecharse de ellas.

Audio

________________________________

Leyendas. Recolector: Rafael Sanabria Méndez

1- La Llorona (voz 23)

Es que… unos hijos, unos hijos… se, se, se escapaban, y se enamoraban, y, y los papás no los dejaban que, que se… que se casen. Entonces… entonces se casaron en secreto y… el papá se enojo. Entonces… el, el papá trabajaba en una… en una… en un hueco… una cueva. Enton… y, la cueva se derrumbó. Entonces, cuando tuvo al bebé, entonces, la Llorona salió corriendo, pero, tenía que pasar por un puente, y se resbaló, y el bebé cayó en el río, y, y, y, desde eso, cuando, cuando uno pasa, por esa noche, por, por una noche, por la noche, en ese puente, entonces, escucha los gritos de la Llorona: “Ay, mi hiiiiiijo, mi hiiiiiiiiiiijo”.

Niño de 8 años, San Juan de Naranjo, estudiante.

https://www.dropbox.com/s/yz0swr86y7bv91s/Voz023.amr

2- La Cegua (voz 27)

Una cosa así que me paró, pero no… no se sabe qué decía. No le puedo averiguar. Porque, iba debajo de un aguacero y cuando iba para adentro llevaba todo […] No, […] ¿la Llorona, o la Cegua? ¿Cómo es la cosa? Cegua, la Cegua sí. Una mujer, como, como, como cualquier mujer. Es que la han visto algunos… eh, eh, no volvieron a […] como no había luz… los caminos, ni focos ni nada de eso, esa gente… ya había, pero ahora ya no. ¿Ah? Sí, pero a las 6 no se veían, bueno, a las 7 a la par no, no, no, no… era de estrés, era un carro, un pick-up y… y yo le, le, le dejé unas preguntas y no contestó nada y cuando me di cuenta, no estaba. Este… nada, que me dio mucho susto. Di, creí que yo, diay, que… no… ¿Ah? No la, no, no, no, no, no se bajo. Desapareció. Porque no abrió la puerta ni nada, nada, nada. Nada más que, no sé… desapareció. Y la, y la gente es la que decía ahí, todo: “Ah, más de uno la visto, más de uno… ¿quién va a saber? Di, ¿quién sabe? No puede uno asegurar nada. Y no había caminos ni nada, era montaña y, y… no había a dónde bajarse ni nada.

Señor de 82 años, San Juan de Naranjo, agricultor.

https://www.dropbox.com/s/q4b0xdbaaudhnvz/Voz027.amr

3- El Cadejos (voz 30)

Es que… el, bueno, había un muchacho que se llamaba Juan, y el, este, siempre se escapaba de su casa, de su pa, de su padre porque se iba a tomar o se iba a portar mal. Entonces, un día el papá lo esperó como con unas… bueno, él, para asustar al papá, lo esperó con unas cadenas y… y… para como asustarlo. Entonces, el papá como se asustó, le di, le dijo por castigo que él se iba a quedar enredado en esas cadenas con el pelo largo, y que iba a caminar de cuatro patas para siempre. Entonces, después de esa maldición que le echó el papá él se convirtió en Cadejos y decía que… era como un perro con los ojos muy encendidos y que… este, salía a asustar a la gente o a los niños que se portaban mal, o a espantar caballos o gallinas, o a algunas otras personas dicen que más bien salía a protegerlos. Entonces… bueno, supuestamente el perro que era como negro y tenía los ojos como rojos se… se… aparecía y desaparecía y… desde entonces anda asustando a la gente después de la maldición del papá.

Muchacha de 23 años, San Juan de Poás, servicio al cliente.

https://www.dropbox.com/s/q4b0xdbaaudhnvz/Voz027.amr

4- La Llorona (voz 199)

Les voy a contar la historia de una… muchacha, que se llama la historia de… o la leyenda de la Llorona. Es, se trata de la historia de una muchacha, de una muchacha de pueblo que vive en el campo, y conoce a una señora de la ciudad que llega, que era dueña de la, de la, de la, hacienda donde ella vive y la señora le dice que se vaya a trabajar con ella a la ciudad, que le vaya a hacer los oficios de la casa. Entonces la muchacha se va para la ciudad con la señora, la patrona, y ahí conoce al hijo de la patrona. Con él, este la seduce y la deja embarazada, mientras está en la ciudad, eeeeeh, ella queda embarazada. Cuando ella se da cuenta de que está embarazada, se regresa a la casa de sus papás, al campo, a la hacienda pero oculta su embarazo, y no… nadie se da cuenta. Una noche, que ella siente que ya va a tener el bebé se va al río, tiene el bebé, yyy en una forma… desesperada, lanza al bebé a la parte más honda del río. Cuando, cuando ve lo que ha hecho, se siente muy… culpable, muy triste y se lanza al río a buscarlo y a pegar gritos y… y desesperadamente aaaaah…. llorando, gritando y buscándolo. La… la enseñanza en la, en, en la leyenda es que… se espera o, o… o la gente dice que eeh… el Señor, con su gran misericordia, la, la va, la va ayudar y va a hacer que lo, que lo llegue a encontrar algún día y que… el niño va a crecer y va a ser un hombre eh, de provecho a la sociedad, que va… a ser revolucionario y a cambiar las cosas… la, la, la, la, digamos… todas estas cosas de, de, de… de los padres irresponsables o los…  o los muchachos que dejan embarazadas a las muchachas, y que no se hacen cargo de, de… de lo que hacen, y de la paternidad responsable. De esto se trata este… esta leyenda.

Señora de 53 años de edad, San Pedro de Montes de Oca, psiquiatra.

https://www.dropbox.com/s/69jos1wlwh3izj5/WS700199.WMA

5- La Cegua (voz 202)

La Cegua es del mae que, que, que va en el caballo para su casa, y se encuentra a una muchacha muy bonita… la monta en un caba, iba en caballo él… y la monta en el caballo pero lo, lo, lo increíble era que, que, diay que… tan bonita y… metida en un charral ah, donde estaban. Y a la hora que… diay, ella le dice: “¿Me puedes llevar?” y él le dijo que sí. Y la montó y él iba todo contento, cuando sintió un olor a azufre… cuando iba en el… en el caballo verdad, y él: “sssh, qué olor más hediondo, que, que, qué espantoso”, y cuando volvió a ver para atrás vio a la muchacha con la cabeza de un caballo, bueno horrible, que se lo iba a tragar y todo y él… él salió corriendo y la muchacha quedó botada. Igual, al otro día, pasó otro muchacho y le pasó lo mismo.

Muchacho de 23 años, Turrialba, estudiante.

https://www.dropbox.com/s/xc4xmou1y62fch4/WS700202.WMA

––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––

Normal
0

21

false
false
false

ES-AR
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

1. Informante Mujer, adulto 88  años Argentina Ramírez, Santo Domingo de Heredia

Fecha 26  de junio 2013

Hora 9:00am

Leyenda: La Llorona

Recolectora: Ana Luisa G

Cuenta la señora que su esposo escuchó unos gritos de un niño  a la orilla del río a las seis de la mañana, cuando él iba a trabajar, bajo un potrero que daba al río.  Luego de escuchar estos  gritos, no volvió a oír nada más.

Él creyó que no era nada natural,  y que eran los gritos del hijo de la Llorona, la mujer que tiró a su hijo a un río y desde ese momento lo anda buscando.

El relato del hombre ocurrió en Santo Tomás de Santo Domingo,  Heredia.

 

2. Informante Mujer, adulto 88  años Argentina Ramírez, Santo Domingo de Heredia

   Fecha 26  de junio 2013  

 Hora 9:00am

Leyenda: El Cadejo

Recolectora: Ana Luisa G

 

Cuanta la informante que el Cadejos es un animal que busca la oscuridad, es negro, alto, muy alto, además, cuando camina arrastra una cadena y esta se oye.  Como anécdota, dice que a una amiga suya se le apareció, un día que el marido de esta, un hombre muy grosero, le había cerrado la puerta y la había dejado en la galera de la casa. Ella sintió y vio un animal que estaba allí, este animal, se subió en una carreta y la acompaño toda la madrugada.

Además, cuenta que a otro señor, sobrino suyo, en una Navidad  lo invitaron a pasarla en Las Quebrasdas, Santo Domingo de Heredia, cuando ya venía de camino a su casa en una bicicleta, un animal de ojos brillantes y rojos, se le acercaba para acompañarlo.

 

3. Informante Mujer, adulto 88  años Argentina Ramírez, Santo Domingo de Heredia

Fecha 26  de junio 2013

 Hora 9:00am

Leyenda: La carreta sin bueyes

Recolectora: Ana Luisa G

 

Dice la informante que algunas veces escuchó la carreta sin bueyes, que se oía mucho más en los caminos oscuros, y a altas horas de la noche. Tiene un sonido brusco, pero a la hora de pasar al frente de una casa, ya no se escucha y al seguir su camino vuelve a hacer el mismo ruido con las ruedas.

4. Informante Mujer, adulto 88  años Argentina Ramírez, Santo Domingo de Heredia

 Fecha 26  de junio 2013

Hora 9:00am

Aparición “La luz”

Recolectora: Ana Luisa G

 Cuenta la informante, que ella vive en una casa de adobes, y un día estando ella joven, eran como las once de la noche cuando, se despertó y estaba en una esquina, una lucecita pequeña y brillante; ella se quedó viendo la luz y esta luz cada vez se fue acercando más hacia ella. Por el miedo que le dio se tapó la cara con la sabana, pegó gritos y no volvió a ver nada y duro mucho tiempo durmiendo con la luz encendida.

 

 

5. Informante Mujer, adulto 30  años Graciela G, Santo Domingo de Heredia

Fecha 26  de junio 2013

Hora 9:30am

             Aparición: “El hombre”

             Recolectora: Ana Luisa G

 

La informante cuenta que un día mientras ella dormía, la despertó el roce de una mano fría en la cara, ella pensó que era su tía abuela que venía a despertarla para que fuera a la escuela. Sin embargo, cuando volvió a ver era un hombre vestido con un “traje entero”, pero, sobre todo le llamó la atención un sombreo ancho que él tenía puesto, estilo antiguo. Ella cerró los ojos, se tapó con la cobija y se volvió para el otro lado de la cama, después de ese día por mucho tiempo le dio miedo dormir sola.

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––

Informante: Luis Miguel Herrero Knöhr
Edad: 48
Procedencia: San José
Ubicación: Moravia
Recolector: Rosa María Segura Ortega
Fecha de recolección: 19 05 2013

La casa de los siete ahorcados

knor1

Fotografía del año 1907

knor2

Fotografía del año 2007

 “Bueno, esto es una leyenda urbana de la casa de mis abuelos. La casa de la leyenda es la de los Knöhr, en barrio OTOYA, San José, del Calderón Guardia 200m oeste, casa esquinera de madera vieja. La casa es estilo Victoriana de principio de mil novecientos, por ahí del 13 fue que se construyó. La cosa es que la gente dice que ahí, en esa casa, vivía una familia muy rica; pero que trataba muy mal a los sirvientes y entonces los sirvientes se vengaron de ellos y los mataron ahorcándolos y guindándolos en los 7 pinos que están, en la parte de atrás de la casa, que antes era el frente… y que los que viven ahora ahí son los sirvientes que se hicieron pasar por los dueños que mataron. Pero ahí no termina la historia, también cuentan que por las noches se pueden oír los gemidos de las almas en pena y también se pueden ver los fantasmas rondando por la propiedad. Y como está por la entrada vieja del Parque Zoológico Simón Bolívar, el escenario se presta para alimentar más esta historia porque en las noches hay neblina, poca luz, es un lugar tenebroooso, mucho árbol que hace ruidos y sobra raras y entonces la imaginación se dispara. Esta es una leyenda urbana que circula mucho entre los estudiantes de la “U”; un día, como anécdota, un grupo de universitarios estaban jodiendo en la casa de mis abuelos, y mi tía abuela, que era una persona mayor, flaca, alta con un pelo largo lacio, salió con el pelo suelto laaaargo casi por la cintura, canoso, una ropa toda vieja y negra, así andaba ella, con un pucho de llaves guindando del cuello y se les acercó y les dijo “¿qué quieren? y casi caen de culo, del susto, decía, puta mae el fantasma de la criada”.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Informante:                                  Manuel Gómez Redondo
Edad:                                           62
Procedencia:                                 San José
Ubicación:                                    San Francisco de Dos Ríos
Recolector:                                   Rosa María Segura Ortega
Fecha de recolección:                   25 06 2013

La Llorona

“Una mujer de unos 20 años de edad, que no quería a su hijo recién nacido y tal es la desesperación que termina arrojándolo desde un puente a un río. No, obstante al tiempo termina arrepintiéndose de lo que había hecho, que la consciencia no lo deja en paz. De manera, que por muchos años ha pasado llorando incansablemente en el lugar donde lo arrojó. Muchas personas han sido testigos de escuchar los lamentos largos y desgarradores de una mujer joven que llora a ciertas horas de la noche, a las orillas del río”.

Informante:                                  Odeth Esquivel
Edad:                                           43
Procedencia:                                 Escazú
Ubicación:                                    Buenos Aires de Puntarenas
Recolector:                                   Rosa María Segura Ortega
Fecha de recolección:                   25 06 2013

La mano peluda

“Cuando tenía 13 años fui a visitar a una tía que vivía en un pueblo rural de Buenos Aires de Puntarenas. El acceso al lugar era a través de calles empedradas combinadas con trillos maltrechos que atravesaban riachuelos cristalinos. Por lo inaccesible de la zona, ni la luz eléctrica había en el lugar, por lo cual con ayuda de linternas, los lugareños hacían su vida social nocturna en la pulpería del pueblo, que conectaba a un bar clandestino donde solo aguardiente se servía. Cuentan que en ese lugar se narraban historias que hasta los más machitos les erizaba la piel. La casa de mi tía estaba ubicada en una loma, rodeada de muchos árboles. La casa tenía un corredor en frente y una puerta central seguida de un pasillo que conectaba con la cocina al fondo. Al lado derecho del pasillo había un gran cuarto utilizado por los varones de la familia y al lado izquierdo se ubicaba el gran aposento de las mujeres. Fue ahí donde pase una noche que no podré olvidar. Esa noche me dispuse a dormir en una cama ubicada en una esquina del cuarto de frente a la puerta del aposento, que para ese momento ya se encontraba cerrada. Era tan insoportable el calor que opte por dormir con una sábana que solo cubría mis piernas, con tal de no ser picada por los mosquitos que pululaban por doquier. Yacía completamente dormida ya avanzada la noche cuando un fuerte pellizco me despertó. Lo primero que vi fue la puerta del cuarto abierta, y una luz del de una candela se reflejaba en la puerta. Por el ángulo supuse que la luz provenía del corredor del frente. Al ver esta escena, opté por incorporarme de la cama y observé claramente como la sombra de una mano se proyectaba en la puerta de ese cuarto. En ese momento, un escalofrío recorrió todo mi cuerpo. Vi claramente en esa sombra la fisonomía de esa mano que me hacía señales de “ven aquí”…. “ven aquí”…. Por supuesto que ni loca quise ir a investigar. Luego poco a poco vi como la luz y la sombra de la mano se fue difuminando en la puerta hasta que quedó todo en completa oscuridad. En ese momento opte por cubrirme con la sabana hasta la cabeza y por más de una hora no pude dormir. Mi corazón palpitaba a gran velocidad y no podía salir del shock que tal aparición me había ocasionado. Al día siguiente y con el primer rayo de luz, fui enfurecida al cuarto de mis primos y les pregunte cuál de ellos había sido el que esa noche me había hecho una broma de mal gusto, y con asombro ninguno asumió la culpa y desconcertados no se explicaron el origen de esa aparición. Esa historia la llevo bien grabada en mi memoria”.

————————————

“Duendes en mi casa: Resulta que hace como 2 o3 años, en mi casa siempre ha habido chiquitos (bebés, niños, maternal) y se dice que los chiquitos o niños jalan a los llamados duendes; esto en conjunto porque hay un patio, por ende, unos cuanto árboles y se dice que eso también, en conjunto con los niños jala duendes.  Hace como dos años, mi mamá estaba en la parte de arriba y de la casa y oía ollas sonando, ella bajaba y en la cocina no habia nadie.  En ese mismo período aproximadamente, al amanecer, aparecían las prendas tiradas en el patio y se decía o creíamos que eran duendes, esto siguió por cierto tiempo más, pero ya no volvió a ocurrir estos cuentos; aunque todavía hay muchos chiquitos que ya están en la escuela.”

Informante:                 Anthony Guzmán
Edad:                          23
Procedencia:               San José
Ubicación:                  San Juan de Dios de Desamparados
Recolector:                  Grettel González
Fecha de recolección 12/ 05/ 2013
Leyenda de la bruja de Zárate:” Esta leyenda se lleva a cabo en Aserrí, un pueblo en el que según cuentan los pobladores existía una mujer extremadamente fea y que estaba enamorada del alcalde del pueblo. Según cuentan, él al verla así tan desagradable, la rechaza inmediatamente y ella por venganza, lo convierte en un pavo real, que lleva en su cuello como una cadena. También convierte a la gente en piedra, según los pobladores.”

Informante:                  Michael Bolaños
Edad:                              27
Procedencia:                Desamparados
Ubicación:                   Desamparados
Recolector:                   Grettel González
Fecha de recolección:   10/ 05/2013

“En Tierra Blanca de Cartado salen las hermanas Siles, ellas le aparecen a los que van manejando en la noche; el que va manejando en la noche ve como dos mujeres que piden que las lleven y entonces uno pasa recto, porque a esas horas nada que ver llevar a nadie, ni siquiera a mujeres solas.  Entonces cuando se vuelve a ver por los espejos, ellas están sentadas en el asiento de atrás del carro, pálidas, pálidas. Eso pasa como en la madrugada”

Informante:                    Andrés Víquez
Edad:                               31
Procedencia:                  Tierra Blanco, Cartago
Ubicación:                     Tierra Blanco, Cartado
Recolector:                     Grettel González
Fecha de recolección:       1/06/2013

Comentarios adjuntos a la recolección:   Las hermanas Siles fueron dos mujeres jóvenes asesinadas en el volcán Irazú o en sus cercanías, en la década de los cincuentas o sesentas.

“En la escuela Presbítero Juan de Dios Trejos Picado, después de las 6 de la tarde, se escucha el piano de la institución y la foto del padre sigue con la mirada a las personas, en la noche”

Informante:                   Diego Montero
Edad:                             20
Procedencia:                 Cartago
Recolector:                   Grettel González
Ubicación:                    Pacayas, Cartago
Fecha de recolección:     1/06/ 2013

“Resulta que en allá en Chomes contaba un señor que él iba para Judas y en el camino se encontró con una mujer bonita, así como con ropa de salir; la mujer le dijo al señor que si lo podía acompañar en el camino porque ella iba para ahí también.  Él la vio muy bonita y le dijo que estaba bien y se pusieron a  caminar juntos, iban hablando en el camino y de pronto la vieja se convirtió como en un animal, como con una cara de animal muy fea…y él contaba que cuando el hizo a correr para otro lado, la mujer ya no estaba….eso le pasaba a los hombres que andaban solos por las noches en los caminos.”

Informante:                  Irma Rodríguez
Edad:                           80
Procedencia:                Chomes, Puntarenas
Ubicación:                   Curridabat
Recolector:                  Grettel González
Fecha de recolección:   1/05/2013

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s