MORFOLOGÍA DEL CUENTO PRESENTE EN “UVIETA” Y “ESCOMPONTE PERINOLA” DE MI TÍA PANCHITA DE CARMEN LYRA. POR: MAYRA NARANJO

1El siguiente trabajo de investigación tiene como objetivo realizar un estudio, desde la cuentística, acerca de la Morfología del cuento en los relatos de “Uvieta” y “Escomponte perinola” de Mi Tía Panchita de Carmen Lyra. Dicha investigación busca determinar las distintas funciones que desarrollan los personajes dentro de ambos cuentos, con el fin de profundizar en este género literario y en sus partes constitutivas. La importancia de la investigación radica en poder comprender el papel que desenvuelve cada personaje, los cuales conforman                                                                el eje central del relato y determinan una estructura.

¿Qué hay detrás de los cuentos de Mi Tía Panchita? 3

En primer lugar, Quirós (2015) trabaja el personaje de Uvieta desde la visión del humanismo y su consecuente relación con otras versiones, de este modo, la figura de Uvieta responde a una visión de ser humano. Uvieta es un anciano bondadoso, caritativo, pero también, desdichado y empobrecido. Sin embargo, parece estar feliz y decide conocer el mundo y hasta negociar con la muerte. Por lo tanto, Uvieta al ser el personaje central del cuento, adquiere poder de decisión, por ello es solidario con otros personajes, lo cual le otorga una recompensa mágica.

Por una parte, se plantea que “Uvieta” de Carmen Lyra, es una versión que integra una gran cantidad de elementos que provienen de otras historias y que, a su vez, responde a intereses propios de la autora, tales como: inclinaciones religiosas y su afinidad con los más pobres (p.18-19). Además, Quirós señala lo siguiente:

4Esta doble vertiente de afinidad religiosa y afinidad con los más pobres, se observa claramente en su obra que da voz a los sin voz, y destaca sus cualidades humanas, en pleno diálogo con lo divino y a veces contrariándolo y hasta engañándolo (p.19). 

De forma que “Uvieta” es un representante de los estratos sociales bajos, por tanto, Carmen Lyra, a través de este personaje busca recuperar la voz de estos estratos mediante la oralidad, con el fin de preservarlos. Asimismo, cabe destacar que Quesada (2011) citado por Quirós (2015) plantea la existencia de un Dios que es distinto a la imagen que da la Iglesia Católica, es decir, un Dios que se refleja en personajes populares como un anciano mendigo, un niño sucio o una viejita. De esta manera, rompe con lo establecido, se da la ruptura cuando la divinidad se muestra mentirosa e irónica, por consiguiente, la función ideológica permea este cuento en valores como la astucia, la humildad y obediencia (p.20)

            Por otra parte, la relación del cuento “Uvieta” de Carmen Lyra, con otras versiones se ve en historias como: Juan Soldado de Fernán Caballero, Bienvenido de María Leal, Uvieta -Noé- de Cañas y el Quinto Milagro de Berceo, los cuales permiten observar el encuentro del pensamiento popular con el pensamiento humanista. Finalmente, concluye Quirós, tanto en el cuento Uvieta de Carmen Lyra, como en las demás versiones, hay un contexto rural, natural, mágico, divino y solidario con sus semejantes y que permite que se logre vencer la muerte. Hay una visión optimista del ser humano, capaz de tomar decisiones y acciones dentro de un marco religioso no estructurado, es decir, se habla de un ser humano que está en constante desarrollo.

            5Otras investigaciones como la de Cantillano (2001) realiza un estudio de los cuentos de Mi Tía Panchita desde los aspectos folklóricos, con el fin de determinar la relación del cuentario de Carmen Lyra con la tradición hispánica y, a su vez, con la tradición oral o literaria. En este sentido, Cantillano señala las heroínas y héroes presentes en diversos cuentos como: La mica y Juan el de la carguita de leña, entre otros. Además, agrega la presencia de lo maravilloso en los textos de Carmen Lyra, esto se puede apreciar en la muerte personificada, la cual participa en la acción de “Uvieta”, el diablo como un personaje importante, así como Dios y la virgen son agentes del final feliz de “Uvieta”, en la historia “El pájaro dulce encanto” el alma de un muerto agradecido.

            Asimismo, en los cuentos aparecen objetos mágicos como una perinola que da golpes (Escomponte perinola) una muñequita que habla (La negra y la rubia) o una flor que devuelve la pista (La flor del Olivar), que desempeñan papeles importantes dentro del texto. Relacionado con lo anterior, explica Cantillano (2001) en el cuento “Escomponte perinola” es de los cuentos donde la trama se desenvuelve en torno a uno, dos o tres objetos adquiridos en situaciones distintas por el protagonista, objetos que pierde o le roban, pero que luego logra recuperar.

 Por consiguiente, Cantillano indica que en la versión de Carmen Lyra se habla de tres objetos que tienen poderes divinos y no poderes mágicos, los cuales son otorgados al protagonista por acto de caridad. De modo que la servilleta y el burro cumplan su función es “por la virtud que Dios te dio” (p.78). En lo que respecta al cuento “Uvieta” se presenta a un héroe, un hombre que por medio de un acto de caridad gana la entrada al cielo gracias a la intervención de Nuestra Señora, tal y como se evidencia en el texto “Los Milagros” de Berceo.

 6Pacheco (2004) se centra en los cuentos de Mi Tía Panchita como una manifestación del género denominado Literatura Infantil. Desde la visión de Lyra se destaca que los cuentos “eran humildes llaves de hierro que abrían arcas cuyo contenido era un tesoro de ensueños” (p. 35). En este tipo de cuentos se presentan, según distintos autores, varios elementos: la presencia de elementos folclóricos, el conflicto entre la realidad y la fantasía y la finalidad de los textos infantiles. De este modo, se destacan algunas características presentes en los cuentos de hadas, con el objetivo de determinar si las mismas se presentan en la obra de Carmen Lyra. En primer lugar, estos cuentos representan el género maravilloso, visto desde dos vertientes: lo natural y lo sobrenatural. Asimismo, en estos cuentos los personajes asumen un papel pasivo, donde son incapaces de vencer los problemas que se les presentan, por ende, necesitan ayuda “mágica” (p.37).

7Otra característica de los cuentos de hadas es que los mismos señalan virtudes como la obediencia, la bondad y compasión, los cuales son los atributos del héroe o heroína de la historia. Sin embargo, May (1995) citado por Pacheco (2004) agrega que en los cuentos se enfrenta al individuo ante la sociedad y fomentan la conformidad social. En la misma línea Lurie (1990) señala que los cuentos son subversivos porque favorecen a los más frágiles: niños, mujeres y pobres. Además, añade Pacheco (2004) es lo siguiente: “En Cuentos de mi Tía Panchita, lo folclórico, lo popular y lo “tico” son componentes esenciales de la temática, estilo y discurso narrativo de Carmen Lyra” (p.37). Esta situación se presenta en el cuento “La casita de las torrejas” donde se aprecia el elemento de la comida y la cocina o la bruja que quiere hacer una “fritanga” con los niños, así como el baile, que puede verse como una manifestación de lo social y lo cultural, todos estos son aspectos folklóricos propios de la sociedad costarricense.

Los niños del cuento reflejan lo nacional y popular, están desamparados y por consejo de Dios se muestran sumisos, lo cual provoca la transgresión del orden y lo moralmente establecido dado que matan a la bruja y se quedan con su riqueza. Por tanto, este como otros cuentos de Carmen Lyra, evidencian tanto la sumisión como la subversión en los protagonistas de los cuentos, aspectos que trabajan en armonía para que el relato termine con un desenlace feliz.

            La presencia del folklore también es evidente en los cuentos de animales de Mi Tía Panchita, ya que se presentan microcosmos y los animales adquieren cualidades, defectos, vicios o atributos que reflejan a los hombres de la sociedad costarricense. En lo que concierne a la realidad o fantasía presente en la literatura infantil y en los cuentos de Mi Tía Panchita, Pacheco (2004) explica que no hay un conflicto entre ambos, sino que se da un equilibrio.

            8De esta forma, en los cuentos de hadas prevalece lo maravilloso y hay aires de realismo, mientras que en los cuentos de Tío Conejo se impone el realismo, lo cual no implica que el aspecto fantasioso no esté presente. Finalmente, en cuanto a las funciones de la literatura infantil se pueden mencionar las siguientes: deleitar o entretener, función didáctica y una finalidad psicológica.

Ovares y Rojas (2001) en relación con los cuentos de Mi Tía Panchita, las autoras señalan la existencia de un modelo, el cual persiste en los cuentos de Carmen Lyra. En otras palabras, en cuentos de Mi Tía Panchita, en la primer parte, prevalece el modelo en el cual el héroe del relato debe superar diversas pruebas, para lograr superarlas necesita de un ayudante u objeto mágico. En este sentido, los cuentos de hadas tienen funciones, así lo explica Vladimir Propp, citado por Ovares y Rojas, quien argumenta que las funciones que desempeñan los personajes corresponden a la reelaboración de los antiguos ritos de iniciación, los cuales representan la transición de la infancia hacia la adultez (p. 5). Además, esto sucede dado que el paso de la vida a la muerte y la adquisición de la madurez son momentos existenciales que necesitan de elaboraciones simbólicas por su complejidad.

            Por lo tanto, en los cuentos de hadas se hacen visibles las distintas funciones que desarrollan los personajes, dentro de las cuales está la separación o alejamiento del héroe de su familia por circunstancias como la pérdida (muerte) de los padres, su ausencia o la incapacidad de solventar las necesidades de los hijos, entre otros motivos. Por este motivo, la familia se comporta de dos maneras: el niño es deseado y, a la vez, hostilizado. Ejemplo de esta función es “La casita de las torrejas” o en “El pájaro dulce encanto”

           9 Seguidamente, el héroe al alejarse de la familia emprende un viaje que lo conduce a un determinado lugar, este sitio es desolado, nuevo y amenazante para el personaje, en contraposición al hogar. De modo que el personaje deberá buscar la forma para salir, escapar de este lugar desconocido para llegar a la meta. Sumado a los elementos anteriores, el héroe se encuentra en su recorrido una casa o cabaña en donde es maltratado como en “Salir con un domingo siete”, lo cual implica una enseñanza, un premio o un castigo (p. 6)

            Otro aspecto de los cuentos es la presencia de objetos mágicos o personas que ayudan al protagonista del relato. Los objetos mágicos pueden ser de diversa forma: animales, muñecas o fuerzas autónomas, etc. En el cuento “Juan el de la carguita de leña” el objeto corresponde a una varillita y en “Escomponte perinola” se trata de un burro de oro, una servilleta y una perinola que castiga a los demás personajes oponentes, en “El pájaro dulce encanto” es una luz quien ayuda al protagonista. Este objeto suele ser el resultado de una recompensa por cualidades morales del héroe o por sus buenas acciones, tal como en el caso de “Uvieta” quien ayuda a Dios, la Virgen María y Jesús, por lo cual se le ofrece el palo de uvas, un saco y hasta la posibilidad de decidir su muerte.

            Asimismo, agregan Ovares y Rojas, una vez que el héroe se ha apoderado del objeto mágico y tiene un ayudante, debe emprender su viaje y superar las pruebas en el lugar desconocido, lo cual se convierte en una especie de peregrinaje y viaje del difunto hacia otro mundo. En este viaje se puede dar la presencia de animales, ángeles (en el caso del mundo cristiano) y hasta la metamorfosis del personaje, esta situación remite a la muerte, la cual significa un cambio de estado (p. 7). También, en los cuentos de hadas, se destacan las funciones de los ayudantes, como en “La mica” y finalizan con el matrimonio del héroe y su ascenso al trono.

         10.jpg   En el caso específico del cuento “Escomponte perinola” Caamaño (2013) realiza un estudio enfocado en la voz narrativa, para tal efecto, analiza dicho relato. Inicialmente, Caamaño señala que este cuento de Mi Tía Panchita, pertenece a la tradición oral de Occidente y en otras versiones como la de los hermanos Grimm, el relato tiene por nombre “La mesa mágica, el burro de oro y el palo brincador” y en la de Böhl Faber, se llama “El zurrón que cantaba”.

            Juan Cacho, quien es el protagonista del relato, es una figura introducida por la voz narrativa de Tía Panchita mediante el uso de “había una vez”, lo cual lleva a explicar el porqué de su mala suerte. La conducta de este personaje es defendida numerosas veces por la voz narrativa, quien argumenta que Juan Cacho es inocente de todo lo malo que le ocurre y, a su vez, no tiene ningún tipo de responsabilidad.    Además, la voz narrativa se conduele del sufrimiento de este personaje por las malas decisiones que ha tomado para su vida. Ejemplo de esto es su matrimonio, donde Juan Cacho se casó con un sapo, en lugar de una paloma como él creía. Luego, su mujer era como una cuila para tener hijos, de tal modo que la voz narrativa le carga toda la responsabilidad a la esposa del protagonista.

            A continuación, la voz narrativa no hace responsable a Juan Cacho dado que, si bien, el mismo es trabajador, mas no logra encontrar trabajo, por consiguiente, no es capaz de fungir como proveedor de la familia. Debido a esta situación su esposa se enoja, lo insulta y lanza objetos para hacerle ver su poca capacidad. De esta forma, Tía Panchita ha seguido la línea del patriarcalismo al hacer recaer sobre las mujeres la educación y toda la crianza de los hijos sobre la madre, esto con motivo de que el hombre debe cubrir el aspecto económico (p.96)

            Juan Cacho, en vista de lo que ocurre, decide irse de la casa y desamparar a su familia, situación que justifica Tía Panchita. Acto seguido, Juan obtiene, por medio de Dios, una servilleta y un burro que echa monedas de oro, objetos que no funcionan ante la familia, por tanto, el protagonista regresa con Tatica Dios y este lo regaña por estar llorando como la mujeres (p.97). En este sentido, está mal visto llorar porque es papel de la mujer, por lo cual, Dios le da a Juan Cacho una perinola. Este objeto mágico salta y golpea al protagonista sin piedad, dando a entender lo siguiente:

  Cumplir con la “Ley de Dios”, por medio de la violencia física puesta en práctica por Dios mismo, le enseña a Juan la manera de imponer el orden para preservar la sociedad jerárquica y represiva que ha sido establecida por el patriarcado, la cual mantiene todo bajo control: la vida familiar, sexual, económica y política (p.97).

 De este modo, la perinola servirá para poner en orden la familia de Juan, quien la usa para golpear a sus desobedientes hijos como a su molestar mujer, por tanto, la voz narrativa, señala Caamaño (2013) se siente satisfecha de las acciones del protagonista. A su vez, agrega la autora, en el relato de “Escomponte perinola” se da la función didáctica del cuento, la cual trata de enseñar la manera de controlar a un ser tan difícil y negativo como la mujer de Juan. Este es el tratamiento que se les da a las mujeres en la tradición oral.

Importancia de los cuentos

12

Antti Aarne

13

Vladimir Propp

Para Vladimir Propp (1981) el cuento ha sido estudiado, lamentablemente, desde perspectivas genéticas, dejando de lado la descripción sistemática de los mismos. De este modo, los estudios sobre este género literario recaen en aspectos de clasificación (cuentos maravillosos, de costumbres y de animales), lo cual no resulta preciso o suficiente (p.17). Seguidamente, estudiar los cuentos desde una clasificación de categorías o temas, no parece sustentable para su comprensión literaria. En este sentido, Antti Aärne, fundador de la escuela finesa, realizó un estudio donde se recogen gran cantidad de temas, sin embargo, no se sabe con certeza dónde terminan los temas escogidos y sus correspondientes variantes (p. 21). Por lo tanto, “Se han ocupado poco de los problemas planteados por la descripción del cuento, prefiriendo tomar éste como un todo acabado” (Propp, 1981, p. 26).

            Las diversas investigaciones que se han realizado acerca del estudio de los cuentos de Mi Tía Panchita y, en específico, los cuentos de “Uvieta” o “Escomponte perinola” de Carmen Lyra, han centrado su atención, en la mayor parte, en aspectos tales como: funciones ideológicas, la voz narrativa o el cuento como literatura infantil, dejando de lado otros aspectos funcionales que permiten comprender, de una mejor manera, los relatos.

 Por las razones, anteriormente expuestas, la presente investigación tiene como objetivo analizar, desde la morfología del cuento, las diversas funciones que desempeñan los personajes en “Uvieta” y “Escomponte perinola” de Mi Tía Panchita de Carmen Lyra. Esto con motivo de que las funciones de los personajes son las que representan las partes constitutivas fundamentales del cuento, en donde la función debe ser entendida como la acción de un personaje desde el punto de vista de su significado en el desarrollo de la trama del relato Por consiguiente, la investigación busca interpretar los cuentos, anteriormente nombrados, con el objetivo de aportar nuevas perspectivas de estudio, donde el eje central son los personajes vistos como una parte del todo. Es decir, personajes numerosos que siguen una línea de acción que es repetitiva en otros relatos.

Propp y los cuentos maravillosos

11En la presente investigación se utilizará la teoría de la Morfología del cuento, expuesta por Vladimir Propp en 1981, para poder analizar los cuentos de “Uvieta” y “Escomponte perinola” de Mi Tía Panchita de Carmen Lyra, desde el punto de vista de las funciones de los personajes. La teoría de Propp permitirá, no sólo determinar cuáles funciones se presentan en los textos citados anteriormente, sino también comparar las similitudes o diferencias que radican entre ambos cuentos de Carmen Lyra.

A su vez, la aplicación de dicha teoría ofrece nuevas formas de estudio y comprensión de las funciones que desarrollan los personajes que conforman el cuento, dado que “todas las funciones se alimentan en un relato único y continuo. Nuestra lista de funciones representa la base morfológica de los cuentos maravillosos en general” (Propp, 1981, p. 37). Asimismo, señala Propp, este tipo de cuentos suelen empezar con una situación inicial, en donde se enumeran los miembros de la familia, entre los que el personaje principal se indica mediante su nombre o la descripción de su estado, esto es lo que se denomina situación inicial, la cual viene precedida por diversas funciones, a saber las siguientes:

 En primer lugar, en el cuento uno de los miembros de la familia se aleja de la casa. Estas formas de alejamiento puede darse por diversas circunstancias tales como: para ir a trabajar, ir al bosque, para dedicarse al comercio, a la guerra, para ocuparse de sus asuntos o por la muerte de los padres, lo cual representa un alejamiento forzado. Además, el héroe se va de su casa. En esta función, el héroe al irse del hogar se encuentra con un nuevo personaje en determinado lugar. El protagonista del relato recibe del nuevo personaje un objeto mágico, el cual le permite arreglar el daño, sin embargo, primero será sometido a una serie de pruebas que lo llevarán a posesionarse del objeto. Seguidamente, el héroe sufre una prueba, un cuestionario, un ataque, que le preparan para la recepción de un objeto o de un auxiliar mágico. En esta parte del relato, se observan varias acciones: el donante del objeto mágico hace al héroe pasar por una prueba, lo saluda y le hace una pregunta.

14En la siguiente función, el héroe reacciona ante las acciones del futuro donante, la reacción puede ser positiva o negativa, es decir, en esta función se contempla la forma en que se comportó el héroe con respecto a la función anterior. Ya en la función siguiente, el objeto mágico pasa a disposición del héroe, el objeto puede ser de diversas formas ya sea un animal, objetos auxiliares o con propiedades mágicas o cualidades recibidas. Otra función en la Morfología del Cuento es cuando, el héroe y su agresor se enfrentan en un combate. Hay distintas formas de luchas contra el donante hostil y estas se distinguen por sus resultados. Seguido de esta función, el agresor es vencido, en otras palabras, es vencido en la batalla, derrotado o matado sin combate previo. Este suceso lleva el relato a su culminación, dado que se obtiene el objeto de búsqueda por fuerza o astucia. De este modo, el héroe regresa, el regreso se produce de la misma forma que la llegada. En la última función, el héroe se casa y asciende al trono, por lo tanto, el protagonista tiene una esposa o puede recibir una recompensa.

Como se expuso anteriormente, existe una gran cantidad de funciones dentro de la teoría de la morfología del cuento, dichas funciones se unen, de forma sucesiva, de una manera lógica y estética. Igualmente, las mismas no se excluyen unas a otras, por tanto, pertenecen al mismo eje. (Propp, 1981, p. 73).

Más allá de los cuentos de Mi Tía panchita

En primer lugar, para Propp (1981) los cuentos maravillosos deben partir de una situación inicial, en donde se reconoce el protagonista del relato. En este sentido, el cuento de “Uvieta” inicia con la presentación de su personaje principal, quien sería Uvieta “un viejito muy pobre que vivía solo, íngrimo, en su casita” (Lyra, 2012, p. 16).

 A su vez, en “Escomponte perinola” el protagonista se presenta de la siguiente forma: “era más torcido que un cacho de venado, le pusieron el apodo de Cacho de Venado y así todo el mundo le llamaba Juan, Cacho e’Venao; pero con el tiempo, por abreviar, solo le decían Juan Cacho (p.24) Por lo tanto, en los cuentos de “Uvieta” y “Escomponte perinola” se presentan situaciones iniciales mediante el nombre de los héroes de los relatos, quienes, además, son personajes pobres.

 De la situación inicial del relato, se desprende la primera función de los personajes que refiere al alejamiento de los protagonistas del hogar, esto debido a diversas situaciones. En “Uvieta” el protagonista decide irse a rodar tierras, lo cual refleja el alejamiento del hogar, de modo que Uvieta compra unos bollos de pan, vuelve a casa por sus pertenencias y emprende su ida. Mientras, en “Escomponte perinola” el protagonista se aleja de su hogar debido a su mujer y a sus hijos, quienes no lo respetan y agreden verbalmente, tal y como lo muestra el siguiente fragmento: “Por fin un día a Juan se le llenó la cachimba, como dicen, y no quiso aguantar más. Echó sus cuatro chécheres en un saco y se fue a rodar tierras” (p. 35). De esta forma, tanto Uvieta como Juan Cacho se alejan de sus hogares por distintas necesidades y problemas que surgen del hogar. En primer lugar, la necesidad de comer y medios para subsistir, luego, las desavenencias en la familia por motivos económicos.

Seguidamente, la segunda función presente en ambos cuentos alude a que el “héroe se va de su casa” para buscar algo, lo cual implica un desplazamiento. En este desplazamiento, los protagonistas se encontrarán con otros personajes “donante o proveedor”. En “Uvieta” el personaje principal sale de su casa para ir a la panadería, regresa a su casa para llevarse algunas pertenencias y cuando está por irse se encuentra con otros personajes.

            En este caso, a Uvieta se le presenta un viejito tembeleque, una viejita toda tulenca y un chiquito con la cara chorreada, los tres andaban pidiendo limosna. En “Escomponte perinola” Juan Cacho, de igual forma, se aleja el hogar y va a dar a un lugar despoblado, de repente, se encuentra con un viejito todo tulenco, canoso y apoyado en un bordón, que tiene hambre. En los cuentos, Uvieta y Juan Cacho se encuentran con otros personajes que no solo tienen hambre, sino también son figuras religiosas que están vestidas como seres humanos, pero ellos no lo saben. Estos personajes son los que pondrán a prueba a los héroes de los cuentos.

En relación con la función anterior, surge la siguiente en la que “el héroe sufre una prueba” de forma que Uvieta se encuentra ante la prueba de dar de comer, del poquito de pan que compró en la panadería, al viejito, a la viejita y al chiquito. Uvieta, decide darle de comer a las tres personas, se queda sin nada para comer, pero supera la prueba.

En “Escomponte perinola” Juan Cacho, cuando está por comer pan y salchichón, se encuentra con un viejito que tiene hambre, y Juan le convida de su alimento “y Juan Cacho tenía tanta hambre. Pero, ¡qué caray!, donde hay para uno hay para dos” (p. 26). De este modo, Juan supera la prueba. De acuerdo con lo anterior, ambos protagonistas superan la prueba de sus donantes, gracias a la virtud de ser caritativos y ayudar al prójimo. Esta situación les traerá como recompensa una serie de objetos.

15Otra de las funciones presentes en ambos cuentos es cuando “el héroe reacciona ante las acciones del futuro donante” En este caso, los héroes pueden reaccionar positiva o negativamente. Tanto Uvieta como Juan Cacho, reaccionan de forma positiva cuando se les muestra los objetos mágicos que se ganaron, gracias a su caridad. Cada uno de estos héroes obtiene de sus donantes tres objetos, los cuales los ayudarán durante su viaje y para suplir sus necesidades. Uvieta y Juan Cacho van a recibir de sus proveedores distintos objetos mágicos. En el caso de Uvieta, se le cumplirán tres deseos de sus donantes quienes, en realidad son Jesús, María y José, es decir, la Sagrada Familia, mientras que a Juan su donante es Tatica Dios quien le dará tres objetos.

18Seguidamente, “el objeto mágico pasa a disposición del héroe” Uvieta pide su primer objeto mágico, el cual es un saco para guardar comida. Más adelante, pide otro deseo, el cual es un palo de uvas y quien se suba a él, no pueda bajarse sin su permiso, por lo tanto, este objeto corresponde al segundo objeto mágico. Finalmente, Uvieta por tanta insistencia de uno de los donantes, pide otro deseo, el cual consiste en poder morir cuando él lo desee. Este último es una cualidad para el héroe del cuento.

17Mientras, en “Escomponte perinola” al protagonista se le dará, primeramente, una servilleta mágica para que pueda comer todo lo que quiera, pero el objeto es robado por el sueño del sesteo. Luego, se le otorga un borriquito, el cual echa plata, pero también se lo roba el agresor del cuento. Por último, Juan recibe un saco con una perinola, este objeto servirá para que Juan no sea más engañado, ni robado, ni agredido por su familia. Al final, el héroe recobra sus tres objetos, que servirán para diversas situaciones de su vida.

 Por consiguiente, los objetos que reciben los héroes pueden adquirir diversas formas, es decir, puede ser algún tipo de auxiliar, un animal o cualidad. Este objeto no se escoge al azar, dado que responde a una necesidad del héroe, por tanto, los donantes conocen la situación del protagonista y saben cómo ayudarlos durante su desplazamiento o para que regresen al hogar con sus problemas ya resueltos.

Además, otras funciones presentes en los cuentos de “Uvieta” y “Escomponte perinola” es cuando “el héroe y su agresor se enfrentan en un combate” luego, “el agresor es vencido”. En este aspecto, Uvieta se enfrenta a la Muerte y al Diablo, quienes llegan su casa por órdenes de Dios, pero Uvieta sube a la Muerte al palo de uvas y luego hace polvo al Diablo. Estos dos agresores salen huyendo del protagonista, por lo cual no logran vencerlo. Por su parte, Juan Cacho, arremete contra el dueño del sesteo usando la perinola y lo termina venciendo, a su vez, recupera sus objetos mágicos.

Los objetos otorgados a los héroes tienen una doble función, por un lado, funcionan para proteger al protagonista del agresor, por otro lado, sirven para solventar necesidades. De esta forma, los objetos son distintos, porque el héroe entra en combate con su agresor y necesita cuidarse, una vez terminada la batalla necesitará una recompensa por logro.

descargaLa última función presente en los cuentos, es la relacionada con lo siguiente: “el héroe se casa y asciende al trono”. No obstante, el héroe puede obtener una recompensa si no está de acuerdo con un posible casamiento. De acuerdo con lo anterior, en el cuento de “Uvieta”, el héroe gana como recompensa la entrada al Cielo, gracias a la intervención de la Virgen, quien escuchó el llamado “Ave María Purísima” de parte de Uvieta. En el caso de Juan, este personaje, por medio de los objetos, recibe comida en abundancia, un burriquito que le permite eliminar la pobreza de su pueblo y una perinola, la cual le servirá para imponer orden en su casa.

En los cuentos maravillosos no todos los personajes buscan como recompensa casarse o ascender al trono. Muchas veces los héroes buscan recompensas a nivel personal como Uvieta o a nivel económico y social como en el caso de Juan. Estos personajes tienen poder de decisión y rompen con el prototipo del final feliz, es decir, ya no se trata de un matrimonio, sino la búsqueda de un lugar celestial o el adquirir un estatus y vida digna.

Para recordar…

En ambos cuentos se presentan, efectivamente, la teoría de la Morfología del cuento, expuesta por Propp. Es decir, se dan las mismas funciones en lo que respecta a la presentación de la situación inicial, el alejamiento de los protagonistas del hogar, así como otras funciones. A su vez, la caracterización de los héroes es similar y van en busca de objetos parecidos. Otro aspecto importante es el hecho de que los protagonistas inician desplazamientos hacia lugares que les permiten encontrarse con sus ayudantes, es decir, necesitan irse de sus hogares para poder ayudar y ser ayudados.

            En los cuentos de Mi Tía Panchita, tanto Uvieta como Juan Cacho se encuentran con personajes que corresponden a la religión católica y los cuales representan un medio para ayudar al prójimo y una especie de axis mundi. Además, estas figuras bíblicas están dispuestas a recompensar a aquellos que saben ayudar a sus semejantes, pero deben poner a prueba a sus héroes. La caridad es una virtud de ambos personajes principales y ésta virtud les otorgará una mejor vida. Por su parte, los objetos mágicos parecen ser elementos imprescindibles para la implantación del cuento como tal. De este modo, los protagonistas fungen en diversas funciones del cuento y necesitan de otros objetos para que el final del cuento sea congruente y armonioso con su desarrollo. La escogencia de objetos permite al héroe llegar al final de la historia, sin dejar de lado su esfuerzo y necesidad.

Finalmente, tanto en el cuento de “Uvieta” como en “Escomponte perinola” los protagonistas comparten gran cantidad de funciones, sus roles están apegados a la Morfología del Cuento, lo cual viene a reafirmar la estructura de los cuentos maravillosos. Además, ambos cuentos presentan un final distinto y feliz, un final que va acorde con los intereses de los héroes.

Referencias bibliográficas

Quirós, R (2015) Visión de ser humano que plantea el cuento Uvieta. Káñina, Rev. Artes y Letras, Universidad de Costa Rica XXXIX (1): 13-29. Recuperado de: https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/kanina/article/viewFile/18397/18579

Cantillano, O (2001) Aspectos folklóricos en Cuentos de Mi Tía Panchita. Revista Letras 33-97. Recuperado de: revistas.una.ac.cr/index.php/letras/article/download/3656/3513&q=panchitas

Pacheco, G (2004) Cuento de Mi Tía Panchita como una manifestación del género denominado Literatura infantil. Revista de Filología y Lingüística XXX (2): 33-46 Recuperado de: https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/filyling/article/download/4437/4254

Ovares, F y Rojas, M (2001) Carmen Lyra, los cuentos de Mi Tía Panchita. Recuperado de: http://163.178.140.49/bibliografia_/components/com_booklibrary/ebooks/cuentostiapanchita_FOvares.pdf

Caamaño, V (2013) “Escomponte perinola” y “Qué habrá sido de ella” o de cómo Carmen Lyra le enmendó la plana a la Tía Panchita. Revista Herencia Vol. 26 (1 y 2), 93-104. Recuperado de: https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/herencia/article/view/14533

Propp, V (1981) Morfología del cuento. Fundamentos: Madrid

Lyra, C (2012) Cuentos de Mi Tía Panchita. Digital: San José. Recuperado de: https://www.imprentanacional.go.cr/editorialdigital/libros/literatura%20costarricense/cuentos_de_mi_tia_panchita.pdf

 

Anuncios

INTERPRETACIÓN MORFOLÓGICA DE LOS CUENTOS MARAVILLOSOS: LA FLOR DEL OLIVAR Y EL PÁJARO DULCE ENCANTO, DE CARMEN LYRA. Por: Mariana Víquez.

1El tema del presente trabajo consiste en la interpretación del esquema de la estructura morfológica de los cuentos La Flor del Olivar y El Pájaro Dulce Encanto, pertenecientes a la obra literaria Cuentos De Mi Tía Panchita. La finalidad consiste en estudiar el género de la cuentística, a partir de la morfología del cuento propuesta por el lingüista Ruso Vladimir Propp. El estudio se centrará en la morfología de dos cuentos pertenecientes a la obra de la costarricense Carmen Lyra; Cuentos de Mi Tía Panchita: El Pájaro Dulce Encanto y La Flor del Olivar. En primer lugar, se interpretaron las funciones de los personajes presentes en cada uno de los cuentos. En segundo lugar, se clasificaron estas funciones en las diferentes esferas de acción propuestas por Propp. Finalmente, se realizó un contraste del esquema morfológico de ambos cuentos.

En el año 1928, Vadimir Propp publica su obra literaria Morfología del Cuento; su propuesta surge posterior al análisis de un corpus de cien cuentos maravillosos, en los cuales encontró 31 puntos recurrentes a los cuales llamó Funciones. Estos puntos recurrentes corresponden a acciones realizadas por personajes prototípicos que aparecen en los cuentos, como lo son: el héroe, la princesa, el falso héroe, los personajes donantes, entre otros. Estos personajes prototípicos son motivadas por situaciones similares en todos los cuentos correspondientes a esta categoría.  El interés del lingüista Ruso por exponer esta nueva teoría surge por su inconformidad o desacuerdo con clasificaciones realizadas anteriormente, es así como es posible mencionar las categorías de cuentos de animales, cuentos de costumbres o cuentos maravillosos. Este tipo de categorías habían sido propuestas por Aarne, Wundt o Volkov. 2

En un primer momento, Propp realizó un análisis de los motivos y temas de los cuentos. Para el teórico, “un motivo puede relacionarse con varios argumentos diferentes (una serie de motivos es un tema) (…) Entiendo por tema aquel en que se entretejen diferentes situaciones -los motivos-” (Propp, 1928: 25). Entonces, antes de dedicarse a una clasificación morfológica, Propp se dedicó al estudio de los temas; en segundo lugar,  a las partes constitutivas, y finalmente, a la relación de estas partes con el conjunto del cuento. Es de esta manera como llega a su proposición final.  El análisis y estudio de los temas no es independiente de las funciones de los personajes, pues las funciones se definen a partir de lo que hacen los personajes, y estas acciones tienen siempre un tronco común, que nace en la partida del héroe (esta partida no siempre implica un desplazamiento físico en el espacio, se puede representar mediante un cambio en el interior del personaje) que va en busca de la princesa  o de un objeto mágico.

En contextos más actuales de investigaciones sobre los cuentos de Mi Tía Panchita, como el  trabajo de Madrigal, M. (1995) o el de Vásquez,  (1989), se trata el estudio de los Cuentos de Carmen Lyra desde diferentes puntos de vista respecto a la estructura (más adelante se detalla en qué consiste cada uno de estos trabajos y las conclusiones a las que se llegó), que sirven como base para el presente trabajo. Es así como se sigue la misma línea del lingüista Ruso, considerando en primer lugar otras clasificaciones, para aplicar, en este caso las conclusiones a las que llegó Propp en 1928, con la finalidad de determinar si se cumplen en los cuentos de Carmen Lyra; La Flor del Olivar y El Pájaro Dulce Encanto.3

Relevancia sobre el estudio del tema

En la presente investigación, se interpretarán los cuentos La Flor del Olivar y El Pájaro Dulce Encanto, de Carmen Lyra, desde el punto de vista de su estructura. Para lograr esto, se toma como fundamento la teoría morfológica del cuento, del Lingüista Ruso Vladimir Propp.

El lingüista estuvo motivado a proponer su morfología debido a la discrepancia que tenía con otras clasificaciones hechas anteriormente, basadas en lo temas. Propp toma un corpus de cien cuentos maravillosos y realiza un análisis estructural, encuentra puntos recurrentes en cuanto a la estructura y los llama Funciones. “Por función entendemos la acción de un personaje definida desde el punto de vista de su significación en el desarrollo de la intriga” (Propp, 1928: 33). Es decir, el análisis de este teórico consiste en una propuesta distinta a las planteadas anteriormente por otros teóricos como Wundt, Volkov y Aarne.

La inquietud de aplicar esta teoría a los cuentos de Carmen Lyra nace por encontrar un vacío en cuanto a esta perspectiva. Los análisis y crítica literaria de los cuentos de Mi Tía Panchita responden a la temática ideológica que presentan los cuentos, que resulta relevante para la literatura costarricense, si se considera este texto como parte del identitario nacional. No obstante, una relectura a partir de las motivaciones y funciones de los personajes, ofrece también, una perspectiva diferente.  

De acuerdo con lo anterior, se propone que, la morfología del cuento de Vladimir Propp, permite interpretar la estructura de los cuentos El Pájaro Dulce Encanto y La Flor del Olivar, de Carmen Lyra, ya que se trata de dos cuentos maravillosos. Además, permite clasificar en esferas de acción las funciones y motivaciones de los personajes. Por lo anterior, es posible interpretar la estructura de ambos cuentos a partir de la teoría morfológica del cuento.

4En conclusión, los cuentos de Carmen Lyra La Flor del Olivar y El Pájaro Dulce Encanto pertenecen a la categoría de cuentos maravillosos, están formados por una estructura similar en cuanto a los acontecimientos que se desarrollan, los personajes que desempeñan estas acciones y las motivaciones que desencadenan el hilo de las acciones. Por consiguiente, es posible establecer una secuencia de funciones basada en la propuesta de Propp.

Se establece entonces, como hipótesis del trabajo que, el análisis estructural de los  cuentos La Flor del Olivar y El Pájaro Dulce Encanto, de Carmen Lyra, se puede llevar a cabo a partir de la teoría morfológica del cuento.

De lo anterior se desprende que, el objetivo fundamental del presente trabajo sea interpretar la estructura de los cuentos La Flor del Olivar y El Pájaro Dulce Encanto, con el fin de establecer la estructura morfológica de ambos cuentos y contrastarla. Para lograr lo anterior, es necesario, en primer lugar, identificar las funciones de los personajes presentes en cada uno de los cuentos, con el propósito de establecer la secuencia de funciones de cada personaje. En segundo lugar, se pretende clasificar, según las siete esferas de acción propuestas por Propp, el reparto de las funciones por cada personaje, para validar el esquema de cada uno de los cuentos. Finalmente, realizar el contraste de ambos esquemas morfológicos, con la intención de categorizarlos, según la teoría morfológica del cuento de Vladimir Propp.

Investigaciones anteriores que han estudiado los cuentos de Mi Tía Panchita

Los cuentos de Mi Tía Panchita, de Carmen Lyra, son textos que han sido estudiados desde diferentes perspectivas, incluso, en el ámbito internacional. La autora Odilie Cantillano, 2001, en un artículo titulado Aspectos Folklóricos en Cuentos de Mi Tía Panchita, intenta determinar la relación existente entre estos cuentos y la tradición hispánica oral o literaria.

La intención de la autora, en su estudio, consiste en analizar cada uno de los cuentos para compararlos con el texto conocido a nivel universal que le corresponde a cada uno, así como clasificarlos según las taxonomías existentes. La autora señala como cuentos de hadas “Juan el de la carguita de leña”, “El cotonudo”, “La mica”, “El pájaro dulce encanto” y “La negra y la rubia” (p. 34).

“Además, abunda lo maravilloso: una flauta de caña delata un fratricidio, la muerte personificada participa en la acción de «Uvieta» y el diablo es un personaje importante, como también lo es en «La suegra del Diablo»; Dios y la Virgen son agentes del feliz desenlace de «Uvieta», «Juan el de la carguita de leña», «Escomponte perinola», «La negra y la rubia», «La casita de las torrejas», así como las brujas lo son en «Salir con un domingo siete» y el alma de un muerto agradecido en «El pájaro dulce encanto” (Cantillano, 2001: 35).

10 (2)

La autora menciona también la importancia de los objetos mágicos como la flor, la perinola, el caballo que vuela, el pájaro, una muñeca que habla y una varita llena de virtud.

Por una parte, según esta autora, en el cuento La Flor del Olivar, se presenta una mezcla de dos cuentos según la clasificación de Aarne, con diversas variaciones. La diferencia que Cantillano señala en este cuento respecto de las otras versiones consiste en el final; en otras versiones el personaje agredido recobra su vida y reina por un período de tiempo largo.  Los castigos del agresor también varían. Por otra parte, respecto a El Pájaro Dulce Encanto, la autora muestra concordancia de la motivación presente en este cuento (encontrar la cura para el padre ciego), con otras dieciséis versiones del cuento.

En cuanto al elemento mágico, este también varía, a excepción de la versión chilena en la cual también este objeto consiste en el alma que guía al personaje a lo largo del relato. Respecto al final de este cuento, apunta la autora que el hecho de quedarse con el pájaro, el caballo y la princesa, es exclusivo de la versión de Carmen Lyra.

En el caso de Madrigal (1995), en su trabajo, El Folclor y la Tradición Oral en los Cuentos de Mi Tía Panchita de Carmen Lyra, muestra un interés por conservar el folclor y la tradición oral mediante el análisis de los cuentos de Mi Tía Panchita dentro de un enfoque socio-histórico. Mediante una metodología histórico-geográfica, la autora identifica los motivos presentes en estos cuentos según la taxonomía de Aarne y Thompson. También, se ocupa del análisis del contenido respecto a los mensajes morales presentes en estos textos.

8

Madrigal concluye que, los cuentos de Mi Tía Panchita poseen un carácter didáctico con un matiz de lenguaje puramente costarricense, señala también la subjetividad de Carmen Lyra presente en los cuentos; esto debido a los temas relacionados con la religión y la influencia de sus recuerdos de la infancia. Finalmente, Madrigal deja la puerta abierta a posibles futuras investigaciones que colaboren con la recuperación de la tradición oral costarricense.  

Por su parte, Vásquez, en su tesis El funcionamiento de lo social en un texto literario: Análisis de cuentos de Mi Tía Panchita de Carmen Lyra, analiza este texto desde un enfoque de funcionamiento de lo social; su papel en el sistema escolar, como elemento homogeneizador de la cultura y como forma de imponer un modelo ideológico. Este autor llega a la conclusión de que el texto de Carmen Lyra funciona como reflejo del modelo ideológico y de vida de los costarricenses. En el campo educativo, señala la contradicción que se presenta respecto a la importancia que se le restaba a la literatura en el currículum escolar, siendo esta una obra con un importante peso ideológico, el sistema escolar la margina y toma la literatura como modelo para enseñar correctamente el lenguaje.

Otro de los estudios referentes a este tema, es el de Víquez Guzmán, de 1976, sobre el modelo, género e interpretación de los cuentos de Mi Tía Panchita, en el cual aborda los cuentos desde su estructura, y proponen la siguiente hipótesis:14

  “Desde una situación inicial degradada (Si), se llega a una situación final contraria (Sf), solo si el agente básico cumple satisfactoriamente una prueba preliminar (Pp), en la cual se hace merecedor a la ayuda de un “providenciario” (*), capaz de hacerle realizar la prueba fundamental (pf)” (Víquez, 1976:  4).

A excepción de la Cucarachita Mandinga, que no se encuentra dentro de esta estructura. De este análisis se desprendió una interrogante sobre el género al que pertenece el modelo, lo cual lo llevó a estudiar el género maravilloso, por consiguiente, “lo fantástico” y “lo extraño”. Respecto a los cuentos El Pájaro Dulce Encanto y La Flor del Olivar, el autor plantea que el estado de desequilibrio que se plantea en la situación inicial, se debe a razones morales, no a razones de índole económico como en otros cuentos (p. 33). En cuanto a la situación final en La Flor del Olivar,

“El cuento termina con una degradación total de los agentes. Sólo desde la visión se puede hablar de un mejoramiento. El narrador llega, por conversión, a una restauración moral: el castigo de los culpables” (Víquez, 1976:  64).

7

Mientras que, en El Pájaro Dulce Encanto, “Este final es de mejoramiento total, hay boda, perdón cristiano y riqueza material para todos La visión, de este relato, es más clara desde el punto de vista moral” (Víquez, 1976: 67). La diferencia que Víquez encuentra entre ambos cuentos radica en la situación final, pues en el caso de La Flor del Olivar no existe un final feliz, mientras que en El Pájaro Dulce Encanto sí ocurre este final.

Finalmente, Araujo P, Jones, S. Pérez, M. A. & Bolaños L. (1977), en su tesis para optar por el grado de Licenciadas en Filología Española, analizan la estructura, entre otros cuentos,  de los de Mi Tía Panchita.  Se basaron en los supuestos teórico de Gérard Genette, Tzvetan Todorov, Wolfgang Kayser y Roland Barthes. La investigación tiene como finalidad determinar si los cuentos de Mi Tía Panchita, Cuentos Viejos, Cocorí y El Abuelo Cuentacuentos comparten rasgos  de tiempo modo y voz.  

Los trabajos revisados revelan, a excepción del estudio de Víquez,  que predominan los análisis respecto a los temas presentes en los cuentos, así como la función social, ideológica y moralizante. Aunque el estudio de Araujo, P. et al. analiza la estructura, lo hace desde la corriente del formalismo Ruso. Una vez considerados los resultados de los trabajos revisados, sirven como punto de partida para realizar la presente investigación.

6Funciones que aparecen en los cuentos La Flor del Olivar y El Pájaro Dulce Encanto

La teoría morfológica del cuento se basa en cuatro tesis fundamentales: la primera consiste en que las funciones de los personajes son elementos constantes y permanentes en el cuento (Propp, 1928: 33). Es decir, las acciones que realizan los personajes, llamadas funciones, son las que van a permitir el desarrollo de los acontecimientos, pues, es a partir de una de las funciones, que se desencadenan  las siguientes. Sea cual sea el personaje que  lleve a cabo y el motivo que lo lleva a desencadenar una función, y aunque la función que sucede a otra sea llevada a cabo por otro personaje. esto último implica que el segundo personaje conozca la función anterior para que esta sea sucesiva. Esto conduce a otra de las tesis, que consiste en que la sucesión de las funciones es siempre idéntica, por lo tanto lleva un orden establecido. Lo anterior quiere decir que estas funciones propuestas por Propp, tienen un orden numeral y no es posible que de la función cuarta se desencadene la uno o la dos, por ejemplo.

La tercera de las tesis consiste en que el número de funciones es limitado (Propp, 1928: 33). El lingüista Ruso identificó treinta y una funciones, únicamente. La última tesis se centra en la conclusión de que todos los cuentos maravillosos pertenecen al mismo tipo en lo que concierne a su estructura (Propp, 1928: 35). Es decir, todos aquellos relatos cuentísticos que se consideren maravillosos, van a estar construidos con base en esta estructura morfológica de treinta y una funciones ordenadas. Aunque, no necesariamente todos los cuentos maravillosos están formados por la totalidad de las funciones, en algunos cuentos se prescinde de algunas sn que se altere el orden establecido.

5

Según Propp, los cuentos comienzan con la exposición de una situación inicial, se enumeran los miembros de la familia, entre los que el futuro protagonista se presenta simplemente mediante la mención de su nombre o la descripción de su estado. (1928: 124). Esta afirmación se cumple en ambos casos. En La Flor del Olivar: “En un país muy lejos de aquí, había una vez un rey ciego que tenía tres hijos” (Carmen Lyra, 2013: 124). De la misma forma se presenta la situación inicial en El Pájaro Dulce Encanto: “Había una vez un rey ciego, como el de “La Flor del Olivar”, quien también tenía tres hijos”. (Carmen Lyra, 2013: 142). Una vez presentada la situación inicial, se localizaron trece funciones en los cuentos. Algunas de las trece se presentan en ambos cuentos, en otros casos, solo se presenta en uno de los dos. A continuación, se detallan una a una.

Para Propp, la primera función consiste en que uno de los miembros de la familia se aleja de la casa; en ambos cuentos, los tres hijos de los reyes ciegos salen en busca del objeto mágico. En los dos casos el hijo menor es quien gana los méritos para obtenerlo. En La Flor del Olivar: “El rey repitió a sus hijos la receta, y ofreció que su corona sería de aquel que le trajera la Flor del Olivar”. (Carmen Lyra, 2013: 126). La receta de la que habla el rey, en este caso, corresponde a la que le da el donante: un hombre apoyado en un bordón que pasa frente a él mientras toma el sol.  Por su parte,  en El Pájaro Dulce Encanto: “Los tres partieron el mismo día, el mayor por la mañana, el siguiente a medio día y el menor por la tarde, cada uno en un buen caballo y bien provistos de dinero” (Carmen Lyra, 2013: 144). En este caso, los hijos parten porque una viejecilla les dice cómo remediar el mal de su padre, en este caso también, un personaje donante colabora para que se desarrolle lo que da pie a la primera función. En este caso parten los tres hijos del rey, en otros casos puede ocurrir que solamente uno de los personajes se aleje de la casa. Es decir, la función se cumple de la misma manera en ambos cuentos, finalmente, es el hijo menor quien tiene el buen corazón, es caritativo para ayudar a otro personaje del cuento que se va a convertir también en otro donante. en un caso la Virgen, en el otro caso el alma de un muerto.  

11

La segunda función que se presenta en El Pájaro Dulce Encanto es la número 10; que consiste en que el héroe buscador decide actuar. Es decir, decide pagar las honras fúnebres del hombre fallecido. Esta acción le abre la puerta a recibir la ayuda de un personaje donante que lo va a guiar con el fin de obtener el objeto mágico. “Al príncipe se le movió el corazón y pagó a unos para que fueran a comprar un buen ataúd y él en persona buscó al padre para que le cantara los responsos; fue a ayudar a abrir la sepultura y no siguó su camino hasta que dejó al otro tranquilo bajo tierra” (Carmen Lyra, 2013: 144-145). La acción del héroe permite que, a partir de esta, se desarrolle la intriga, pues esto abre paso a la posibilidad de que el personaje auxiliar lo guie a encontrar el objeto mágico.Este personaje auxiliar es quien acompaña al héroe a pasar las pruebas que se le van a presentar posteriormente, incluso, aconseja al personaje siempre a su favor; las decisiones del héroe dependen de los consejos de este personaje auxiliar en lo que resta del relato.

La tercera función que aparece en ambos cuentos corresponde a la número 11. El héroe sale en busca del objeto mágico. En el caso de El Pájaro Dulce Encanto, esta búsqueda implica un desplazamiento horizontal a otros reinos, esto le permite obtener el objeto de búsqueda.

“Y una voz que parecía salir de un jucó, le respondió: -Soy el alma de aquel que hoy enterraste y que viene a ayudarte. No tengás miedo, yo te llevaré a donde está el Pájaro Dulce Encanto. No tenés más que ir siguiéndome. Eso sí, no podés caminar de día ” (Carmen Lyra, 2013: 145).   

31

Como recompensa al buen corazón del hijo menor del rey, el alma del personaje donante lo guía hacia el objeto de su búsqueda. En esta función, se destacan dos aspectos importantes en cuanto a la ideología religiosa presente en estos textos, por un lado, el premio al buen comportamiento, y por otro lado, la obediencia; es decir, el alma va a ayudar al joven siempre que atienda las órdenes que le da, por ejemplo que debe caminar de día y descansar por las noches.

En La Flor del Olivar, el héroe accede al objeto mágico gracias a un personaje donante. “La mujer, que no era otra que la Virgen, le preguntó en qué andenes andaba, y él le contó el motivo de su viaje” (Carmen Lyra, 2013: 127). En esta función se destaca también el premio al buen corazón del príncipe. La Virgen le dice dónde hallar La Flor del Olivar como recompensa a haberle dado los alimentos que llevaba, a su hijo. Los hermanos mayores, aunque encontraron primero al personaje donante, tuvieron una actitud altanera y odiosa, que se castiga con la omisión de informar donde se encuentra el objeto de búsqueda. Esta función se cumple en ambos textos, aunque las acciones para conseguir el objeto se dan de forma diferente.  

La cuarta función se presenta en el cuento El Pájaro Dulce Encanto, corresponde a la número 13. El joven reacciona de forma positiva ante la ayuda que le ofrece el alma del personaje fallecido a quien le pagó las honras fúnebres. En este caso, el personaje acepta la ayuda, aunque según Propp, en ocasiones, el personaje podría reaccionar de manera negativa ante la ayuda del personaje donante.

30

“Al joven se le fue volviendo el alma al cuerpo y siguió a la luz. Hizo como ella le dijo y descansaba de día. A los dos días ya no le tenía miedo y más bien deseaba que se le llegara la noche. Y a la semana ya eran muy buenos amigos” (Carmen Lyra, 2013: 145).

A partir de la reacción del héroe se desarrolla la intriga; el alma del hombre o la luz que lo guía, es el personaje que se va a desenvolver en la esfera de acción del personaje donante, pues es quien lo aconseja para buscar al Pájaro, al caballo y a la princesa. El buen comportamiento de este personaje se ve triplicado, pues en principio, busca solamente al pájaro, esto lo lleva a ir en busca del caballo y posteriormente de la princesa. Por último, no solamente se queda con estos tres premios, sino también obtiene una movilidad social, pues, se casa y  asciende al trono.

La quinta función que se presenta en la Flor del Olivar es la número 14. El objeto mágico pasa a disposición del héroe gracias al personaje donante y a su actitud caritativa. “- Si no es más que eso, no tiene usted que dar otro paso -le dijo la Virgen-. Levante esa piedra que está al lado de mi hijito, y ahí hallará la Flor del Olivar” (Carmen Lyra, 2013: 127). El héroe consigue el objeto mágico gracias a uno de los personajes donantes que aparecen en el relato, lo obtiene como  premio a la caridad hacia la mujer que encuentra en el camino; comparte con su hijo lo poco de comida que llevaba, es el momento propicio para que la Virgen le cuestione sobre lo que anda haciendo y él le comente el motivo de su búsqueda para obtener la respuesta esperada.

13

La función sexta que aparece en los cuentos, se encuentra en El Pájaro Dulce Encanto, y es la función número 15. El héroe es guiado por la luz hasta el lugar donde se encuentran los objetos de búsqueda, incluso, le aconseja y guía en las decisiones que debe tomar. En primer lugar, para encontrar el pájaro, en segundo lugar, para encontrar al caballo y en tercer lugar, para localizar a la princesa.

“Anda y anda, por fin llegaron al reino donde estaba el Pájaro. La luz le dijo que a la medianoche se fuera a pasear frente a los jardines del palacio y que se metiera en ellos por donde la viera brillar. Así lo hizo y a medianoche entró a los jardines y echó a andar detrás de la luz… (Carmen Lyra, 2013: 145).  

El personaje donante tiene un papel fundamental en el desarrollo de la intriga. Aunque es el héroe quien realiza las acciones, siempre es aconsejado por el donante. Al superar todas las pruebas y ser obediente, recibe más de lo que buscaba, en principio.

En El Pájaro Dulce Encanto se presenta la sétima función identificada en los cuentos, que corresponde a la número 19: la fechoría inicial es reparada o la carencia colmada. El héroe se queda con los objetos mágicos y la princesa mediante un engaño al rey del reino desconocido al cual asiste aconsejado por la luz. “El príncipe salió muy en ello a caballo con la niña y el Pájaro”. (Carmen Lyra, 2013: 150). Por esto, el héroe consigue, además de lo que buscaba, un premio, en este caso, el caballo y la princesa. Sumado a la ascensión al trono que se va a llevar a cabo más adelante. En este mismo cuento, se cumple la función número 20, estrechamente ligada a la anterior. El héroe regresa con el objeto de búsqueda y además, la princesa y el caballo, aunque los hermanos lo engañan para apoderarse de sus bienes: “Los dos hermanos sintieron una gran envidia por la suerte de su hermano menor que traía no solo el Pájaro sino a una linda princesa y un caballo maravilloso” (Carmen Lyra, 2013: 150). Este hecho desencadena una situación de caos, por consiguiente, las funciones posteriores en las cuales los falsos héroes se atribuyen el haber colmado la carencia.

12

La novena función que se localiza corresponde a la número 24. Tanto en La Flor del Olivar como en El Pájaro Dulce Encanto, aunque se presentan de forma diferente. Los falsos héroes, en ambos casos los hermanos (hijos mayores del rey), se atribuyen ser quienes obtuvieron el objeto mágico. En el primer caso:

“Los príncipes volvieron donde su padre con la Flor, que fue puesta en agua en la que se lavó el rey sus ojos, que al punto vieron. Entonces dijo a sus hijos que, al morir, su inmenso reino se dividiría en dos y así ambos serían reyes” (Carmen Lyra, 2013: 128).

Hasta este momento, los falsos héroes tienen la fama de haber realizado la hazaña para conseguir el objeto mágico, sin embargo, esta función lleva a la siguiente, que consiste en una estrategia que se lleva a cabo por un tercer personaje, que hace su aparición hasta ese momento, para que quede en evidencia el engaño y el verdadero héroe sea reconocido.

En el segundo caso, los hermanos “Volvieron a su casa y el rey y la reina se alegraron, y ellos para que no supieran por qué el menor no aparecía, lo pusieron en mal, y les hicieron creer que ellos habían sido los de todo el trabajo y que la princesa era una niña loca que habían recogido en el camino” (Carmen Lyra, 2013: 151). Aunque los falsos héroes se atribuyan la hazaña, en ambos casos, las siguientes funciones colaboran a brindar noticias del verdadero héroe.

25

La décima función encontrada se localiza en El Pájaro Dulce Encanto, que, según la morfología de Propp, corresponde a la número 27. El héroe es reconocido porque, en principio, el, mandato consistía en que tenía que ser el mismo joven que lograba conseguido el pájaro, quien pasara su cola por los ojos del padre, no obstante, el resultado no fue el esperado, puesto que no fueron ellos quienes llegaron a apoderarse del pájaro, en principio.

“El, entonces, contó lo que le había ocurrido; los carreteros atestiguaron; además el joven, para probar que era él quien había conseguido el Pájaro, lo cogió y pasó su cola por los ojos del Rey, quien enseguida quedó con unos ojos tan buenos que le podían hacer frente a la luz del sol” (Carmen Lyra, 2013: 152).

Gracias a esta función se desencadena el descubrimiento posterior de los falsos héroes.

La onceava función identificada se presenta en ambos cuentos, esta es la función número 28 para Propp. El héroe es reconocido, y esto sucede gracias la canción, en el caso de la Flor del Olivar, en donde se acusa a los hermanos por el crimen cometido. “No me toques, padre mío,/ ni me dejes de tocar,/ que mis hermanos me mataron/ por la Flor del Olivar” (Carmen Lyra, 2013: 129).

En El Pájaro Dulce Encanto, el héroe confiesa que fue él quien consiguió al pájaro; puede probarlo porque al pasar la cola del ave por los ojos de su padre, este logra recuperar su vista y además, se presenta el testimonio del carretero, que fortalece su versión.   En consecuencia, se descubren los falsos héroes.

19

Otra de las funciones localizadas es la número 30, y aparece en La Flor del Olivar. Esta consiste en que el falso héroe es castigado. “El pobre rey mandó a meter a sus hijos en un calabozo, y él y la reina se quedaron inconsolables por toda la vida” (Carmen Lyra, 2013, p. 130). En consecuencia, el padre manda a encerrar a sus hijos por haber matado a su hermano.

Finalmente, en El Pájaro Dulce Encanto, se cumple la función 31. El héroe se casa y asciende al trono. “El se casó con la princesa, quien colgó de su ventana la jaula con el Pájaro Dulce Encanto, que diario tenía aquello hecho una retreta” (Carmen Lyra, 2013: 152). Gracias a la obediencia ante el personaje que le ayuda, consigue lo que busca y se queda con el objeto mágico, aunado al matrimonio con la princesa, una ascensión al trono, en donde se evidencia la movilidad social y finalmente se queda también con el caballo.

Propp señala que el análisis por función de los personajes, en los cuentos,es difícil, pues, a pesar de que las funciones son limitadas, una puede influir sobre otra, no son excluyentes y, una puede desplazar  a la siguiente, tomando su significación. (1928: 79). Como toda clasificación, en este caso resulta también difícil agrupar estrictamente una función u otra, por tratarse de textos literarios, también muestra una variedad de temáticas presentes que influyen de diferentes maneras en el desarrollo de las funciones. No obstante, fue posible interpretar las funciones que se presentaron en cada uno de los cuentos, y se evidenció también el orden secuencial  de cada una de ellas en ambos cuentos.22

Conclusiones

  • Se logró identificar 13 funciones en ambos cuentos, lo que permite afirmar que la teoría morfológica del cuento se cumple en ambos relatos maravillosos.
  • Se cumplen 6 funciones en el cuento La Flor del Olivar, mientras que en El Pájaro Dulce Encanto se cumplen 11, de las cuales 4 de ellas son compartidas.
  • En ambos cuentos se cumple el supuesto de Vladimir Propp que consiste en que estas funciones tienen un orden, es decir, se prescinde de algunas de ellas en los cuentos, sin embargo, no son retrospectivas.
  • En ambos cuentos hay personajes donantes que aparecen en un primer momento, dan una iniciativa para que se desencadenen los acontecimientos y luego desaparecen. En La Flor del Olivar, es un hombre que pasa frente al rey y le dice que se curará si se lava los ojos con la Flor del Olivar (p. 125), mientras que, en El Pájaro Dulce Encanto, se trata de una viejecita curandera y bruja (p. 144).
  • En La Flor del Olivar se presentan las siguientes esferas de acción: el agresor, el donante, el auxiliar, el mandatario, el héroe y el falso héroe.28

El personaje del agresor lo conforman ambos hermanos, que cometen fratricidio; es decir, matan a su hermano solo para atribuirse la hazaña de haber conseguido la Flor del Olivar. Después de haberse referido a la Virgen y a su hijo con desdén y de haber desperdiciado el dinero y las provisiones de las cuales les había otorgado su padre, pretenden, de manera deshonesta, quedarse con el reino.

El personaje donate, en este caso, es la Virgen, quien agradecida con el joven príncipe por haberle brindado alimentos a su hijo, le premia con decirle donde se encuentra la Flor que anda buscando.

El personaje auxiliar lo conforma el hombre que pasa frente al rey mientras este está tomando el sol, le da el remedio para curarse y es a raíz de esta situación, que el rey manda a sus tres hijos fuera de casa para conseguir el objeto mágico.

La esfera de acción del mandatario está conformada por el rey, quien solicita sus hijos ir en busca del remedio para recuperar la vista.

El héroe es el hijo menor del rey, quien es víctima de sus hermanos. en este caso, el cuento no tiene un final feliz, aunque es evidente una justicia por parte de los reyes que castigan a los falsos héroes. Los reyes quedan inconsolables por el resto de su vida debido a la pérdida de su hijo menor, quien realiza la hazaña, además de sufrir por el engaño de sus hijos mayores al atribuirse la ganancia del objeto mágico y haber matado a su hermano.38

  • En el Pájaro Dulce Encanto se presentan las siete esferas según Propp: el agresor, el donante, el auxiliar, la esfera de acción de la princesa, del mandatario, del héroe y finalmente la del falso héroe.

La esfera de acción del agresor en este caso, es la misma que en La Flor del Olivar, pues, los dos hermanos mayores congenian para atentar contra la vida de su hermano. En este caso, se manifiesta el pecado capital de la envidia de los hermanos mayores, al ver la suerte de su hermano, que no solamente venía con el pájaro, sino también con un hermoso caballo y una princesa.

El personaje donante es la luz, o el alma del hombre al cual el menor de los  príncipes, conmovido por la situación, decide dar sepultura, esto le sirve como premio posteriormente para que este personaje le guíe y le aconseje.

32

La esfera de acción del auxiliar lo conforma la viejecilla curandera que le comunica al rey cual es el remedio para recuperar la vista. A  partir de este hecho, el rey toma la decisión de enviar a sus hijos fuera de casa y por lo tanto, deben enfrentar y superar los embates que se presenten durante esta búsqueda.

La princesa en este caso, se manifiesta como un personaje pasivo, a quien el joven príncipe debe rescatar  y finalmente se enamoran.Ella le da el  ascenso al trono, y por lo tanto, la movilidad social.

37

La esfera de acción del mandatario está formada por el rey, quien les pide a sus hijos, igual al caso de La Flor del Olivar, partir en busca del objeto mágico.

El héroe, al igual que en La Flor del Olivar, es el hijo menor del rey. y por último, los falsos héroes son los hermanos mayores.

Lo anterior permite clasificar los cuentos La Flor del Olivar y El Pájaro Dulce Encanto, de Carmen Lyra, dentro de la estructura morfológica de los cuentos, propuesta por Vladimir Propp.

Bibliografía

Araujo P, Jones, S. Pérez, M. A. & Bolaños L. (1977). Rasgos comunes de tres categorías de análisis en el relato literario. Tesis para optar por el grado de Licenciatura en Filología Española. Universidad de Costa Rica. Tomos I y II.

Cantillano, O. (2001). Aspectos Folklóricos en Cuentos de Mi Tía Panchita. Universidad de Arizona. Letras (33). p. 33-97.

Lyra, C. (2013). Cuentos de Mi Tía Panchita. 3ra Ed. Costa Rica. San José, Costa Rica.

Madrigal, M. (1995). El Folclor y la Tradición Oral en los Cuentos de Mi Tía Panchita de Carmen Lyra. Tesis para optar por el grado de Licenciatura en Filología Española. Universidad de Costa Rica.

Propp, V. (1928). Morfología del cuento. 5ta Ed. Fundamentos. Madrid, España.34

Vásquez, R. (1989). El funcionamiento de lo social en un texto literario: Análisis de cuentos de Mi Tía Panchita de Carmen Lyra. Tesis para optar por el grado Académico de Licenciado en Filología Española. Universidad de Costa Rica.

Víquez, B. (1976). Los cuentos de Mi tía Panchita (Modelo, género e interpretación). Tesis para optar por el grado de Licenciado en Filología, Lingüística y Literatura. Universidad de Costa Rica.

 

Morfología del cuento presente en “Uvieta” y “Escomponte perinola” de Mi Tía Panchita de Carmen Lyra

1El siguiente trabajo de investigación tiene como objetivo realizar un estudio, desde la cuentística, acerca de la Morfología del cuento en los relatos de “Uvieta” y “Escomponte perinola” de Mi Tía Panchita de Carmen Lyra. Dicha investigación busca determinar las distintas funciones que desarrollan los personajes dentro de ambos cuentos, con el fin de profundizar en este género literario y en sus partes constitutivas. La importancia de la investigación radica en poder comprender el papel que desenvuelve cada personaje, los cuales conforman el eje central del relato y determinan una estructura. 

Sigue leyendo